jueves, 7 de febrero de 2008

Verano: Ocio y Calor

Ocio y calor, que combinación más insoportable. Detesto el verano, no me gusta tener calor, me carga no hacer nada productivo. Las vacaciones son una bendición, es agradable poder relajarse, tener tiempo para leer, ver buenas películas y salir con amigos a emborracharse sin pensar que al día siguiente "hay que funcionar"... es que en verano simplemente no funciono, salgo, como, duermo, leo, ese es mi verano, nada más... el calor me lo impide, me molesta.

Pocas veces he salido de vacaciones y, sinceramente, no me llama mucho la atención. Ir a una playa llena de gente que se cree regia y con un saturado olor a protector solar no me agrada, la otra posibilidad es una playa "más popular", pero ver a una señora "zampándose" un plato de porotos y chupándose los bigotes por la sandía que lleva de postre tampoco me agrada mucho. Aparte que veranear no es lo que era antes, las pocas veces que lo hice con mi familia era algo mucho más decente que ahora.... actualmente no se puede caminar en la playa, entre la basura, las toallas, la gente y las medusas, junto con el olor a "Rayito de sol", todo esto hace de la experiencia playera algo bastante desagradable. Punto aparte es que mi blanca y casi transparente piel es hipersensible al sol, los rayos UV causan estragos, cuando voy termino rojo, no puedo dormir, a los días me "despellejo" y después quedo igual de blanco como al principio... simplemente la playa no vale la pena.

De las piscinas (pischinas) públicas mejor ni hablar...

Así paso mis veranos, criticando... También acostumbro leer mucho en esta época, pero este verano ha sido diferente, he cambiado la lectura por la escritura, nada pomposo, sólo este blog, que ha sido mi entretención durante estos calurosos días.

Mis noches se han transformado en días... el insomnio me ataca como nunca antes. Cuando doy y doy vueltas entre las sábanas pienso "debe ser porque no hago nada en el día", así que pienso "me voy a comprar una caminadora para hacer algo de actividad física" -chico de gimnasio nunca he sido-, así que eso de la caminadora está en planes, pero, obviamente tengo que hacer uso del dinero ficticio que esos maravillosos pedacitos de plástico me dan... no me quiero seguir endeudando. ¿Serán las deudas lo que me quita el sueño?... no creo, si tampoco son tan graves, no arriesgo DICOM, ni cárcel, ni nada... por lo menos por el momento.

El 12 de Marzo comienzo un nuevo año universitario... un mes de ocio queda... a veces pienso que debería usar este tiempo pensando en algunos temas para el seminario de investigación, ya tengo que empezar a tomarlo seriamente, no queda nada y es harta pega. Tengo que empezar a preparar las ayudantías que haré este año... pienso en toda esa pega y agradezco el estar de vacaciones... pero el calor, el maldito calor... me carga.

Me siento tan flojo, tan inútil y lo peor es que no haga nada para cambiar dicha situación. Parezco puta arrepentida.

En realidad lo mejor son las vacaciones de invierno, cortas, justas y precisas y con frío... me encanta el frío, no hay garrapatas, pulgas, hormigas ni esos entes extraños que de repente entran volando y giran alrededor de la ampolleta.

.......Puta que divago.... hablo y hablo huevás... debe ser el ocio.

Odien al ocio, no me odien a mi.

1 comentario:

alfredo dijo...

si vas a gastar plata, comp`rate un play2...e smi sueño, pero yo no tengo dinero :(.

jugar ayuda a pasar el tiempo. pero no te sobreendeudes, sino, terminaras como yo. mira que los psicologos somos los que mas les cuesta encontrar un trabajo. xD

saludos