martes, 27 de mayo de 2008

Que de aquí no salga

Y finalmente no fui a la puta prueba.

En mi deseo por estudiar -léase obligación- decidí dormir un rato, porque ya estaba juntando letras y no entendía nada, así que preferí despertarme a una hora exótica a para empaparme de Foucault y Derrida. Puse el despertador a las 3:30 am, así tendría tiempo para estudiar y después desayunar y ducharme tranquilamente para llegar a las 8:30 a la U y seguir estudiando con las niñas.

Anoche la lluvia caía fuerte y eso me hizo dormir profundamente.... tan profundamente que no sentí el despertador -o lo sentí, lo apagué y seguí durmiendo, no lo tengo tan claro-, así que siguió mi noche. En algún momento me desperté, ví que todavía estaba oscuro y recuerdo haber pensado "si no ha sonado el despertador es porque todavía me queda tiempo para dormir", lo que al parecer fue un error, un grave error. De pronto empieza a sonar mi celular, sentí que me estaban taladrando los oídos, así que ni siquiera abrí un ojo y no lo contesté pensando "a quien mierda se le ocurre llamar a estas horas". Al rato, que parecía haber sido sólo un pestañeo después, sonó de nuevo así que me ví en la obligación de abrir un ojo... ¡¡HORROR!!, eran las 8:15 am, por supuesto no había estudiado, estaba atrasado para irme a la U y las niñas me llamaban desbordadamente, tenía 4 mensajes de texto y 6 llamadas perdidas. Por fin contesté, era la Pau, que me preguntaba donde mierda estaba, la cosa fue más o menos así:

Pau: Weon, ¿donde estai?
Yo: Weona, acabo de abrir un ojo (con voz de tuto, esa entre tierna y "acurrucada")
Pau: Ay, cosita... ¿vas a venir?
Yo
: No creo Pau, no estudié y ya es tarde
Pau
: Bueno, hablamos después, besos.
Yo
: Besos, chau.

¿Ustedes creen, queridos lectores, que en algún lugar de mi cabeza rondaba algún remordimiento?.... ¡¡NARANJAS Y PERAS CHINAS!!, estaba feliz por tener mi cabeza pegada a la almohada, así que me quedé dormido de nuevo pensando en qué haría para conseguir un certificado médico (para justificar la falta y tener la oportunidad de dar la prueba en otro momento).

Supe nuevamente de mi a la hora del soberano #@*Ç&%, me levanté, almorcé y me puse a pensar en el certificado - que ya conseguí ;) - mientras revisaba controles de unos alumnillos, planifiqué mi día de mañana y listo, aquí estoy contando mis irresponsabilidades, pero que de aquí no salga.

No hay comentarios: