martes, 6 de mayo de 2008

Necesito un Descanso

Estoy en plena semana desbordante.

Siento que hace tanto no tengo un fin de semana en el que pueda descansar, tomar, carretear, conversar y reír de buena gana sin pensar en todas las pruebas que tengo que revisar, en las pruebas que tengo que dar, en los pacientes, en los tests y los momentos que tengo que tener para interpretarlos... quiero algún momento para dormir sin culpa y poder olvidarme de las responsabilidades. En este momento debería estar estudiando, pero el Ello no me lo permite, necesito hacer algo no relativo a la U (aunque estoy escribiendo sobre la U y, por lo tanto, podría considerarse que sigo haciendo algo relativo a la Universidad, en fin...) ...perdí el hilo... es que ando prácticamente disociado, desestructurado y desbordado, pero por lo menos hoy supe que se suspendió mi clase del sábado (sí, lo repito y lo repetiré hasta el cansancio, tengo clases los sábados y de 10:20 a 18:20).

Hoy tuve que cambiarle la hora a un paciente, quería que el horario nuevo me acomodara más a mi -claramente-, pero al final quedó en un horario como el pico, una soberana mierda porque me corta la mañana y me impide hacer otras cosas... porque ya ni siquiera pienso en dormir hasta tarde. Y la porquería de agenda de la universidad no da para anotar todas mis mierdas, así que tengo que recurrir al nunca bien ponderado "post-it" o, en su defecto, a la hojita blanca tamaño carta.

Hoy por fin pude ver a mi queridísima Mary, siento que hace mucho rato que no la veía. Si bien es cierto que el tiempo no dió para una conversación muy profunda, por lo menos nos pudimos desahogar, fue casi un momento "Venga Conmigo" (Pollito Fuentes, completamente inolvidable), de esos reencuentros con abrazos largos y apretados. Aprovechamos el momento y el impulso para programar un "aceitunazo" para el viernes, espero ese día poder tener mi relajo y mi desborde alcohólico... a estas alturas necesito un par de tragos para seguir funcionando, porque independiente de todas mis somatizaciones (y las somatizaciones de la Comunidad, que pocas no son) necesito que la pulsión por la autodestrucción fluya, esa autodestrucción placentera y gozosa, alcohólica, tóxica, químico-mística y parlanchina, esa que provoca carcajadas que se acompañan de dolores abdominales, de bailes tropezados y conversaciones incoherentes, momentos en los que las preocupaciones se esfuman y no hay más tiempo que el aquí y el ahora.... pero para eso hay que sobrevivir a lo que queda de semana. Que se termine pronto, por favor...

Estudio... ¡allá voy!.

No hay comentarios: