domingo, 24 de febrero de 2008

Sobregirado en Capital Federal

Sigo con mis paseos por Buenos Aires.
Ayer fui a Plaza de Mayo, así que paseamos por Casa Rosada, la Catedral donde está enterrado San Martín, luego caminamos hasta Puerto Madero, cruzamos el Río de la Plata y llegamos a una plaza que está cerca de la reserva ecológica de la ciudad. Fue agotador, pero valió la pena. De vuelta casi no caminábamos, estabamos cansadísimos, así que tomamos el subte. Que antiguo es, no es parecido al de Santiago, pero tiene un encanto especial, es de madera... rústico, pero encantador.
Una vez en casa comimos unos panchos y después a dormir siesta. A las 12, cuando logramos abrir los ojos, comenzó el carrete. Queríamos ir a Ameri-k, pero el cuerpo no nos aguantó, asíq ue comenzamos tomando Cinzano, Piel de Iguana y ron con blanca. Con el cuerpo alcoholizado hicimos Karaoke, cantando desde Gloria Trevi hasta Placebo. A las 6 am, fuimos a comer pizza. Compramos una grande, tuvimos que traer la mitad, porque no pudimos comerla entera.
Esta ciudad no duerme, siempre hay gente en la calle, no importa la hora, siempre está viva, negocios abiertos... una ciudad con luz en sus edificios y en su gente.
Casa Rosada es más pequeña que lo que imaginé, pero su arquitectura es bella, así como la de la mayoría de las construcciones de Capital Federal. Dan ganas de fotografiarlo todo.

Esta noche no sé qué haremos, estamos revisando donde podemos ir, lo único que sé es que luego de dormir casi 12 horas, tengo energías para lo que se venga, lo que sí, preferiría que no involucrara caminar tanto XD

Abrazos!.

No hay comentarios: