miércoles, 23 de julio de 2008

Necesito mi Dosis

Me sigo sintiendo como la mona, pero por lo menos anoche dormí bien, de hecho ni siquiera supe de mi vida, es que me tomé una pastillita mágica que me hace ir "más allá de los sueños" y volver sólo después de 10 horas de haber estado en el más allá.

XD

Lo divertido es que cuando no tengo esa pastilla y la(s) noche(s) anterior(es) he dormido mal, recurro a la clorfenamina, que es una pastilla para la alergia que provoca un leve estado de sueño, entonces al tomarse dos o tres, pum!, al tuto se ha dicho. Es la mejor solución que he encontrado para aquellas ocasiones en las que el insomnio -sea por la razón que sea- ataca implacablemente. Lo divertido es que, hablando el otro día con la Mary, nos dimos cuenta que hacíamos exactamente lo mismo cuando teníamos problemas para dormir, nos mandábamos derechamente una pastilla terminada en "am" o hacíamos la de la clorfenamina, si hasta en eso nos parecemos. Pucha que nos dió risa.

Siempre he sido aficionado a las pastillas, o sea, cuando me duele algo lo primero que hago es tomar algún medicamento, no soy de los que piensan que "se les pasará solo", no soporto andar con dolores o molestias y si tengo algún químico a mano que disminuirá la intensidad, la frecuencia o la duración de aquel malestar, la tomo sin dudar. Quizás sea porque siempre hubo medicamentos en mi casa, como mi papá era médico siempre habían miles y miles de cajas de todo tipo de remedios, así que nunca fueron un misterio y siempre supe qué tomar y en qué dosis. No digo que mandarse una pastilla cada vez que duele algo sea lo mejor, pero si se hace, por lo menos que sea con conocimiento de causa. Debo reconocer que mis dosis son altas, es que con mi humanidad necesito más mg que el resto... o por lo menos esa es mi excusa.... tal vez sea una simple adicción.

Iré por mi dosis de algo porque no me siento muy bien.

No hay comentarios: