domingo, 22 de junio de 2008

Felices 26

Como hace tanto tiempo se venía anunciando, ayer fue la celebración del cumpleaños de Pau.

Con la Mary nos juntamos un poco antes para poder organizarnos mejor, terminar de envolver los dichosos regalos y luego irnos al lugar en cuestión. Claramente el envolver regalos incluía un (unos) trago(s), porque si no, no vale, así que entre copetes nos pusimos a conversar y a preparar las cosas. Cuando estábamos en camino al paradero la Mary se acuerda que la Ale le había dicho que comprara papelillos para fumarnos unos buenos porros que ella había guardado especialmente para esta ocasión, "Geniaaaal", fue lo primero que pensé cuando me acordé de aquello, sobre todo porque si la Comunidad es dicharachera sobria, imagínensela con trago encima e imagínensela con porritos en el cuerpo, es que casi sacamos aplausos con los "aportes" que hacemos en esos estados alterados. Era tarde, así que nos costó un poco encontrar papelillos, pero "el que busca siempre encuentra", fuimos a un supermercado y en el kiosco de dicho lugar había papelillos, lo mejor de todo es que habían unos "deluxe", que eran ultra delgados y mentolados "that's my shit!", así que los compramos y partimos. La micro (bus, guagua, colectivo, o como se le quiera llamar) no pasaba, es que las que van a la casa de la Pau son escasas, porque ella vive en el inconciente de la Quinta Región, leeeeejos, en un lugar medio perdido y de difícil acceso, pero se puede llegar. Como no pasaba la que nos dejaba directo en su casa, tomamos otra que se daba una vuelta extraña y como ni la Mary ni yo conocemos el inconciente de la quinta región, andabamos medio perdidos y asustados... "Destination Unknown", pensábamos mientras nos perdíamos en esos parajes desconocidos.

Después de un par de vueltas y de casi entrar en desesperación, la micro para y nos deja medio lejos de nuestro destino, claro que a esas alturas no quedaba más que caminar.

Cuando llegamos a destino, todo bien, entramos y nos lanzamos a la comida, es que el hambre y la caminata se hicieron notar, así que estuvimos un rato de pie, conversando alrededor de la mesa, comiendo y comiendo hasta que la ansiedad, el cansancio y el hambre desaparecieron. Lo mejor de todo es que el elemento principal de la mesa eran las aceitunas rellenas, el símbolo de la comunidad ahí, presente en el cumple de la Pau, fue absolutamente lo mejor. Es que es significativo y obvio que fueron "el plato principal", aparte que me encantó que la Pau hiciera eso, pusiera el símbolo que nos une... es que la Pau siempre piensa en todo. XD

Lo malo, es que después de todo el cuento del papelillo, a la Ale se le olvidó llevar "la materia prima". Como se sentía culpable -supongo- decía: "ay, pero igual lo podríamos ir a buscar, pero en auto y.. sí poh, porque a pie me da lata ir y.. auto y pie lata ir y... auto". Nunca la pescaron, la dueña del auto no se pronunció y básicamente la única respuesta que obtuvo fue un "déjate de hueviar, si a ti se te olvidó la mierdita", así que nos quedamos con los papelillos listos y la disposición. La tonterita se aplaza una semana, hasta el viernes que viene... cueeeeeek!.

La Mary, con la que habíamos conversado bastante rato, ya que, como el hambre nos había atacado nuevamente, nos habíamos "instalado" alrededor de la mesa por segunda vez, andaba con un "encanto de encendedor" y me dice:

Mary: Mono, mira...
Yo
: ¿?

Mary
: Toma, mirálo poh'

Yo:
mmm... está medio suelto
- (es que tenía la parte de arriba medio suelta)
Mary: ...

- En eso me fijo en un pequeño "slider" que tenía abajo y lo muevo -

Yo: Aaaaaaaaahhhhhhhhhhhh!!!!!!! -fue mi reacción-

El encendedor tenía una luz azul ultra potente, que claramente en algún momento de la noche se convertiría en el centro del hueveo'.

En un abrir y cerrar de ojos se nos había terminado la noche, eran casi las 7 de la mañana, era la hora de partir, menos mal que aún la noche nos amparaba en su divina oscuridad. En la micro conversábamos con la Mary desbordadamente y como nos "prendimos" de nuevo, decidimos pasar a su casa a bajar el alcohol que quedaba y a conversar de lo de más acá y lo de más allá. Llegamos y aprovechando esa oscuridad y las ganas de bailar que nos habían invadido durante buena parte de la nocturna jornada, pusimos "Destination Unknown" y el alcohol y nuestras ganas se salieron de control, nos pusimos a bailar y a revolotear con la luz del encendedor, mientras esperábamos que el sol no saliera todavía para que nos permitiera nuestra pequeña disco improvisada. Fue absolutamente lo mejor de toda la existencia del universo (XD), no podíamos parar la risa, no podíamos parar de bailar, fue espectacular, la guinda de la torta, el cierre de una noche de excesos. Entre bailes, conversación, alcohol y todo nos dieron las 9 de la mañana. Debía partir, así que caminé las interminables cuadras y llegué a donde siempre para volver a mi camita, esa camita que uno tanto desea cuando está cansado, medio alcoholizado y con dolor de cabeza.

No puedo cerrar sin antes decir: Pau, felices 26.

video


3 comentarios:

ines dijo...

wow, otra aventura en la vida
así vale la pena llegar al fin de semana
quisiera haber estado bailando Destination Unknown con uds. a las sieteeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!
es buenísimooooooo, realmente cuando lo ví me puse a bailar en la silla
XDDDDDDDD
abrazos,
val

The sea, the sky, the dust dijo...

Qué putada lo de los porros, vaya. Felicidades a Pau de mi parte. Parece que alguna de tus amigas están buenas, no quieren un poco de vanidad?
saludos

konst dijo...

jjajajajajaja XD que buena