domingo, 13 de julio de 2008

La Escena de mi Escritura

Pensaba en el escribir, en qué consiste, qué utilidad tiene, en qué motiva a alguien a escribir, sea un libro, una carta, un testamento, un blog. Quizás sea la necesidad de dejar algo, una huella de lo que se piensa o de lo que se vive, dejar tras de sí algo que diga quién eres, en qué cosas crees, qué es lo que te motiva, lo que molesta o lo que te conmueve.

Creo que la escritura es una práctica que moviliza, creo que para escribir hay que remover y buscar, es un ejercicio de "buscarse", porque en todo escrito, por muy irrelevante que nos parezca, dejamos algo nuestro, una huella, algo imborrable y único, un rastro que nos identifica. Pienso a la escritura como un ejercicio que te cambia, que en ese remover y rebuscar algo, vamos modificando nuestra forma de comunicar, de mostrarnos y de presentarnos frente al mundo. Lo pienso así porque, como en algún momento dije sobre la clínica, creo que al hacer algo que es tanto para ti como para un otro nos ponemos en una posición diferente, independiente del contenido que se plasme, independiente de lo que escribamos, hay algo que nos hace cambiar, porque ese algo que queda es una forma de vernos a nosotros mismos, como un espejo que hacemos para mirarnos. Creo que el escribir para leer, sobre todo "leerse", es una forma de conocerse que tiene especial importancia, como una introspección que hacemos desde fuera, un doble ejercicio que consiste en poner fuera algo nuestro para luego reintroyectarlo de forma diferente.

Creo que, así como la escucha es una forma de sanación, la escritura también es una forma de cura, pero con la diferencia que la escritura tiene la capacidad concreta de ser una doble vía, un camino en dos sentidos que permite un cambio al escribir y al leer, así como cuando te escriben y te leen, una forma de expresión que también es un reencuentro con el pasado, porque aquello que se escribe queda imborrable en alguna parte. Siento a la escritura como una memoria que escribe en presente aquella marca indeleble que permite el pasado.

Escritor frustrado, escritor de una memoria que quiero compartir, que deja de ser sólo mia y que pasa a ser de todo quien la quiera leer. Me siento escritor de una memoria construída, de un espacio que perpetúa aquello que siento debe ser legado. Una marca de quien escribe y que permite saber que alguien fue en algún momento algo más que un par de letras que serán lo único que quedará... un trazo, un rastro... mi rastro, ese que permite que me reencuentre y reconcilie conmigo mismo.

La escritura como construcción del pasado, de mi pasado, de aquello que sólo queda en la memoria. La escritura como forma de construcción del sujeto, como forma de mi autoconstrucción.

3 comentarios:

The sea, the sky, the dust dijo...

creo que para escribir hay que remover y buscar.

Sin duda, que ágil y lúcido análisis, a veces también le doy vueltas al tema, pero me quedo lejos de expresarlo de ese modo.

Saludos escritor en potencia.

konst dijo...

ajjaa amo ke diga maricuekcs por todos lado ajajaj (L)
es la mejor wea del mundo,.

escribis es bkn. a mi me gusta. no por algun motivo en especial. simplemente ke siempre tengo que escribir. antes de tener blog, llenaba y llenaba cuadernos un monton de cuadernos

spence dijo...

"Me siento escritor de una memoria construída"

joder esto me ha encantado.

yo escribo pk sino me pegaría un tiro.


saludos seba