viernes, 31 de agosto de 2012

Disuelto

Me re-leo, parece un buen ejercicio en momentos como este, llenos de una nostalgia especial, una que hace mucho no venía con tal crudeza.

Leí la última entrada de este blog, escrita hace ya casi 9 meses y, con sorpresa, me sigo sintiendo absolutamente identificado, ya que la sinceridad de esas palabras siguen siendo una verdad irrefutable para mi. ¿Perdí toda inspiración al dejarme llevar por la superficialidad de lo cotidiano?, ¿me ahogué en la costra mundana de la vida diaria sin más, sin un manotazo, sin una petición de auxilio? La agonía de mis letras se mantiene, se materializa en este breve desahogo sin norte, el que no tiene una mejor función que el desahogo.

Pensaba en que me muestro como una persona feliz, la gente cree que soy feliz, río, ríen conmigo, comparto con mucha gente, pero no puedo evitar el llegar siempre a la misma pregunta, "¿soy realmente feliz?". Hay algo que falta, que siempre queda corto, pero nunca sé qué es, quizás es por eso que siempre me he apegado tanto al Psicoanálisis, ahí encontré la respuesta a esa sensación: la falta, triste respuesta, desalentadora, pero respuesta al fin y al cabo... la que no es más que un nuevo sustituto, otro intento de llenar ese vacío sin fondo que marca la vida de todos nosotros.

Nostalgia, melancolía diríamos algunos, una nostalgia crónica por algo que pasó, que quizás tuvimos. Estamos llenos de recuerdos disfrazados con flores y fuegos artificiales que intentan embellecer un pasado que no fue más que otro intento por llenar el exacto mismo vacío que sentimos ahora. Pensar que el pasado siempre fue mejor, es sólo pensar que el disfraz que ocupábamos antes era más idóneo, era más práctico y ocultaba de mejor manera nuestras miserias, esas de las que jamás podremos escapar, porque en el fondo todos sentimos lo mismo, pero pocos nos atrevemos a mirarnos al espejo (sea el que muestra nuestras ojeras o el que nos facilita nuestras letras) y decir "esto es en lo que me he convertido... y no me gusta".

Sólo resta quedarnos con el triste y desalentador recuerdo de que en algún momento de inocencia -ese momento ancestral en que el futuro parecía infinito, lejano y lleno de posibilidades- pensamos "algún día lo tendré todo y seré feliz".

viernes, 16 de diciembre de 2011

Mirada de Escritor

Quiero escribir. He pensado mucho sobre qué escribir y creo que ese es el problema. Acá escribía lo que salía, para bien o para mal siempre fue un gesto espontáneo, un vómito de ideas conectadas de alguna forma sólo apreciable después del punto final, pero ahora eso no aparece... por lo menos no tan seguido como solía.

Leía por ahí consejos para escritores, para aquellos que soñaban con escribir un libro, sea del tipo que sea, y dentro de esos consejos (con mucho lugar común de por medio) decían que la mejor forma de inspirarse estaba en la vida cotidiana, que de ahí surgían cosas nuevas e interesantes, porque el prisma con el que mira el (potencial) escritor es siempre distinto. Eso me llegó, recuerdo muchas historias relatadas acá basadas en la vida real y adornadas con la narrativa de quien sueña con verse publicado alguna vez. La mayor parte de las historias acá escritas están inspiradas en sucesos cotidianos, muchas son observadas y otras varias vividas en carne propia. ¿En qué momento perdí esa capacidad de inspiración?, ¿acaso perdí la "virtud" de mirar las cosas y acontecimientos desde una perspectiva distinta?

Recuerdo a un paciente que hablaba sobre la mirada, la mirada del otro, una mirada que lo acosaba, lo escudriñaba, desentrañaba sus más íntimos secretos y defectos. Esa es la mirada que perdí, la que devela secretos en lo mundano, en lo cotidiano de la persona que te acompaña en la calle, de la mujer que corre detrás de su hijo, del perro que come basura, de la niña que llora por alguna razón que resulta desconocida, una forma de mirar que iba más allá de lo observado porque creaba una historia, narraba el momento desde una perspectiva distinta a la que cualquier otra persona podía, porque le atribuía a aquello que observaba una importancia única, sólo apreciable para el observador, una mirada de escritor frustrado que convertía todo en lo que se posaba en algo interesante, en material de relato, en un cuento, en parte de una novela.

¿Dónde quedó esa mirada que a aquel paciente tanto le molestaba y que yo tanto añoro?

lunes, 28 de noviembre de 2011

Música de Maricotekas

Con el fin de ser un espacio no sólo de quejas escritas, sino que también de recreación y homosexualidad desatada, he aquí una breve selección de música extremadamente homosexual.

Shimai - "Estoy Bailando"


La Prohibida - "Cuando dos Electrones Chocan"


Fangoria - "Ni Contigo ni Sin Ti"


Chenoa - "Cuando Tú Vas"


Disfrute su homosexualidad descarriada.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Lola

No me llames Dolores, llámame Lola. Soy la que anda siempre por Barcelona buscando follón.

jueves, 27 de octubre de 2011

martes, 25 de octubre de 2011

Diálogo

Evo Morales: Bienvenido Presidente Piñera, siéntase como en casa.

Piñera: Muchas gracias Evo

Evo Morales: Mire, quisiera presentarle a nuestro nuevo Ministro de Marina

Piñera: ¿Ministro de Marina?, pero si ustedes no tienen mar...

Evo Morales: ¿Y cómo ustedes tienen Ministro de Educación?


Touché.