lunes, 7 de abril de 2008

La Necesidad Agudiza el Ingenio

Lo que hacen las ganas de ahorrarse unas lucas. Estamos de acuerdo en que a la mayoría nos flaquea el bolsillo de vez en cuando y que la necesidad agudiza el ingenio, pero eso de andar mostrando tus desgracias en la tele para que te anden solucionando los problemas lo encuentro "un poquito mucho". Es que ya no basta con el sufrimiento silencioso, ese que antes se llevaba con dignidad, parece que la dignidad ya pasó de moda y ahora la gracia es andar publicando miserias en los medios de comunicación. Como es lógico los medios se aprovechan. Si no fuera por eso no existirían programas como "Cuestión de Peso", "Cirugía de Cuerpo y Alma", "Doctor Vidal", "Confía en Mi" y cuanta mierda de ese estilo ha salido últimamente. Está bien que todos queremos sacarnos algo de aquí y hacernos un retoque allá o que a ratos necesitamos ser escuchados, pero andar ventilando tus intimidades o las presas en la tele es bastante patético... y todo este cuento con la máscara mediática de los canales, esa que grita a los cuatro vientos "ESTAMOS PREOCUPADOS POR LA SOCIEDAD", eso es como decir: "El resto de los mortales también nos importan", porque de que en la tele son divos, SON DIVOS, lo digo porque en algún momento de mi corta, pero aventurera vida pude trabajar en televisión (obviamente detrás de cámaras, ya que éstas me intimidan). Si hasta la farándula cae en este cuento, ¿vieron la cirugía de Patricia Maldonado?, o sea!, esa si que es guata (siendo yo también el poseedor de una, y una no despreciable guata, pero no la ando mostrando en la tele pues, o sea, como ya he dicho, hay cosas que simplemente no van con mi estilo ABC1 pelolais todo el rato.).

Dentro de todo parece que no es mal negocio, gana el canal que transmite (rating, dinero, etc.) y gana el pobre gil que ventiló sus mierdas porque consigue lo que quiere gratis o, en el peor de los casos, a mitad de precio... todo depende del convenio que tenga el canal en cuestión... al final de cuentas todo depende de que se sepa negociar.

...Igual me metería a uno de esos programas para bajar de peso... es tan difícil alejarse de la tentación, además que te prometen el oro y el moro y pucha que es fácil caer. Aparte que tampoco me da el presupuesto como para andar con nutricionista, personal trainer, psicólogo, médico y cuanto profesional te enchufan para poder bajar de peso... por eso que tiene tanto éxito ese programa, aunque más que "Cuestión de Peso" debería llamarse "Cuestión de Plata".

Todo este discursillo nace desde la frustración, hay que decirlo. Es que quiero pero no puedo, o quiero pero cuesta y, sinceramente, nunca he sido de los que tienen aquello que llaman "fuerza de voluntad". Una vez me resultó, hice como mi propio "Cuestión de Peso", me fue "bien", pero resultó que mi ánimo también "bajó de peso", parecía pastito seco, prendía con cualquier cosa y andaba por la vida como perro rabioso... sin contar que andaba con fatiga 24/7, no podía ni siquiera estar de pie, nicagando vuelvo a hacer esa gracia.

¿Ven?, terminé ventilando mis mierdas yo también, es harto fácil caer. Aunque claro, esto es bastante más discreto que andar mostrando presas en la tele, pero no por eso es menos público. Que difícil es este cuento, si los cambios no llegan así como así, por lo menos no los cambios que uno quiere, siempre se necesita una ayudita extra y va en cada quien qué tipo de ayuda pedir, todo va en el ingenio y la capacidad de no sentir vergüenza. En mi caso sólo me queda decir... "si estás en los cielos... ayúuuudame Superman!".

No hay comentarios: