viernes, 14 de diciembre de 2007

La Comunidad de la Aceituna

Dadas mis características gozadoras, que son parte fundante de la mismidad de mi ser, anoche decidimos (unos amigos y yo), juntarnos a conversar sobre lo divino y lo pagano tomándonos unos buenos martinis. Como todo buen martini debe llevar aceituna, los cuatro (M, A, P y yo), decidimos emprender el viaje en búsqueda de aceitunas verdes rellenas... nace así la Comunidad de la Aceituna. Eramos buscando incesantemente un lugar donde comprar aceitunas cuando nos percatamos que, por alguna razón extraña y desconocida, todo figuraba cerrado a las 22:40 horas. Surge la desesperación. Caminamos y caminamos, pasando de OK Market en OK Market, de Tiger Market a cuanto negocio tenía luz, preguntamos hasta en negocios de comida rápida y nada... las aceitunas no aparecían. La Comunidad de la Aceituna no podía rendirse!!, así que empredimos nuestra búsqueda con aún más ahínco, recorrimos plazas, negocios, de 4 norte a 15 norte, de libertad a San Martín, hasta que la Comunidad, en un acto de desesperación máxima, entra en una botillería pequeña, oscura y rancia, es ahí cuando para nuestra sorpresa, lo primero que vemos es un pequeño tarro que decía "Olivas Españolas", gritamos de alegría, nos abrazamos, las emociones se desbordaban... la Comunidad de la Aceituna (a la que después se le sumaría un nuevo integrante, F) por fin había logrado su tan ansiada meta.

Bebimos hasta las 7:30 am... la Comunidad de la Aceituna estuvo, estaba, y yo creo que aún está, ebria.

Además del goce propio de toda buena conversación con un buen grupo de amigos y unas buenas botellas de martini, seguidas de una botella de buen vino y una de no tan buen pisco, el goce, decía, radicaría también en el descubrimiento de un nuevo e interesante personaje, P.

Dados los problemas que surgieron en el "Team Glam" (terminología ñoña que da para otro post), P debe unirse al grupo trabajo propio que todo año universitario requiere, P es ahora parte fundamental del plan de trabajo 2008. Es así que la Comunidad de la Aceituna traspasa fronteras, demostrando que el alcohol hace mucho más que embriagar a la gente, el alcohol une a las personas, crea lazos (así como también las destruye), tiene un poder de génesis y apocalipsis, el Alfa y el Omega de las amistades, es por esto y por mucho más que me declaro un asiduo al alcohol + amigos, combinación la cual, en su justa medida, posee capacidades a las que no se les ha sacado provecho... es así entonces que estas capacidades serán explotadas.

P, bienvenida a bordo!!.

No hay comentarios: