miércoles, 16 de julio de 2008

Más Allá de la Mostaza

El martes tuve que dar un examen de un ramo absolutamente inútil y como me podía sacar hasta un 1.3, decidí no estudiar. Bien por mi, bien por la comunidad, porque ni la Ale ni la Pau estudiaron tampoco. Llegó la hora del examen, di la mierdita y los resultados estuvieron en la tarde. Me saqué un 6,1. A veces no estudiar da buenos resultados. Estrellita para mi nuevamente.

Como ese famoso martes era el último de deberes, decidimos juntarnos para celebrar, no podíamos pasar por alto el haber terminado el semestre (¡¡por fin!!), el cual sinceramente se nos hizo eterno, además que ese día la Mary supo que se había eximido de un examen que tenía el viernes, así que todo estaba dispuesto para que tuvieramos una mega-celebración. En la mañana, después de mi examen inútil, me fui a la casa de la Mary para conversar de la vida, tomar desayuno y qué sé yo. La idea era estar todo el día juntos y seguir en la noche con el resto de la comunidad, pero como había dormido poco la noche anterior preferí devolverme a mi casa para almorzar, dormir y ducharme de nuevo antes de salir. Me fui como a la 1 a mi casa.

Volví a la casa de la Mary como a las 8, fuimos a comprarnos un traguito para empezar a "celebrar" (por no decir emborracharnos) temprano, las niñas habían quedado de llegar a las 10, así esperaríamos divirtiendo nuestro paladar con algo de alcohol. Obvio que las niñas se atrasaron, llegaron a las 11 y entre trago y trago con la Mary nos habían dado ganas de ir al antro, menos mal que cuando las niñas llegaron andaban prendidísimas y también quisieron salir. Nos fuimos como a las 12:45.

Cuando llegamos a nuestro querido antro la música estaba buenísima, era como fiesta kitsch y estaban tocando esos clásicos como de colegio, estilo "Me haces tanto bien"...


"...me quemas con la punta de tus dedos
tus manos hacen llagas en mi piel
me abrazo con tu lengua que es de fuego
la sangre hierve no lo ves
que tú ya sabes que me tienes cuando quieras
ya sabes como soy
ya sabes que me entra a la primera
ahora ya sale algo mejor..."

Buenísimo. Recuerdos y más recuerdos con esa y otras tantas canciones que vinieron después. El trago estaba fuerte a cagar y, considerando que ya me había tomado cinco en la casa de la Mary, no me extrañé cuando me di cuenta que estaba cantando a todo pulmón "mío, ese hombre es mío, a medias, pero mío, mío, mío, ese hombre es mío"... I know, I know!.

Estábamos en eso cuando de repente alguien toma del brazo a la Ale y la saca a bailar. Era un tipo medio shico (ya saben que mis sh no son casuales) con pinta de latin lover ochentero, como Chayanne de los 80's, pero en versión mal hecha. O sea, el tipo no era completamente feo, pero tenía pinta de rotito venido a gente, y como las hormonas son más fuertes, la Ale se dejó llevar y se excusó poniendo cara de "es lo que hay". Nos cagamos de la risa mucho rato mirando qué pasaba hasta que se nos perdieron de vista.

Mientras tanto la música se ponía cada vez más kitsch, cosa que nos empezó a molestar un poco, a Paulina la podemos aceptar, pero cuando apareció Gilda... ufff, nos miramos con cara de: "¿qué puta mierda está pasando aquí?". Inmediatamente la Mary, con cara de emputecida me dice "¡¡BAJEMOS!!". Abajo la cosa estaba mejor, no radicalmente mejor, pero sí se correspondía con nuestro estado etílico. Empezamos a bailar "Waiting for Tonight", ahí nos animamos y claramente seguimos tomando.

Cuando recibí la señal, esa que nombré la otra vez, cuando mi mente le dice a mi cuerpo que quiere ir a la izquierda y mi cuerpo va a la derecha, supe -una vez más- que la combinación ron-pisco no es de las mejores. Seguí bailando, en el antro no hay otra salida más que bailar, y entre baile y baile siento que se cae una botella de algo en mi pie, me doy vuelta y era la dueña del antro que estaba recogiendo las mierdas tiradas y dice "estos weones pesados nunca faltan..." y se aleja puteando. "Mierda" -pensé en mi borrachera- "la empujé, chucha, la cagué...", es que cuando a ella le molesta algo o alguien es capaz de vetarlo del antro, ya hay antecedentes de eso y lógico que no quería que me pasara a mi. Preocupado estuve hasta que la veo aparecer y le hablo:

-Yo: C, disculpa, ¿te empujé o algo? (todo esto con cara de "perdóname por favor").
-C: No, no, nada que ver, unos weones que estaban haciendo escándalo, pero no te preocupes, nada que ver contigo.


Todo bien, que bueno, porque no quería tener atados con ella.

Después de un rato empieza Depeche, la raja, uno de nuestros favoritos. Una, dos, tres, cuatro, cinco canciones, en total fue más de una hora. Sí, nos gusta Depeche, pero no todas las canciones de ese grupo son bailables, así que llegó un momento en el que estábamos apestadísimos, borrachos, con hambre y ganas de irnos. Pedimos nuestras mierdas en guardarropía, a un mariconcito que era igual a Jocelyn Medina, quien conozca a esta pobre mujer sabrá que parece travesti, es indudable, de hecho, la primera vez que la vi pensé que era travesti o, en el mejor de los casos, transexual... pero no, es mujer (aunque todavía tengo mis dudas). En fin, pedimos nuestras cosas, subimos y, mientras tratábamos de abrirnos paso hacia la puerta, un tipo X a mi lado dice "hola", me doy vuelta y me da un beso, pero de esos besos rancios, con mucha lengua cuando no la quieres, malo sobre todo porque yo tenía la boca cerrada y su lengua se paseó por lo que pensé había sido toda mi cara... aahhggg, salí lo más rápido que pude empujando a quien se me atravesaba para escapar de aquel ente.

Tomamos un colectivo que nos dejó a la mierda, es que en nuestro apuro por irnos rápido de ahí -porque es bastante peligroso a esa hora- tomamos la primera cosa que vimos, así que cuando nos bajamos no nos quedó otra que hacer uso de nuestros cansados pies. Durante la caminata, en zig-zag por efecto del alcohol, el hambre se hizo presente,"McDonald's" era el objetivo. Llegamos al McDonald's y estaba llenísimo, parece que a todos los borrachos de la ciudad nos baja el antojo por comida plástica a la misma hora. Abortamos misión con McDonald's y nos fuimos a una de esas "picás" donde hacen completos. Llegamos y estaba lleno también, pero era bastante menos, así que hicimos el pedido y esperamos. Nos llevamos la comida a la casa, nos sentamos y empezamos a comer. Como a la mitad del completo me empieza a dar asco, comí con lentitud, no, el asco seguía. Como lo había pedido sin tomate, tenía mucha palta, así que probé la palta con el dedo y horror, la palta tenía sabor a tierra. No, no!, a la basura el completo.

Después de comer nos pusimos a escuchar música y no recuerdo quien -parece que la Mary- dice "¿Fumemos?". Bueno ya po, qué le hace el agua al pescao'. Moby nos acompañó entre las risas y las incoherencias. Jugamos al teléfono, jugamos al juego del inconciente, el que consiste en decir lo primero que se te venga a la mente, juego de psicólogos borrachos, donde la Mary -en sus claras defensas neuróticas- lo único que dice es "ola" y "caca", palabras que siempre me hacen decir "zapato", no entiendo por qué. Entonces, cuando ella empieza con su "ola-caca" a mi me sale el "zapato". A la Pau le carga eso, así que me dice:

-Pau: No po hueón, ya llevai dos zapatos.
-Yo: Si po Pau, uno para cada pie.


Nos cagamos de la risa, no sé por qué respondí eso, no sé por qué reímos tanto tampoco. Al rato alguien me pregunta por los cigarros y yo, con los ojos como chinito por mi estado alterado de conciencia, respondo "búscalo más allá de la mostaza", abro los ojos y digo "ohhh, 'más allá de la mostaza', ese será el título". Supongo que pensaba en esto, en escribirlo... supongo, no recuerdo con exactitud qué pensé después.

Cuando llegó el bajón era hora de partir. La Pau y la Ale se iban a quedar en la casa de la Mary, de hecho ya habían abierto el sillón-cama, estaban acostadas y tapadas con un plumón que tenía un olor a humedad insoportable, pero parece que ellas ni lo sentían. Yo me iba a quedar, pero tenía que compartir cama con la Mary, cosa que no me molesta, pero a mi me gusta dormir atravesado en la cama, ronco y me muevo mucho, así que no sé que tan buen compañero de cama -OJO!!, para dormir- sea. Así que me despedí y me fui a mi casa escuchando música.

Desperté hoy tarde, muuuy tarde de hecho. Me conecto y estaba la Mary. Conversamos un rato y me pregunta a qué hora tengo que ir al examen mañana... uh?, qué examen?. Mañana tengo que ir a tomar el examen de unos alumnos... y yo que quería dormir hasta el infinito.

Mañana, después de ese asuntillo, sí que empiezan mis vacaciones.

3 comentarios:

ines dijo...

vacaciones ¿qué es eso???
un abrazo,
val

ignacioredard dijo...

Felicitaciones y enhorabuena por su fin de semestre pues!

Le achuntó a la trivia. Vea usted.

Y ya po, hay que hacer el karaoke :D

Un abrazoooo!!!


el ignacio

konst dijo...

"mío, ese hombre es mío, a medias, pero mío, mío, mío, ese hombre es mío"


JAJAJAJAJAJ aajjajajajajaja (L) notable