viernes, 11 de julio de 2008

Fuga de Gas

Me duele tanto la cabeza que creo que estallará en cualquier momento.

Venia de vuelta a mi casa luego de atender a una paciente y se sentó una vieja a mi lado. De pronto empezó a salir un olor extraño y como iba en el asiento que está detrás del chofer, pensé que había sido él. Fue tan fétido que me espanté un poco, pero pensé: "no importa, ya me voy a bajar". Le pedí permiso para bajar a la vieja que estaba a mi lado y en cuanto se movió el olor fue más fuerte que nunca... la vieja había lanzado aquel gas y al parecer había quedado atrapado entre su ropa hasta que le tocó moverse y aquel aroma llegó más potente que nunca a mi nariz. Que asqueroso es que una señora que puede ser tu abuela se tire un gas de aquellos en público, nadie puede. Tal vez por eso tengo dolor de cabeza, quizás la vieja era venenosa.



A mi no más me tienen que pasar estas situaciones.

D=

No hay comentarios: