miércoles, 30 de julio de 2008

¿Karma?

Hoy es un día de aquellos, esos días de mierda en que, sin saber por qué, tienes ganas de hacer cosas, pero al mismo tiempo tienes ganas de tirarte en la cama, mirar el techo y esperar a que se termine el día de una vez por todas.

Tengo ganas de salir, pero de sólo pensarlo me da lata, además no tengo un panorama que me llame mucho la atención. Por otro lado siento que "debería" hacer algo porque se están acabando las vacaciones y no he hecho nada entretenido, no he salido a ninguna parte porque he estado resfriadísimo, claramente no fui a Buenos Aires como tenía planeado y ni siquiera la Comunidad ha sido productiva en cuanto a entretenimiento.

Sigo resfriado y probablemente sea por eso que me siento como una mierda ambulante, "la mierda itinerante", ese debería ser mi "sobrenombre vacacional", ando de aquí para allá, dándome vueltas en la casa como león enjaulado sin saber qué hacer, de hecho, sin siquiera saber qué quiero hacer. ¿Han tenido estos días de mierda?. Nada parece salir como uno espera, llamas por teléfono y no te contestan y al rato te llaman el par de personas a las que llamaste y, te guste o no, tienes que elegir a quien contestarle (porque fijo que llaman al mismísimo tiempo), entonces cuando terminas de hablar con uno esperas la llamada del otro... claramente no llama y decides llamar tú y, por esa cosa que podríamos llamar karma, suerte, coincidencia o como quieran, no te contestan... así te has dado la vuelta completa, 360º enteritos para completar tu círculo de nada, de repetición constante e infructuosa.

¿Habré hecho algo para merecer un día de estos?. Tal vez estoy exagerando, no es nada grave, pero a la mierda que es molesto. Sí, debe ser mi karma, algo tengo que haber hecho para que la rutina esté consumiendo lo que deberían haber sido unas agradables vacaciones. El tan esperado ocio se ha convertido en mi peor enemigo.

Cómo consume el no hacer nada, el no poder hacer nada, el estar enfermo en un momento que suponías sería agradable, relajado. El pensar en que el tiempo está pasando y luego volveré a no tener vida entre estudios, pacientes y ayudantías me frustra. Estoy aburrido, ahogado en nada, en "la vacuidad" -como en "La Historia sin Fin 2" (que mierda de película)- haciendo un berrinche... y por estar haciendo un berrinche me siento peor, infantil e inútil, pensando y re-pensando cosas que no debería, que no tienen un por qué ni un para qué.

En fin, en realidad me estoy quejando de no hacer nada, me molesta la inmovilidad... eso me tiene en este estado tan desagradable, tal vez aquello que tanto me gustaría dilatar (las clases y todo el ajetreo que conllevan) me hará bien, es que prefiero quejarme porque tengo mucho que hacer antes de quejarme porque no tengo que hacer nada. Que quejumbroso soy, pensé que no lo era tanto... ahora me voy a quejar porque soy quejumbroso jajajaja.

Quizás mi karma sea ese, el siempre andar buscando un pretexto para quejarme. De todas maneras siento que hasta el momento he tenido el privilegio de una vida tranquila, con buenos amigos, padres preocupados y gratos momentos, claro que he tenido y tendré problemas como todo el mundo, pero nada grave -insisto, hasta el momento-. Puede que sea eso lo que fomente estos "estados de baja tolerancia a la frustración", debería dejarme llevar e incluso disfrutar de estos estados que muestran el lado B de la vida... Just go with the flow baby.

"Karma, Karma que no panda el cúnico!".

No hay comentarios: