domingo, 17 de febrero de 2008

Arte desde una perspectiva no Intelectual

Que interesante es cómo el arte puede funcionar como un activador de recuerdos, sensaciones y emociones. No hablo del arte en el sentido intelectualoide que muchas personas le dan, voy al hecho de concebir el arte de modo particular y personal. Para mi, por ejemplo, la forma de expresión estética que más me llega es la pintura. Siendo un pintor frustrado, siempre he apreciado la pintura en su ejecución, pero por sobre todo la aprecio por lo que expresa, por lo cautivante que puede ser y por lo que puede provocar en quien la aprecia.

Hasta hace algunos años, por ejemplo, no había escuchado sobre Pollock, debo reconocer que tampoco soy un gran conocedor de pintura ni mucho menos, ya que, como dije antes, para mi el arte va relacionado con las sensaciones y los sentimientos, más allá de lo interesante que puede ser la técnica y la tendencia. No había escuchado de Pollock, decía, hasta que por las casualidades de la vida me topé con "Pollock", la película que dirige y protagoniza Ed Harris. Que interesante vida tuvo Jackson Pollock, tormentosa y placentera, plagada de amores que pudieron ser buenos, pero que terminaron en tragedia, probablemente este sea el lugar desde donde nace esta "nueva" forma de hacer arte.

Cuando veo un Pollock no puedo dejar de mirarlo, me "pego", me dan una sensación de profundidad, son como un intenso activador emocional... una suerte de "profundidad emocional", hay tanto y al mismo tiempo tan poco que ver, es más que nada un dejar sentir, dejar fluir. Tal vez el "verdadero arte" (si es que se puede hablar de tal cosa, ya que, como dije y reafirmaré posteriormente, para mi la definición de arte es muy personal), radique en eso, en sentir. Que cursi suena eso de "sentir el arte", suena a pseudointelectual de quinta con deseos de grandeza, pero lo de sentir el arte lo digo desde la perspectiva de alguien que no sabe de pintura más allá de lo que alguien que disfruta de la belleza puede saber. Disculparan tanta explicación sobre mis palabras, pero es que lo que menos quiero es sonar a pseudointelectual, indie o cualquier otro grupo o tendencia que considera que "amar el arte" es parte fundamental de su "gran intelecto" (por favor notar las comillas)... es que creo firmemente en el arte de una forma no intelectual, creo que quien aprecia el arte lo aprecia desde dentro, desde ese lugar donde algo se abre, algo se conecta, donde eso que ves, lees o escuchas te puede hacer reir o llorar, trae recuerdos, sueños y que puede provocar un viaje de autodescubrimiento.

Cuanta verdad hay en el arte, quizás sea un efectivo medio a través del cual podemos descubrirnos... Arte y psicología, parece una buena combinación.

Un compañero de universidad está hace un par de años muy interesado en la relación entre el arte y el psicoanálisis, no me he dedicado a leer en profundidad sobre eso, suena bastante interesante por lo demás, puede que sea la hora de investigar un poco... Pollock y Freud, Pollock y Lacan... ¿cómo funcionaría esa pareja?... vamos a averiguar, tal vez pronto escriba una pequeña nota con lo que encuentre sobre aquello.

1 comentario:

alfredo dijo...

la peli de pollock es lo maximo.
las vidas atormentadas siempre tienen algo que decir