viernes, 29 de agosto de 2008

Are You Drinkin' my Rum?

Ayer fue un día particular. La comunidad se reunió después de un corto, pero intenso día universitario para celebrar, ¿celebrar qué?, una vez más daba lo mismo, lo importante era tener pretexto para tomar, conversar y escuchar buena música... además que era anoche o nunca, porque la Mary tenía algunas cosas que hacer este fin de semana en L.A. La Ale con la Pau se fueron justo después de la universidad para pasar la tarde con la Mary, yo me tuve que devolver a mi casa porque tenía que esperar a que mi madre llegara de Santiago para que desenvolsara aquel vil papel que funciona como elemento de intercambio en esta sociedad capitalista.

Ya listo para salir, llamo a la Mary para avisarle que me voy para allá y me dice que iba a estar su roommate con unos amigos, persona que no me es particularmente agradable, no porque ella sea desagradable, si no porque me perturba un poco la gente que no tiene más tema de conversación que sí misma. En fin, a esas alturas poco se podía hacer y no me iba a privar de una noche con la Comunidad por aquella persona.

Cuando finalmente llego a la casa de la Mary siento unos griterios y risotadas como de despedida de soltero -Uh?, ¿Cuántos amigos invitó la roommate?-, en eso sale la Mary con la Pau para que fueramos a comprar y, lógicamente, contarme qué pasaba allá adentro y prepararme para aquello que probablemente no me gustaría. Cuento corto, habían 7 personas allá adentro, quienes se habían tomado nuestro lugar, dentro de ellos un mariconcito de closet, pero que, según me decían las niñas, era tan loca que no era necesario que dijera que era gay.

Cuando llegué y finalmente conocí a estos seres me di cuenta que las niñas tenían razón, toda la humanidad de ese sujeto gritaba a los cuatro vientos que no sólo era gay, si no que era loka... and a big one!. Como había tanta gente tuvimos que acomodarnos como pudimos en la mesa, acarreando sillas y tratando de hacernos espacio, no sólo físico, también acústico, porque estos personajes no hablaban, gritaban, cosa que a momentos llegaba a ser bastante desagradable... no sé si será porque me estoy poniendo viejo o qué, pero creo que para pasarlo bien no es necesario gritar, cantar a todo pulmón y reírse desbordadamente, llegando a un punto en que ni siquiera se escuche la música, ¿o sí?.

Después de un rato de aguantar esto y de que mi paciencia se fuera haciendo mayor gracias a los brebajes que con tanto placer disfruté y luego de que estableciéramos ciertos vínculos que terminaron siendo más agradables de lo que yo pude haber esperado, a la Pau le llega el mensaje de un amigo, preguntando dónde estaba y qué sé yo qué más. Abreviando la cosa, entre conversaciones y dudas, los tipos quedaron de llegar a la Casa de la Mary, asunto que tenía sus ventajas, pues el alcohol y la bebida ya se nos acababan y necesitábamos "refuerzos". Cuando estos personajes llegaron la sorpresa no fue tan agradable como en algún momento supuse, su "aporte" fue una Coca-Cola Light de 1, 5 lt., yo me pregunto: "¿Hay algo más confianzudo que llegar a un carrete donde sabes que hay mucha gente con una bebida de litro y medio?... ¿y Coca-Cola Light?", O-SEA!... primer punto en contra para ellos. Una vez que pude dejar pasar aquella pequeña molestia, empezamos a conversar, los tipos simpáticos, aunque uno de ellos era un poco maníaco, de esos a los que le gusta ser centro de mesa al precio que sea y, como lo que él esperaba no se cumplió -no entraré en mayor detalle- al parecer se sintió en la "necesidad" de llamar la atención a toda costa, razón por la cual no hablaba, vociferaba y bebía incontrolablemente el alcohol que con tanto esfuerzo había reunido mi querida Comunidad... segundo punto en contra.

Cuando la necesidad de brebajes apretó con fuerza, propuse que "hiciéramos una vaca" ("hacer una vaca"= juntar dinero entre todos para comprar lo que se necesite) para comprar otra bebida y, de ser posible, más alcohol. Juntamos un poco de plata -porque claramente no ibamos a poner más dinero nosotros, si habíamos comprado todo lo que ellos se estaban tomando-, así que entre los cuatro miembros de la Comunidad pusimos mil pesos y el resto corría por parte de ellos. El más maníaco de ellos dos fue el encargado de ir a comprar, se le encargó una bebida y, si encontraba, más trago, cosa improbable a esa altura de la noche un día jueves. Cuando el sujeto en cuestión llega, me sorprendo al ver lo que traía en la mano... era nada más y nada menos que una bebida de medio litro (es decir, una bebida personal) y un paquete de Doritos -Uh?, again-. Cuando se le interroga por la razón de la precariedad de lo traido él no encuentra nada mejor que decir que 'no trajo una bebida más grande porque le estaban cobrando mil quinientos pesos por una Coca de litro y medio'. Ok, es caro para una bebida de 1,5 lt., pero considerando las circunstancias y, sobre todo, considerando que nosotros le habíamos pasado 2/3 del valor total de la famosa bebida, fue una sorpresa desagradable a cagar, demás está decir que extrañeza me causó ver que no tenía los 500 pesos para la bebida, pero sí los tuvo para un paquete de Doritos. Ahí fue cuando la noche se me fue a la mierda, no podía creer tal nivel de patudez, me parecía fuera de toda buena costumbre, o sea, si prácticamente vas de paracaidista a una casa (paracaidista= persona que llega sin ser invitada), por lo menos, insisto en el POR LO MENOS, aportas con algo. Parece que para él la cosa no era tan así y daba por sentado que nosotros teníamos que suministrar todo lo que él quisiera beber durante la noche. Claro está que cuando a los demás se nos acabó el trago, él todavía tenía un poco en su vaso, elemento que por supuesto no soltó hasta que se lo bebió por completo. Triste situación, tipo mal educado y con una actitud patética y penosa.

...Pero como todo lo anterior no bastaba, el sujeto, no contento con tomarse los tragos que nosotros habíamos comprado, no escatimó esfuerzos en criticar la música que a nosotros nos gusta y, desde luego, no tuvo ningún reparo en levantarse y cambiar la música las veces que le pareció necesario. Decir que este tipo es un DESUBICADO, es poco.

Cuando la paciencia finalmente se me acabó, llamé a la Mary a la cocina para que echáramos a los tipos porque la cosa ya era mucho. Cosa que finalmente se hizo, no sin dificultad -por supuesto- ya que no se iban a pesar de que las indirectas ya se habían convertido en directas, proceso el cual sólo se concretó cuando la Mary les pidió expresamente que se fueran y la Ale se paró al lado de la puerta abierta en una no tan sutil forma de invitarlos a salir.

Después de todo esto estaba tan emputecido que no podía simbolizar, tiré mierda todo lo que pude, me desahogué y finalmente pude disfrutar de lo poco de noche que quedaba, donde la Mary, desplegando sus dotes de excelente anfitriona -como siempre lo ha sido-, nos hizo unos "qué sé yo's" para comer, mientras yo seguía bebiendo de unas "reservas alcohólicas" que mi querida amiga guarda para casos de emergencia, en un intento por pasar el trago amargo del mal rato.

Pero, queridos lectores, eso no es lo peor de todo. Una vez que logré tomar la micro que me llevaría a casa se sentó a mi lado (en el asiento del fondo, continuo a la ventana) un tipo de una edad relativamente avanzada, digamos unos 60 y algo. Al segundo de sentarse comienza a realizar "tiernos coloquios" (como diría Freud) con su nariz. Metió cada uno de sus dedos, desde pulgar a meñique, en ambas fosas nasales, sacando extraños elementos que él no dudaba en convertir en una pequeña bolita y lanzar al viento. No siendo esto suficiente, para lo que probablemente sea su zona erógena, cuando salían ciertos elementos -que al parecer eran muy pegajosos para transformar en "bolita"- el sujeto no dudaba en pegarlos en la ventana, en un gesto intentaba -sin resultados- disimular mirando su reloj. Hizo esto varias veces, razón por la cual mi asco aumentó a niveles casi insostenibles, pero que logré contener a través de respiraciones profundas. Cuando el sujeto finalmente se bajó, mi inquietud ocular hizo girar mi mirada hacia la ventana, en un gesto que no pude contener... cuando mis ojos apuntaron directamente en dirección a la ventana me llevé una sorpresa que no pudo más que hacerme sentir náuseas. El vidrio estaba repleto de rastros pegajosos, algunos de blanco color, otros terminaban en algo que parecía ser una costra dura y verdosa, y otros eran simples rastros que podríamos denominar "grumosos" de un color inespecífico que tendía a ser algo transparente. Las náuseas fueron casi incontenibles, hasta un mareo hizo su asomo, efectos que pude contener, con cierta dificultad, pero lo pude hacer.

En resumen, fue una noche medio rancia, aunque siempre queda lo agradable de compartir con la queridísima Comunidad, gente tan grata que hace que hasta momentos como los anoche pasen a ser una anécdota para ser descrita y quedar registrada en los archivos de este blog, el que casi ha pasado a ser una bitácora de nuestras alegrías y penurias.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Un Día Ansiógeno

Hoy no fui a la U. Desperté temprano, pero con una tortícolis que no me dejaba mover la cabeza, así que decidí quedarme para reparar mi atormentado cuello. Al parecer no fue una muy buena decisión esa de quedarme en mi cama luchando con mi tortícolis.

Me desperté como a las 7 am (porque supuestamente iba a ir a la U), pero como no lo hice dejé la tele prendida y seguí tratando de acomodarme en la cama para no seguir acalambrando mis músculos y poder dormir, cosa que finalmente conseguí. Entre sueños escuchaba una voz que decía que las inscripciones para el concierto de Madonna habían empezado, frase que inmediatamente me hizo abrir un ojo y tratar de entender mejor la cuestión, ya eran las 12:30 pm. Seguían hablando de eso, así que me senté en la cama, saqué el notebook y me puse a averiguar si la noticia era real. Efectivamente lo era, así que me tiré de cabeza a hacer los pasos necesarios para concretar la famosilla inscripción. En eso estaba cuando en la ficha de inscripción me dice "Ingrese número de tarjeta" -¿Tarjeta?, qué tarjeta?, ¿mi tarjeta del banco?, ¿sirve mi banco?... ¿no era por Entel que se podía hacer?-, en mi cabeza daban vueltas esas frases en un inútil intento de encontrar una respuesta. Saqué mis tarjetas, las probé todas, no servía ninguna... Mierda. Llamé a la empresa para preguntar qué puta tarjeta querían y la respuesta no me agradó, tenía que ser una tarjeta de crédito del Banco Chile -"carajo mierda", coroné con esa elegante frase mi frustración-.

Recorría mentalmente las caras de las personas que conocía, que podían tener cuenta en ese banco y que me podían atender a esa hora y prestar aquel favor, cosa difícil porque nadie presta su número de tarjeta de crédito así como así. "La Ale!!!, la Ale tiene cuenta en el Chile..." mi mente me mostraba la luz al final del túnel. Llamé inmediatamente a la Ale, con suerte que era justo la hora en que la clase de la mañana terminaba.

-Yo: Aló, Ale?
-Ale: Hoola Gordito
(me dice gordito =$)
-Yo: Oye, te tengo que pedir un favor, ¿me prestai tu tarjeta de crédito?.

Cara de raja, la lancé no más, menos mal que me dijo que sí. En eso se conecta la Mary y le cuento todo el enredo que estaba haciendo para conseguir la reserva de las entradas. Mientras le contestaba a la Mary, seguía al teléfono con la Ale y seguía haciendo el trámite, estaba absolutamente disociado, pero por lo menos funcionó con su tarjeta, reservé las entradas y todo bien hasta que la tranquilidad se vió interrumpida al final del proceso cuando veo que en la pantalla aparece "¿desea autorizar los cargos a la tarjeta ingresada?" -¡¡¡mierda de nuevoooo!!!-.

-Yo: Ale, oye, sabís que esta wea me dice que si autorizo el cargo a tu tarjeta, ¿tienes cupo? -la lancé de nuevo cara de raja-
-Ale: (Silencio por varios segundos)... no sé, no tengo idea de mi cupo, déjame revisar. Te llamo en 5 minutos.


A esas alturas me mordía las uñas, esperaba con impaciencia mientras la Mary por MSN me preguntaba qué estaba pasando y por qué me demoraba tanto en contestarle. Suena el teléfono, la Ale, me decía que todo bien con el cupo, así que no había problemas. Seguía haciendo lo que me pedía la página, mientras revisaba y revisaba las cifras, las entradas y esperaba que todo resultara bien. Estaba en eso cuando suena mi celular, el secretario académico de la U para coordinar horarios de las ayudantías que tengo que hacer este semestre -"Aaaahhhhhggg!!!!!!!, ¿Hay alguien más inoportuno que tú?", le gritaba en mi cabeza al pobre- y no me quedó más que hablar con él. Tenía a la Ale en un teléfono, a la Mary en MSN y al Secretario Académico en el celular, todo esto mientras trataba de completar el proceso de las entradas... fue una experiencia completamente esquizoide, no sé cómo lo hice, pero entre que coordinaba una y otra cosa, entendí todo a medias, ahora lo único que sé es que hice la reserva (no tengo tan claro qué resultará de eso), no recuerdo bien qué horarios me dijo el tipo de la U, tengo alguna idea, pero certeza no, la Ale quedó media angustiada con lo de las entradas (y le encuentro razón, porque no es una cantidad despreciable de dinero) y la Mary apestada por los horarios de la ayudantía que vamos a tener que hacer porque la vamos a tener que hacer por separado... en resumen, una masa de angustia para los tres.

Cuando me deshice del tipo de la U y puse en espera a la Mary en MSN, la Ale me empieza a contar algunas novedades del día... terroríficas novedades diría yo, porque me contó que tengo que hacer la construcción de un caso en base a una película que tiene que tener mínimo cinco páginas... o sea, ¿de una película?... pffff. Más encima la profe dijo que era una película difícil de conseguir, una película francesa de la que poco menos existe una copia en Viña y que, básicamente, es la que tiene ella (gracias por el ánimo). Aparte de eso, las famosas ayudantías que hago empiezan la próxima semana y por supuesto que no he preparado las clases (¡¡bien Seba!!) y, lo peor de todo, ya empezó un electivo de magíster que tengo los viernes a la hora del ajo, electivo al cual claramente no he ido... es que siempre me entero de las cosas cuando ya empezaron, es tan típico de mi... la cosa es que salgo los viernes como a las 20:30 de la U (nada, nada agradable).

Me produce ansiedad tanta cuestión, sobre todo esto de no saber que va a pasar con el famoso alboroto de las entradas, me angustia no tener el control de la situación... tan obsesivo que salí, pero no lo puedo evitar, así que ahora estoy fumando como puta presa tratando de bajar la ansiedad, es que ya tú sae' cuando las defensas dejan de ser efectivas vienen las adicciones como forma de defensa alternativa... en eso estoy, echando mano a mis defensas alternativas.

Ansiedad, ansiedad, vil enemiga.

lunes, 25 de agosto de 2008

La Cosa es Destruir a Alguien

Me molesta la parada intelectualoide, esa que intenta demostrarle al mundo algo así como un "no estoy ni ahí con el mercado, yo soy alternativo, no me vendo". Lamentablemente tengo una relación amor-odio con uno de esos indies/intelectualoides/alternativoides y ese es Villouta. Resulta que le tengo aprecio por ser un tipo que conocí, fui colaborador del extinto programa "El Interruptor", un breve, pero enriquecedor período de tiempo, programa al cual postulé por ser uno de mis favoritos por su aguda crítica social y el tipo de humor que caracterizaba a Villouta -y al programa- en esa época y además resulta ser primo de una de mis mejores amigas. Ahora lo encuentro un tipo un tanto -léase "bastante"- mediocre, que terminó haciendo lo que tanto criticó, vendiéndose a los medios que incansablemente destruyó mientras fue parte de aquel "selecto" (las comillas no son al azar) grupo de personas que conformaban un propuesta diferente que tomó forma en Via X, canal que transmitía su programa.

Dentro de las "grandes" temáticas que ocupan su ajetreada cabeza, son temas recurrentes la homosexualidad (como para todos los que somos maricones), el lugar que socialmente ocupa, el libre mercado, la propiedad privada, la religión, homofobia, entre tantos tópicos de similar origen. Pues dentro de su crítica/postura/rechazo/opinión, plantea que él está absolutamente en contra de toda institución que promueva la homofobia, estereotipe a los homosexuales o coarte libertades para los homosexuales, entiéndase por esto a la Iglesia (en casi todas sus versiones), los medios de comunicación ligados a la Iglesia (como Canal 13) y los medios de comunicación ligados a la derecha (como El Mercurio). En este sentido, y para reafirmar su "radical" postura, rompió todo tipo de relación con su otrora "amigui" Carola Urrejola, por el sólo hecho de aceptar un trabajo en el canal del angelito, así como no ha escatimado palabras de desprecio para todo medio de comunicación -nacional o internacional- que publique artículos relacionados con los temas que a él tanto le interesan, cosa que me parece bastante loable, pero creo que para hacer este tipo de berrinches hay que tener un poquito (aunque sea sólo un poquito) de integridad. Es cosa de recordar cuando durante una de las primeras temporadas del que ahora parece extinto programa "Vértigo", él fue uno de los fundadores de la opinología -oficio que agudamente criticó-, acto fundante que tuvo lugar nada más y nada menos que en Canal 13, medio de comunicación que con tanta fuerza criticó por la fuerte censura que impone al discurso homosexual y por su innegable relación con la Iglesia.

No siendo esta inconsistencia suficiente, luego de un largo periodo de ausencia televisiva, no encontró nada mejor que ingresar al panel de S.Q.P, programa de farándula, donde nuestro querido Villouta no hizo nada diferente a lo que supongo tantas veces le quitó el sueño, comentar sobre las superficialidades y los quehaceres de nuestro jet set criollo, lo que provocó -en los que en algún momento, el que tan lejano parece, fuimos sus seguidores- nada más que aumentar una confusión y decepción propia del que ve a una persona vender sus principios al libre mercado, tantas, tantas veces vilipendiado, porque cabe recordar que dicho programa de farándula es transmitido por Chilevisión, canal que es de propiedad de Don Sebastián Piñera, hombre de oscuros negocios, quien hizo fortuna gracias a la dictadura militar del gracias a Dios fallecido Augusto Pinochet.

Pues bien, luego de este pequeño -tal vez no tan pequeño- resumen, insisto en la molestia que me causa leer palabras del señor Villouta cuestionándose sobre la integridad, la identidad y la lucha por la liberación gay, siendo que él no ha hecho más que mostrar cómo la "lucha" contra el sistema es infructuosa y que, más temprano que tarde, no queda otra solución que venderse a un sistema que nos enmudece, nos censura y nos quita las libertades de las cuales somos dueños por el sólo hecho de ser.

Si se quiere hacer de la inconsecuencia una forma de vida, todo bien, es parte de las libertades que nos son propias, pero que aquellos que lo hacen no alcen la bandera de la lucha y la libertad, porque no les sienta bien y menos que lo hagan llenándose la boca con frases como "los homosexuales tenemos que marcar presencia", porque si vamos a marcar ese tipo de presencia y vamos a dejar ese tipo de imagen, más vale seguir en el anonimato.

La Típica

Que estudie Psicología no significa que te estoy analizando...

....


....bueno, no siempre.

XD

domingo, 24 de agosto de 2008

Mi Guía

Que difícil se me hace a veces arriesgarme con una hipótesis sobre los pacientes, no porque no la tenga, si no porque se me hace complejo dejar un registro de aquellas hipótesis, sobre todo porque es un registro que quedará en la institución que tan amablemente me ha cobijado y apoyado. Es complejo ser primerizo en esto de tener "gente a tu cargo", porque más temprano que tarde, esas hipótesis, esos diagnósticos, son elementos reales que serán utilizados posteriormente para la continuidad del tratamiento o derivación a otro profesional de la salud, de ser esto necesario.

No me es sencillo el plantear tal o cual cosa sobre una persona que ha depositado tal nivel de confianza en mi, tal vez sea porque -como buen primerizo, insisto sobre aquello- me siento particularmente comprometido con ellos y, por lo tanto, con realizar un trabajo impecable. Es claro que esto también se combina con mis rasgos obsesivos, la necesidad de mantener el control y realizar un trabajo sin fallas, siendo algo que a veces demora la tarea, agradeciendo en todo caso que no me llegue a inmovilizar, como le pasa a otras personas. No es fácil plantear que tal o cual persona tiene o carece de esto o esto otro, porque es algo que en uno u otro nivel los afecta directamente, estás diciendo algo sobre esa persona, estás utilizando aquellas cosas que te cuenta, en lo que probablemente sea el mayor lazo de confianza que ellos pueden establecer, para determinar qué es lo que tienen, cuáles son sus características y forma de enfrentar el mundo, cosa que también ellos esperan y que indudablemente los ayudará, pero que de todas formas es una forma de utilizar una información confidencial para el quehacer propio y no puedo negar que por mi falta de experiencia eso se me ha hecho un tanto complejo, a pesar de que tengo claridad sobre el fin de todo este procedimiento, que no es más que el bienestar de quien ha pedido ayuda de una forma tan simple y tan sincera.

Tal vez mi error sea el sentirme comprometido en más de un nivel, me siento comprometido como "casi-profesional" de la salud, como estudiante y como persona a quien se le ha pedido ayuda. Probablemente sea mi dificultad de separar estos niveles lo que me ha complicado al momento de declarar algo concreto sobre quienes acudieron a mi y es porque también esto me involucra, pues el ser supervisado no sólo es una ayuda, también es una instancia de evaluación, evaluación que no involucra calificaciones, pero sí cierta capacidad de llevar a la práctica lo tantas veces aprendido y recitado. A pesar de esto, debo reconocer que son prejuicios míos, porque con lo que hemos hecho ha quedado claro que esa instancia de supervisión es una instancia de aprendizaje y desahogo, ya que tengo la suerte de que mi supervisora sea alguien con experiencia y paciencia, algo que pocas veces se encuentra, y que tiene claro que nuestras reuniones no sólo son para compartir sobre nuestros pacientes, sino que también para poder hablar de lo que ellos nos provocan, de nuestras dificultades y ella amable y apasionadamente nos guía, nos aclara el camino y nos permite comprender nuestros casos desde otra perspectiva, gracias a una distancia que ella nos muestra y que a veces a nosotros se nos hace difícil apreciar.

Siento que a veces escribo y describo mucho sobre mis recientes experiencias y dificultades en la clínica, pero creo que es un camino que tiene muchos matices y cada uno de ellos me sorprende y apasiona. Espero que se me diculpe si consideran que ando un poco monotemático, pero es propio del asombro del primerizo, del novato que necesita desahogar y relatar sus descubrimientos. Espero también, que aquellos que se dan el tiempo de leer lo encuentren tan apasionante como yo y tengo la esperanza de poder transmitir de forma simple aquello que me envuelve, asombra y ocupa mi cabeza la mayor parte del tiempo.

sábado, 23 de agosto de 2008

A Choice?

Encontré este video en el blog del Villouta, el que a veces tiene cosas bastante buenas. Me pareció interesante y digno de publicar porque independiente de que está hecho con bastante sentido del humor, expone varios hallazgos científicos en relación a la homosexualidad... you know, esto de estar atravesados transversalmente por la racionalidad científica alguna razón debe de tener.

Algunos datos concretos que salen ahí:

- En casos de gemelos, cuando uno es homosexual, existe una posibilidad del 70% de que el otro también lo sea, cosa que va más allá de lo que se le puede achacar al "azar".

- La homosexualidad es común en la naturaleza, por ejemplo en cebras, babuinos, ovejas, delfines, búfalos, patos, elefantes, gorilas, caballos, gatos, cerdos, leones, entre otros.

- Estudios demuestran que el hijo menor de una familia con muchos hijos hombres tiende a ser homosexual. Esto ocurre porque cuando una mujer está embarazada con un feto masculino, su cuerpo trata a este feto como un objeto extraño y tiende a producir anticuerpos contra él, entonces mientras más varones tenga, el cuerpo tiende a adaptar y feminizar el feto para evitar este ataque. Entonces mientras más hijos varones tenga una mujer, mayor es la probabilidad de tener hijos homosexuales.

- Los ministerios e instituciones que promueven el cambio de homosexualidad a heterosexualidad no cambian la sexualidad de la persona, sólo su conducta sexual provocando sentimientos de culpa y vergüenza. En otras palabras, cambian lo que las personas hacen, no lo que les gusta.

- La Asociación Médica Americana, La Asociación Psiquiátrica Americana, la Asociación Psicológica Americana, la Asociación Psicoanalítica Americana, la Academia Americana de Pediatría y la Asociación Americana de Trabajadores Sociales son algunas de las instituciones que plantean que la homosexualidad no debe ser tratada como un desorden mental y que se oponen a terapias de conversión o reparación, planteando que la sexualidad no es una opción y, por lo tanto, no se puede cambiar.

...Y claramente amé la caricatura de Freud, lo ridiculizan un poco, pero lo amo de todas formas.

viernes, 22 de agosto de 2008

Adiós Riñón

Por fin confirmadísima la visita de Madonna para el 10 de Diciembre, pero al parecer los precios serán astronómicos, así que voy a tener que despedirme de un riñón... sí, venderé uno para poder comprar la entrada, es que no pretendo ir a la "galucha" para estar con el flaiterio, sobre todo porque lo más probable es que sea flaiterío queer y, disculpando la expresión, pero los maricones flaites son aún más flaites que los straight, no tengo tan claro por qué. Tal vez sea porque el "maricón" que es roto combina las libertades que siente le son propias por su condición socio-cultural (porque no necesariamente tiene que ver con una situación económica) con los rasgos de loka (con K) perdida, que necesita demostrarle al mundo que para él ser gay es andar con poleras apretadas (rosadas de preferencia), jeans gastados y harto bling-bling de fantasía, todo acompañado por un tono de voz que agudo, el cual hace aún más pronunciadas las "Sh" que se le escapan por lo que tal vez sea una malformación del paladar, de los dientes o simple costumbre... mala costumbre.

Como sea, lo central es que la cosa está confirmada y hay que estar dispuesto a gastar un poco más de lo que se suponía, porque al parecer las entradas llegarán a los $200.000, todo sea por el concierto, sobre todo porque lo más probable es que no se repita.

¿Alguien interesado en un riñón?... sólo tiene 24 años de uso, sin antecedentes patológicos. Si le interesa me deja un comentario.

Come on Mother Fuckers!

;)

miércoles, 20 de agosto de 2008

Ellen + Portia = (L)

Como saben Ellen DeGeneres es una de mis favoritas de todo los tiempos y, por esa misma razón, me uno en su felicidad, ya que se casó con la actriz Portia de Rossi, otra de mis favoritas, conocida -por lo menos por mi- por sus papeles en "Ally McBeal", "Arrested Development" y algunos de "Nip/Tuck". Y nada pues, mis felicitaciones absolutas a la pareja que se casó en California (ya que ese estado permite las uniones homosexuales, feliz por eso también) este sábado, en una pequeña ceremonia en la casa que ambas comparten en Beverly Hills.

¿Alguna vez se verá algo por el estilo en Chile?... lamentablemente lo dudo.

martes, 19 de agosto de 2008

Una Demanda de Amor

Pensando sobre la histeria y su constante demanda de amor y reconocimiento es que me vi reflexionando nuevamente sobre el ejercicio de la psicología clínica.

Tengo un caso de histeria clásico, casi de libro, cosa que me hace muy ameno el revisar bibliografía sobre el tema, sobre todo por la agradable coincidencia que en un ramo estamos revisando algunos casos Freudianos clásicos, como Dora y Elisabeth.

Reflexionaba sobre mi paciente y sobre cómo abordaría algunos aspectos, pues no es fácil tocar ciertos temas con los pacientes de este tipo, y de pensamiento en pensamiento llegué a pensar en lo que significa el llegar a consultar, lo que puede significar para el paciente, como acto y como proceso.

El querer participar de un proceso terapéutico es algo que indudablemente involucra muchos niveles, sobre todo emocionales, pues además de tener una motivación específica y particular -la que se manifiesta como motivo de consulta-, también existen otras cosas que pueden escapar a la conciencia o, si se prefiere, a la voluntad. Y es que toda consulta terapéutica es una demanda de amor encubierta, un llamado de atención, una petición que no sólo existe de acuerdo a la necesidad patente, si no que también existe en un estrato más profundo, es un llamado al terapeuta, un "escúchame, entiéndeme, ayúdame" que creo -como he dicho en otras oportunidades- no sólo hay que atender desde una posición terapéutica que se podría llamar "clásica". Creo que hay momentos en los que los pacientes necesitan un apoyo concreto, "especular" si lo hablamos Lacanianamente, porque me parece que también la contención es un pilar terapéutico que, más allá de la perspectiva teórica que se adopte, no nos puede ser indiferentes.

Este es un gran tema, por lo menos para mi en estos momentos, ya que desde la perspectiva teórica que estudio y practico -a veces con dificultades- este rol del terapeuta es un arma de doble filo, porque la capacidad de remover y movilizar aquello que el paciente reprime (retiene, oculta, guarda o como se prefiera), está dada por una posición que es la opuesta a la de un sujeto que contiene y sostiene (usando términos teóricos prestados), ya que existe la posibilidad de estancarnos en lo especular, es decir, en una relación de "pedir y responder", donde el paciente pide y el terapeuta da, la cual impide el avance y establece una relación Sujeto - Sujeto que no es la que clínicamente podría lograr avances significativos en un sentido psicoanalítico lacaniano.

Es en este sentido que me parece sumamente interesante entender la terapia como una petición por parte del paciente, debido a que pienso que el quehacer de uno está innegablemente dado por el del otro, pero no siendo ésta una petición cualquiera, sino que una petición y una demanda de amor que se hace real en la escucha, pero que a los que somos psicoterapeutas psicoanalíticos en formación, se nos puede hacer en más de alguna ocasión difícil, sobre todo por la necesidad de mantener este pedido a una distancia necesaria y prudente, la cual permite -desde esta mirada teórica- una ayuda real.

Que complejo es llevar a la práctica aquella frase de "restar al individuo del terapeuta", cosa a veces tan necesaria, es que es difícil comprender en la práctica cómo podemos ayudar sin establecer una relación de contención permanente. Es entendible que si caemos en el juego constante de la demanda, adoptaremos una relación "ortopédica"con el paciente, como una prótesis que ayuda al otro a caminar, estableciéndose así una relación de necesidad que cerraría toda posibilidad de evolución en la clínica.

¿Cómo responder a la demanda?, ese es el punto que tenemos que dilucidar, resolver qué "estrategias" podemos adoptar para realizar una práctica que beneficie a quien nos pide ayuda, así como también permita -a veces muy a pesar del paciente- una relación en un sentido otro, que a ratos incluso puede parecer violento para aquel que piense en la clínica como un constante dar y contener, pero que, para algunos, nos parece la forma de resolver, comprender y apreciar esta simple y bella demanda de amor.

Quiero weas, ¿y qué?

Yaaaaaaaaaa, va a subir el agua y la luz again?... pfff, córtala poh!.

En shock!, en S-H-O-C-K-!.

Quiero cosas...

Quiero que me suban el sueldo,
Quiero que me den un subsidio,
Quiero que baje el pan,
Quiero que se acaben las Olimpíadas (¿para que cresta fueron tantos cabeza de músculo si el único "útil" es González?),
Quiero comer pie de limón,
Quiero estar de vacaciones,
Quiero un auto,
Quiero ir de vacaciones a Buenos Aires again,
Quiero que venga la Wenche,
Quiero saber qué mierda es de la vida de Marita (ta' mare' que anda desaparecida esa mujer),
Quiero pagar mis deudas,
Quiero que dejen de subir las weas,
Quiero dormir.

(8)El costo de la vida sube otra vez, el peso que baja ya ni se ve!(8)

Largos Días

Han sido días largos y de trabajo lento, pero seguro. Las reorganizaciones han sido difíciles de coordinar y cada día cuesta más poder planear las cosas que se vienen. Estoy en plenos preparativos para la partida y organización de las ayudantías.

Hoy no fue la excepción a estos tensos y largos momentos, y después de tantas horas de un incesante ir y venir, sólo queda poner algo de buena música para preparar el dormir.

Morfeo allá voy.

sábado, 16 de agosto de 2008

Tarde de Café y Análisis

La comunidad se reuniría en la noche, razón por la cual con la Mary decidimos terminar nuestros reiteradamente postergados deberes. Nos juntamos en la universidad, como en algún momento ella se me perdió de vista, no se le ocurrió nada mejor que empezar a hacerme señas desde lejos, lo que provocó una torcida de tobillo de aquellas. Entre risas por lo ridículo de su torcida de tobillo, el dolor y el deber, decidimos irnos a su casa para almorzar y después de eso por fin terminar la tarea encomendada por la que ahora es la jefecita de ambos.

El almuerzo fue "contundente", así que no nos sentíamos en condiciones de comenzar inmediatamente después de comer, así que después del café y conversar un rato empezaríamos. Con los elementos necesarios para hacernos el café nos dimos cuenta que a ambos nos gusta batir el azúcar con el café antes de poner el agua. No sé si fue a modo de seguir postergando el deber, pero batimos incesantemente aquella mezcla, resultando algo con una textura parecida al helado. Una vez completado el proceso quedó un café que no puedo denominar de otra forma más que "exquisito". Por el excesivo batido quedó una capa de espuma bastante espesa, y como había crema, me aventuré a echarle un poco y en un desborde de creatividad empecé a hacer figuras. La aceptación de esta improvisada idea fue la mejor, así que los dos empezamos a hacerlo entre risas descontroladas... probablemente una defensa maníaca ante la que seguía siendo una postergada responsabilidad -y que pasaba a ser una irresponsabilidad-, pero lo hacíamos y no podíamos parar.

Mientras nos tomábamos este casi experimento alguno de los dos -no recuerdo quien- dice:

- Ohhhhhhhh, ¿y qué pasaría si le ralláramos chocolate encima?
- Uhhh, siii... ¿vamos a comprar chocolate?

Fuimos a comprar chocolate e hicimos lo anunciado. Quedó espectacular, sobre todo porque después se nos ocurrió mojar el chocolate en el café, quedando algo entre cremoso y sólido que se mezclaba con el sabor del café y la crema.

Después de este desborde alimenticio-goloso, nos tiraríamos de cabeza a cumplir nuestra misión... o por lo menos eso creíamos. Desde luego no fue así y nos tiramos en el sillón (nos tiramos literalmente, no nos sentamos, si no que nos acostamos en él) y empezamos a conversar sobre cualquier cosa. Lo mejor de la posición en la que estábamos es que no nos veíamos mientras hablábamos, lo que en nuestro casi delirio -probablemente debido a la gran cantidad de glucosa en nuestra sangre- se asemejaba a una situación de análisis (psicoanálisis). Empezamos a hablar de lo primero que se nos venía a la mente y terminamos en una pseudo-conversación a ratos bastante incoherente y superficial, pero que indudablemente fue lo mejor del día. Fumábamos, conversábamos y a estas alturas la responsabilidad era un recuerdo borroso que sólo aparecía en la conciencia con un "puta la wea, somos lo peooorrr" y una risa de complicidad que borraba de inmediato cualquier protesta del Pepe Grillo (que en ese momento probablemente estaba en coma diabético).

Ahora la idea es que estas tardes de café y análisis se repitan, ya quedaron ancladas en nuestra memoria y el grato recuerdo nos hará revivir la situación en otro momento, donde probablemente también estemos evadiendo alguna responsabilidad.

jueves, 14 de agosto de 2008

Acolchadito entre Nubes

Hace unas semanas que la comunidad no ha podido entrar en sesión, así que se prepara con entusiasmo la de mañana, aprovechando el viernes feriado y el que la agenda nos da un breve respiro después del primer apretón fuerte de esta semana... y es que las reorganizaciones de horarios y las coordinaciones correspondientes con todos los personajes involucrados en el quehacer universitario no han sido resueltas con la diligencia esperada, pero la comunidad con sus artimañas busca y rebusca las oportunidades donde puedan ser convocados todos sus miembros al goce propio de las aventuras nocturnas que la caracterizan.

La última vez que la plenitud fue la característica principal de una de estas reuniones, se dió hace ya un buen tiempo y, recordando con nostalgia aquel momento, me permito -con la más sincera esperanza y la correspondiente ansiedad de un pronto reencuentro- relatar la última reunión de este grupo de amigos del cual tan orgullosamente soy miembro.

Érase un viernes, cuya posición en el calendario no viene a mi cansada cabeza, cuando la varias veces mencionada comunidad tuvo la dicha de compartir tanto lo lícito como lo ilícito. Aprovechando un breve e inestable bienestar financiero -cosa que cada vez es menos frecuente- decidimos que los brebajes de aquella velada deberían ser variados, tanto en cantidad como en naturaleza. Así las cosas, emprendimos con la queridísima Mary, la nunca despreciable tarea de elegir cuáles serían las sustancias que nuestro hígado debería ser capaz de procesar. Debido a que tanto ella como yo tenemos serias dificultades para tomar decisiones de este estilo, el proceso de elección nos tomó bastante más tiempo de los presupuestado. Entre la indecisión propia del que todo lo quiere y el calcular y recalcular las cifras para no pasar un bochorno frente a la cajera -pues si bien existía cierta capacidad monetaria, ésta no era de proporciones millonarias- debe haber pasado alrededor de media hora. Finalmente decidimos experimentar, un martini rosé, dos pisco sour "frutos del bosque" (que denominación más exótica) y un vino sour fueron las elecciones.

Si se me permite la sinceridad, la elección no fue del todo acertada, es que tanta combinación causó estragos, pero a pesar de la extraña sensación provocada por dichos destilados, nuestra borrachera fue del tipo "acolchadito entre nubes"... si es que es posible que alguien -además de los involucrados- entienda dicha frase. Es por este particular efecto, más parecido al que cierta sustancia de apellido sativa es capaz de producir, que cantamos y sentimos cada canción de una forma particular, ojos cerrados cantábamos y movíamos lo que podíamos de nuestros cuerpos a un ritmo que sólo cada uno dentro de su cabeza conocía.
A una hora difícil de determinar y con alguna canción que en este momento no puedo recordar, nuestras piernas se empezaron a mover -síntoma que a esas alturas poca contención de nuestra parte podía tener-, así el baile adornó la ya no tan nocturna velada, la que pocos momentos, minutos u horas después (se me disculpará la imprecisión, pero los recuerdos se vuelven borrosos) terminaría.

Espero ansioso ser parte de lo que mañana ocurrirá.


domingo, 10 de agosto de 2008

El Placer de Leer a Freud

Mr. Freud, vuelvo a usted... que responsabilidad tan placentera.

Su capacidad de mostrar de forma didáctica su teoría es lo que me motiva, es que plantear cosas tan revolucionarias en tiempos de tal constricción cultural y social no tiene que haber sido fácil... sé que no lo fue, es por eso que me motivan tanto sus escritos. Creo que, además de poseer una capacidad de relato maravillosa, es capaz de incluir al lector en el proceso mismo de descubrimiento de aquello que con la llegada del nuevo siglo llamaría Psicoanálisis. Me siento privilegiado de tener acceso a sus escritos, los siento un llamado al quehacer analítico, una fuente de inspiración y motivación, pues, aún dadas todas las condiciones en vuestra contra, usted supo cómo sacar adelante tal práctica y fundar desde allí tan maravillosa teoría sobre el quehacer y el funcionar del psiquismo.

Que placer es también saber que seguidores suyos tuvieron la osadía, el privilegio y la acertividad de continuar vuestro quehacer... aunque quizás "continuar" no sería el concepto adecuado, tal vez "profundizar" y "releer" sea más correcto, es que usted sabe que Lacan no me perdonaría si utilizara un significante incorrecto... plantear el objeto de estudio del psicoanálisis como el fundamento mismo del psiquismo y, por tanto, del humano como sujeto escindido tampoco fue fácil... pero volvamos a usted, que es lo que me interesa.

Como verá doctor Freud, soy un gran entusiasta de su obra, sobre todo porque al revisarla quien lee puede ser testigo de la evolución que tan magna obra sufrió a lo largo de tantos años de estudio, aplicación y desarrollo teórico. Esa es una de las cosas que me asombra, el poder llevar a la teória algo que usted comenzó en la práctica, sin duda es una dificil misión, pero me agrada decirle que lo hizo de forma sobresaliente... no, no, no se equivoque, no pretendo adular, pues no es el cometido de esta carta que usted nunca recibirá, sólo quiero plasmar mi entusiasmo y agradecimiento por sus escritos. Y es que también entiendo que hay muchas personas que lo critican... ¡¡y qué críticas que recibe!!, pero no haga caso de aquellas palabras que apuntan a su teoría y práctica sin siquiera conocerla, pues al psicoanálisis se le quiere cuando se le conoce y, de no ser así, por lo menos el crítico debe hacerlo desde la posición de saber. Algunos llamarían a esta crítica "resistencia", pero yo no soy tan radical, creo que usted me apoyaría en eso, sólo creo que el temor a lo desconocido y a lo complejo que resulta entender a cabalidad su obra es lo que mueve tales críticas, algunas tan destructivas que más vale no mencionarlas.

Me retiro pues doctor Freud, es que quiero continuar con la aventura que la lectura de sus letras significa para quien le escribe estas pocas palabras. Espero que signifiquen algo para usted, a pesar de que probablemente no se entere de la existencia de mis palabras.

Me retiro diciéndole que es un placer y un privilegio ser seguidor de sus escritos, su obra y el quehacer clínico que fundaron... volver al fundamento, eso es lo que haré.

viernes, 8 de agosto de 2008

I'm a 90's Bitch

Como he dicho en otras ocasiones, no soy muy abierto en cuanto a música, me gusta lo que me gusta y punto, tal vez por eso pueda considerarse que "me quedé pegado" con cierto tipo de música, pero that's the fuckin' way i am. Soy completamente noventero, me gusta la música, la onda, los recuerdos, las incontables juergas que disfruté -y sigo disfrutando- con aquellas tonadas poperas, bailables y, por que no decirlo, maricueks!. Soy bien maricueks, me gusta el pop, gozo con Britney, Madonna, Ace of Base, Spice Girls y cuanto grupo amariconado hay o había y que puedo recordar a través de los encontrados cassettes de infancia y principios de la adolescencia. Ahora, gracias al queridísimo Youtube, puedo revivir cada vez que quiera aquellas canciones y videos sin tener que buscar un lápiz bic para retroceder el cassette o esperar a que el video llegue al principio.

Como tengo la suerte de que mi "amaneramiento musical" es compartido con la Comunidad, nuestras juergas siempre tienen ese "color" noventero que tan agradable se nos hace. Así las cosas, la Mary tuvo la suerte de tener mucho tiempo el Classic Project 2 (90's Party) en sus manos... un completo orgasmo para nosotros.

Para compartir el placer provocado por dicha compilación de videos, lo dejo para el disfrute de aquellos con los que comparto el gusto amariconado por el pop de los 90's.

"The Classic Project vol. 2 (90's Party)"

Parte 1:


Parte 2:


Parte 3:


Parte 4:


Parte 5:


Parte 6:


Parte 7:


Espero que haya recordado y disfrutado tanto de la música como de sus recuerdos.

Este es un blog noventero y maricueeeks ;)

Que Tiempos

Tiempos aquellos en los que esta canción me hacía cantar, tal como ahora, hasta que la garganta se me secaba.

Que buen re-descubrimiento... eso es lo bueno de tener vacaciones y tiempo para recorrer carpetas perdidas en el computador. Ahora, con las responsabilidades a cuestas, por lo menos queda el goce de lo encontrado.

Just tell me what you've got to say to me
I've been waiting for so long to hear the truth
It comes as no surprise at all you see
So cut the crap and tell me that we're through

Now I know your heart, I know your mind
You don't even know you're bein' unkind
So much for all your highbrow Marxist ways
Just use me up and then you walk away
Boy, you can't play me that way

Well I guess what you say is true
I could never be the right kind of girl for you

I could never be your woman
I could never be your woman
I could never be your woman
I could never be your woman

When I saw my best friend yesterday
She said she never liked you from the start
Well me, I wish that I could claim the same
But you always knew you held my heart

And you're such a charming, handsome man
Now I think I finally understand
Is it in your genes, I don't know
But I'll soon find out, that's for sure
Why did you play me this way

Well I guess what you say is true
I could never be the right kind of girl for you

I could never be your woman
I could never be your woman
I could never be your woman
I could never be your woman

Well I guess what they say is true
I could never spend my life with a man like you

I could never be your woman
I could never be your woman
I could never be your woman
I could never be your woman

martes, 5 de agosto de 2008

A Solas

Fue a finales de Mayo, sí, tiene que haber sido como en esa fecha, porque hacía frío, pero no demasiado, no era como Julio, que mes tan frío era ese. Mayo, sí, definitivamente Mayo...

*"Fue a principios de Julio, imbécil"*

Había interrumpido una voz de mujer con un tono que parecía un tanto agresivo, Javier se dió vuelta, pero no vió a nadie... raro, bueno, él siempre fue algo raro. "Excéntrico"-se corrigió- prefería que usaran esa palabra, aunque él pensaba que no hacía nada fuera de lo común y corriente. Siguió caminando mientras miraba el suelo, le gustaba contar las líneas del suelo mientras se perdía en sus pensamientos. Creía que habían pasado años desde que había hecho las cosas de otra forma, es que simplemente disfrutaba de pensar, "es el mejor ejercicio" acostumbraba decir en voz alta antes de empezar a caminar mirando las líneas que dividían en bloques las calles por las que pasaba cada vez que iba al hospital... separado, dividido, escindido, que gran concepto era ese... "dividir para conquistar", sí, sí... así tenía que ser.

El "hospital", que misterioso suena eso, pero me da cierto aire de intelectual, como de profesional joven, porque nadie sabe a lo que voy, o sea, creo... ¿sabrán a lo que voy?, ¿sabrán que voy al hospital cada semana?. No creo -se contestó casi de inmediato- cuando estuve lejos nadie me extrañó, nadie preguntó por mi, la contestadora no tenía mensajes, el celular tampoco... ni siquiera sé por qué tengo celular, nadie me llama.

*"Es que hay que ir con los tiempos"* -dijo una voz de hombre que Javier sintió tan cerca de su cuerpo que un escalofrío le recorrió la espalda-.

Giró la cabeza instintivamente y vió a un hombre alto con algo de barba, chaqueta de gamuza, jeans y un sombrero vaquero, conjunto que lo hacía parecer una mala copia del hombre de las antiguas propagandas de Marlboro, le sonrió amablemente, sonrisa que el sujeto de sombrero devolvió con un dejo de asombro en sus ojos. Javier siguió caminando pensando en lo gracioso que se veía aquel hombre... tal vez sea un empresario excéntrico... "excéntrico", así como yo. Siguió caminando y cuando contó la línea número 77 se detuvo bruscamente. "No estaba hablando", ¿cómo?, no estaba hablando, estaba pensando, yo pienso, no hablo -curiosamente había dicho esto en voz alta-, ¿cómo entonces?. No encontró respuesta.

Mientras caminaba trataba de explicarse de alguna forma lo que había sucedido. Continuó contando las líneas... que forma más agradable de alejarse del mundo era esa, sentía que podía pensar todo lo que quisiera, en las formas que quisiera y las veces que quisiera... era una libertad paradójica, mientras más libre se sentía, era cuando más sólo se encontraba.

*"Solo jamás, quince rosarios, eso es lo que necesitas"* -lo interrumpieron-
*"sólo jamás, solo jamás, solo jamás"*, repetía una y otra vez esa misma voz que hace un rato lo había insultado.

*"Cállate"-otra voz hacía callar a la mujer- "no ves que nos asustas"*

Una discusión comenzó en lo que Javier sentía eran sus entrañas. Sus oídos, su garganta, sus ojos, todo se veía inundado por una voz que parecía venir desde una profundidad que se perdía en sí misma, pero que llenaba todo el espacio que él sentía le pertenecía.

Siguió caminando tratando de dejar atrás a aquella confusa discusión que llenaba su cabeza, pero que a pesar de asustarle le fascinaba, se sentía embobado por todo lo que aquellas voces decían, no podía dejar de prestar atención a aquellos argumentos que tan ajenos le parecían, pero que al mismo tiempo entendía y parecía compartir, "es como escuchar la radio con audífonos" logró pensar entre tanto ruido.

"Como escuchar la radio con audífonos", se vió diciéndole a un hombre con bata blanca que lo miraba curioso desde detrás de unos cristales ópticos tan gruesos que hacían que sus ojos parecieran dos botones pequeños. Guardó silencio repentinamente.

-¿Dónde estoy? -dijo algo confuso- estaba en la calle y...

*"qué mierdas que preguntas"* -dijo la mujer en su cabeza-

-Estás en el hospital, ¿lo recuerdas? -hablaba en tono solemne el hombre de la bata-
-No creo estar seguro de...
-¿En qué año estamos Manuel?

*"¿Manuel?, ¿y quién es Manuel?"* -preguntaba un hombre que hablaba en vez de la mujer-

-¿A quién le habla?
-A ti Manuel, ¿ves a alguien más en esta habitación?

*"¡¿Que si vemos a alguien?!, por lo menos nosotros lo veríamos, no como tú topo hijo de puta"* -la mujer gritaba dentro de su cabeza-

-¡Cállate! -dijo en un intento por silenciar a la mujer-.
-¿Manuel?...
-Doctor, no creo entender lo que...

Despertó de un salto, con la respiración agitada y la frente empapada de sudor. Ya era de día, tendría que levantarse, pues tenía la certeza de que era Martes, el día en que tenía que ir al hospital. Se sentó en la cama y buscó a tientas el paquete de cigarros en su mesita de noche, "hay que empezar el día con nicotina, de otra forma no se puede", pensaba mientras lo hacía. El paquete de cigarros no estaba. Sintió ruidos abajo, en la cocina.

-Pablo, el desayuno, apúrate que vamos a llegar tarde a misa -había dado el aviso una mujer desde abajo.

¿Pablo?, ¿desayuno?, ¿misa?. Era claro que algo extraño pasaba, Javier no sabía qué sucedía. "¿Estaré soñando todavía?". Se asomó cautelosamente y se apoyó en la baranda de la escalera. Bajaba lentamente, la curiosidad era más fuerte que cualquier cosa *"La curiosidad mató al gato"* -la voz de un niño le advirtió-. Ignorando la voz Javier bajó, entró en la cocina donde encontró a una mujer algo regordeta con un plato en la mano y la Biblia en la otra. Al ver a Javier la mujer abrió tanto los ojos que quedaron tan blancos como el plato que recién había dejado caer y que estaba hecho trizas en el suelo. La mujer se avalanzó sobre él gritándole cosas que los golpes que le daba con la Biblia sobre la cabeza no lo dejaron entender. *"Estoy en Julio, esto es Julio, esto es Julio, este soy yo, este soy yo"* -decía el niño en su cabeza-, *"Este no eres tú, yo soy tú, tú eres nada"* -gritaba con desesperación un hombre de voz ronca silenciando la voz del niño-, "*Un rosario, así pasará, un rosario y un baño de agua fría, así se saca al diablo del cuerpo"*, la mujer de su cabeza gritaba tan fuerte que sentía que la cabeza le iba a explotar.

*Yo soy tú*
*No, yo soy*
*Ustedes son*
*Nosotros somos, tú dejaste de estar el día en que aparecimos*

*Te ayudaremos, te ayudaremos, nosotros siempre te hemos cuidado*

*Nosotros somos, tú dejaste de ser el día en que aparecimos, es por tu bien*

***

El hombre de la bata blanca estaba parado al costado derecho de la cama y, mientras cambiaba el suero del paciente de la 503, le comentaba a la enfermera que ese paciente -"Javier", como él se hacía llamar cuando aún podía comunicarse- era el primer caso de esquizofrenia catatónica que trataba.

-Pobrecito, ¿qué pensará? -dijo apenada y curiosa la enfermera.
-Ni idea, probablemente nada- contestó el hombre de la bata blanca.

"Fue a finales de Mayo, sí, tiene que haber sido como en esa fecha, porque hacía frío, pero no demasiado, no era como Julio, que mes tan frío era ese...", se volvía a repetir en la cabeza de Javier mientras afuera, en una realidad que ya no era la suya, el hombre de la bata blanca y la enfermera lo dejaban en la soledad compartida de su mundo de voces.

lunes, 4 de agosto de 2008

domingo, 3 de agosto de 2008

¿Has visto el Pelo de Gloria Estefan Últimamente?

No, esto no tiene nada que ver con Gloria Estefan, es sólo una frase de Ellen DeGeneres que aparece en "The Beginning", otra de sus presentaciones y que acabo de ver.

¿Les ha pasado que alguien les habla tanto que simplemente se desconectan y empiezan a pensar cualquier cosa y cuando se dan cuenta que aquella persona guarda silencio no tienen la más mínima idea de qué ha estado hablando todo este rato?... Lo único que queda es decir cosas como: "mmm", "sí, toda la razón", "es que a veces pasa eso" o simplemente asentir con la cabeza. Lo peor es cuando esa persona te pregunta qué piensas y, como no sabes qué hacer, empiezas a divagar sobre algún tema al azar o preguntas algo como "¿has visto el pelo de Gloria Estefan últimamente?". Sobre eso habla Ellen y dado la cantidad de veces que me ha pasado, no puedo dejar de sentirme identificado (una vez más). O cuando esa misma persona divaga y tu cerebro grita "cállate, cállate, cállate, cállate"... aaagggghh, es tan desagradable y me pasa tan seguido. En momentos como esos mi única salida ha sido "bueno, vamos a lo que nos convoca" y cambio el tema radicalmente. Detesto a la gente que puede hablar horas no dándose cuenta que el silencio de su interlocutor no significa atención, si no que aburrimiento, desagrado o simplemente ausencia.

Pero que maravillosa capacidad es la de estar ausente, es casi como un mecanismo de defensa mental, una cosa instintiva, prácticamente de supervivencia... y en esa ausencia empiezas a pensar en lo que podrías estar haciendo si no tuvieras que estar escuchando ese discurso interminable... "mmm, tengo hambre, ¿qué podría comer?... empanada, sí, una empanada estaría bien... aunque.. no, mejor una ensalada, sí, rico, fresco... eso haré, me comeré una ensalada".

Que cosas pasan por la mente cuando estás ausente. Me pasaba tan seguido con J, es que ella era feliz mientras tuviera tiempo y espacio para hablar de sí misma... y yo se lo daba, pero de esas "conversaciones" lo único que recuerdo es que mi mente generalmente cantaba, de hecho creo que no recuerdo ninguna conversación con ella... curiosa situación, no lo había pensado detenidamente antes, simplemente me ponía en "piloto automático". Aún lo hago con ciertas personas, es que todo los hacemos, ¿no?... ¿o seré yo?.

El arte está en disimular la ausencia y no contestar con un "¿ah?".

viernes, 1 de agosto de 2008

Here and Now

Qué mejor manera que empezar Agosto con stand up Comedy del bueno, cosa que pocas veces se ve, y como la risa alimenta el alma, no está demás aprovechar las oportunidades que se nos dan de ver a buenos comediantes. En Chile tenemos a algunos que han intentado hacer stand up, pero, a mi juicio, no les sale bien, parece que estuvieran leyendo un guión mal hecho y terminan hablando como si tuvieran un palo enterrado en el trasero. Creo que este tipo de comedia tiene que parecer un monólogo improvisado, como un divagar, aunque claramente no lo sea... creo que la clave es que parezca espontáneo y no se vea como algo pauteado y ensayado mil veces, porque cuando es así, pucha que es triste, sobre todo cuando se intenta hacer un stand up interesante y sale como un monólogo robótico e intelectualoide. En fin, mejor hablemos de lo bueno.

Antes había dejado un pedazo de "Here and Now" de Ellen DeGeneres, pues ahora lo dejo completo para vuestro deleite. Es un poco antiguo, del 2003 -si no me equivoco-, pero cada vez que lo veo me parto de risa. Espero que se disfrute.

Parte 1:


Parte 2:


Parte 3:


Parte 4:


Parte 5:


Parte 6:


Parte 7:


Como se habrán dado cuenta, está en inglés, pero es bastante entendible.

Como buen procrastinador me siento absolutamente identificado con todo lo que dice, además que me ha pasado casi todo lo que ella relata, o sea, ¿quién no ha chocado con una vitrina?.

...incluso algunas atraviesan ventanales, ¿cierto Wenche?.

XD