viernes, 4 de julio de 2008

Estrellita para Mi

Llegué a la U a las 11. No sabía qué esperar, había leído los textos ayer, pero me faltaba uno que leí durante la mañana -a una hora exótica, estilo 6 am- por lo que no estaba muy seguro de saberlo bien. Repasé durante el viaje, las letras se tropezaban unas con otras mientras el bamboleo de la micro me mareaba... tantas ideas, tantos conceptos, sentía que no avanzaba. No me di cuenta cuando ya tenía que bajarme y no había alcazado a repasar ni la mitad de la materia. Me bajé rápidamente pensando que tenía que estar tranquilo, que no era posible que la Witch-Bitch me pusiera tan nervioso. Prendí un cigarro y caminé lentamente mientras leía y recitaba tratado de unir ideas y conceptos junto con todo lo que sabía -porque a ella le gusta la cosa de texto, pero reflexiva... bueno, como debe ser no más-. Caminaba cada vez más despacio hasta que de repente me golpean la espalda. Era el típico compañerito inoportuno que te conversa cuando lo único que quieres es estar contigo mismo. Traté de ignorarlo y seguí leyendo.

Al rato llegué el ascensor y dudé, "¿voy?, ¿subo?, ¿qué hago si me va mal?". No alcancé a terminar de pensar, mi brazo -al parecer motivado por le deber- había sido más rápido y había llamado al ascensor, "por algo será" -pensé- así que subí. Cuando llegué al 7º piso la W-B no estaba, así que seguí repasando... ¡¡que desesperante es leer y leer y sentir que a cada párrafo los conceptos se te confunden más y más!!. Mientras leía seguí los consejos de la Pau, con eso me tranquilicé, todo dependía de mi, no soy mal alumno, nunca lo he sido, no había razón para pensar que ahora "no daría la talla". En eso veo pasar a la W-B a su oficina, así que la seguí, entré y me senté.... el interrogatorio comenzó y en ese mismo instante la saliva dejó mi boca para ir a quien sabe dónde, tal vez a esconderse por temor a este falo encarnado que pretende ser la W-B...

...Primera pregunta. Comencé a hablar, la sequedad de mi boca impedía que articulara bien las palabras. Mientras pensaba "no puedo mostrarme nervioso", la idea que mi boca pronunciaba me dejó, tal vez para ir a hacerle compañía a mi saliva.

Nada, absolutamente nada por un par de segundos que parecieron eternos. Cerré los ojos para no ver esos ojos que me interrogaban. La Pau vino a mi cabeza y me decía: "Acuérdate, 'tú eres la sabiduría, la saburía es en ti'", como lo había hecho la noche anterior. Respiré profundo, pensé en esa frase y las ideas volvieron a circular, permitiendo que la vieja seca en la que se había convertido mi lengua se moviera para articular frases de contenido incierto.

Las preguntas seguían llegando y las palabras seguían saliendo de mi boca, una tras otra, sin descanso, parecía que saltaba de un concepto a otro tratando de hacer un discurso coherente de todos los conocimientos que sentía colgaban de mi cual adornos de un árbol de navidad.

Sin gestos de aprobación o reproche la W-B me mira con la cabeza ladeada y un cigarro en la mano, mientras que con la otra revolvía un café que probablemente ya estaba frío, en eso abre la boca lentamente y entre algo que parece ser una sonrisa, me dice: "Un 6,5".

Igual que en el kinder, estrellita para mi.

=)

3 comentarios:

alfredo dijo...

me da envidia que a todos les vaya muy bien... xD

pero felicitaciones. el esfuerzo siempre paga bien.

saludos

KONST dijo...

QUE BKN!!! TE FELICITO!!! :)!!!

Wenche dijo...

Hei! Remember me?

Sebastián lo tuyo ni siquiera se describe como inteligencia...es, es..genialismo (existe esa palabra?)...si no existe debiera incorporarse en el diccionario y como sinónimo debiera aparecer tu nombre (y como es mi diccionario e invento: también el mío...para los que leen el nombre es Wenche, se pronuncia Venke...jajajaja)

Así es que: it freaks you out?...como diría mi papi..juega con tus propias cartas..y pa que te los comí?!!! jajajajajajajajajajaja

Espero escuchar de ti...
Mil estrellas para ti...puras supernovas jejeje!!!