miércoles, 13 de febrero de 2008

Cuento (Chilewarez.org)

"El Show de las Realidades"

Tipo de Escrito: Cuento
Autor: LoboNWO -
Miembro Foro Chilewarez, Subforo Literatura.
Link:
Para ir directo a la página donde fue publicado haga click aquí.

"Era ya sabido que las calurosas noches de verano la gente adinerada de la ciudad se reunía en el teatro majestades donde realizaban herméticas reuniones, o reuniones sociales como ellos les llamaban, de las cuales sólo ellos y un número contado de excepciones tenían el privilegio de asistir. Pues bien yo fui una excepción.

Al parecer todo el que se jactara de ser alguien estaba allí; ministros, doctores, jueces, empresarios, artista de nivel internacional, entre otros.

A las ocho de la noche puntualmente el show comenzó con una solemne presentación del maestro de ceremonias del teatro, mientras este hablaba cada invitado recibía cubiertos que les eran entregados por dos bellas mujeres que pasaban puesto a puesto. Luego de aquello el silencio fue la acompañante prevaleciente del espectáculo en el cual entró una hermosa mujer trigueña de rasgos árabes quien a pesar de su erótica vestimenta no perdía la ternura de su rostro, según yo ella tendría unos dieciocho años, según yo ella me correspondía, según mi corazón, yo estaba enamorado. Mi éxtasis se vería perturbado al correrse las cortinas que se encontraban tras de ella las cuales hasta ese momento ocultaban los más aberrantes instrumentos sobre una cama provista sólo de un colchón blanco, tales instrumentos para ojos inexpertos fácilmente serían calificados como herramientas de tortura, sin embargo yo bien conocía cada uno de esos objetos, que aunque estaban alterados no me eran desconocidos puesto que de joven gusté de los juguetes sexuales que se podían adquirir en sex shop o Internet. Junto a los instrumentos un escultural hombre negro a rostro encubierto de una estatura no inferior a los dos metros quien con una mano jalaba hacia él a la muchacha y con la otra terminaba de abrochar su sádico uniforme sexual que proveía de puntas a un doble pene ya blindado con algún tipo metal.

- ¡Cinco minutos desde ahora!- dijo el maestro de ceremonias sosteniendo en sus manos un reloj de arena que dejaba ver el correr del tiempo.

El verdugo acostó en la cama a la muchacha y la penetro dejando fluir los aplausos de manera tan espontánea como la sangre de la vulva que emanaba de la mujer la cual permanecía callada y sin señales de querer poner resistencia. A medida que iba pasando el tiempo el show se volvía más grotesco y mis ganas de salir corriendo del lugar eran sólo opacados por el deseo de vomitar. Ver esa pequeña figura ser penetrada con brutalidad con diversos instrumentos, ver la sangre fluir de pezones rotos a mordiscos, palpar la excitación de los espectadores al presenciar como el rostro de la mujer se amorataba al ser asfixiada por un brazo bañado en venas provenientes de una fuerza desmedida que la tenía al menos a treinta centímetros del suelo siendo penetrada por una diestra mano cerrada.

-¡Cinco minutos concluidos! – dijo el maestro de ceremonias quien sostenía una bata para la muchacha quien fue liberada de inmediato por su captor, ella se puso la bata para luego ubicarse en el medio del escenario y sin siquiera un atisbo de lagrima en su rostro o dolencia en su cuerpo hizo una reverencia entre descomunales y fervorados aplausos y se retiro de escena mientras el hombre negro era descubierto y puesto de rodillas, puesto había perdido al no lograr hacer llorar a la joven dentro del tiempo estipulado. En orden los espectadores subían al escenario con sus cubiertos en la mano, no se que paso con exactitud en ese momento, pues en ese instante corrí".


ACLARACIÓN:

Publico este cuento porque me pareció interesante desde múltiples puntos de vista, la forma en la cual está escrito, su contenido, estilo, etc. Bajo ningún punto de vista trato de apropiarme de la autoría de este escrito, es por eso que dejo el nick de foro de su autor (
LoboNWO /foro www.chilewarez.org), ya que desconozco su nombre real, y el link directo a la página donde pueden encontrar este y varios otros cuentos.

No hay comentarios: