jueves, 14 de agosto de 2008

Acolchadito entre Nubes

Hace unas semanas que la comunidad no ha podido entrar en sesión, así que se prepara con entusiasmo la de mañana, aprovechando el viernes feriado y el que la agenda nos da un breve respiro después del primer apretón fuerte de esta semana... y es que las reorganizaciones de horarios y las coordinaciones correspondientes con todos los personajes involucrados en el quehacer universitario no han sido resueltas con la diligencia esperada, pero la comunidad con sus artimañas busca y rebusca las oportunidades donde puedan ser convocados todos sus miembros al goce propio de las aventuras nocturnas que la caracterizan.

La última vez que la plenitud fue la característica principal de una de estas reuniones, se dió hace ya un buen tiempo y, recordando con nostalgia aquel momento, me permito -con la más sincera esperanza y la correspondiente ansiedad de un pronto reencuentro- relatar la última reunión de este grupo de amigos del cual tan orgullosamente soy miembro.

Érase un viernes, cuya posición en el calendario no viene a mi cansada cabeza, cuando la varias veces mencionada comunidad tuvo la dicha de compartir tanto lo lícito como lo ilícito. Aprovechando un breve e inestable bienestar financiero -cosa que cada vez es menos frecuente- decidimos que los brebajes de aquella velada deberían ser variados, tanto en cantidad como en naturaleza. Así las cosas, emprendimos con la queridísima Mary, la nunca despreciable tarea de elegir cuáles serían las sustancias que nuestro hígado debería ser capaz de procesar. Debido a que tanto ella como yo tenemos serias dificultades para tomar decisiones de este estilo, el proceso de elección nos tomó bastante más tiempo de los presupuestado. Entre la indecisión propia del que todo lo quiere y el calcular y recalcular las cifras para no pasar un bochorno frente a la cajera -pues si bien existía cierta capacidad monetaria, ésta no era de proporciones millonarias- debe haber pasado alrededor de media hora. Finalmente decidimos experimentar, un martini rosé, dos pisco sour "frutos del bosque" (que denominación más exótica) y un vino sour fueron las elecciones.

Si se me permite la sinceridad, la elección no fue del todo acertada, es que tanta combinación causó estragos, pero a pesar de la extraña sensación provocada por dichos destilados, nuestra borrachera fue del tipo "acolchadito entre nubes"... si es que es posible que alguien -además de los involucrados- entienda dicha frase. Es por este particular efecto, más parecido al que cierta sustancia de apellido sativa es capaz de producir, que cantamos y sentimos cada canción de una forma particular, ojos cerrados cantábamos y movíamos lo que podíamos de nuestros cuerpos a un ritmo que sólo cada uno dentro de su cabeza conocía.
A una hora difícil de determinar y con alguna canción que en este momento no puedo recordar, nuestras piernas se empezaron a mover -síntoma que a esas alturas poca contención de nuestra parte podía tener-, así el baile adornó la ya no tan nocturna velada, la que pocos momentos, minutos u horas después (se me disculpará la imprecisión, pero los recuerdos se vuelven borrosos) terminaría.

Espero ansioso ser parte de lo que mañana ocurrirá.


6 comentarios:

Mary dijo...

Estuvo buenisimo el carrete! pero al principio igual debo reconocer que estaba un poco funada, pero se arreglo mucho despues xD.Igual hicimos la media mescolanza de alcohol xD. Te faltó el nervioso! jajaja. Ojalá mañana esté entretee.
besity

Mary dijo...

quise decir que se arregló mucho el carrete,a medida que avanzó xD suena como que se arregló mucho después de tiempo y no de cantidad.

pd: nosé que wea estoy hablando xD

Seba dijo...

Puta la weona dispeeeeersa, jajajajaja.

Se me olvidó lo del nervioso, es verdad... y que a la Ale le daba nervios la wea(duh!, por algo se llama nervioso).

XD

Me llamó la Pau pa saber lo de mañana, ya está confirmado, así que todo bien... la Comunidad en pleno y con invitados especiales.

...¿y por qué chucha te estoy contestando por acá si te tengo en msn?.

D=

Taaaaan aweonao. Hemos andado todo el día dispersos, la cagamos... y sigo hablando por acá.

Ya, shausha.

The sea, the sky, the dust dijo...

acolchadito entre nubes, creo que entiendo la descripción. Éstas reuniones parecen de lo más distendidas y con muy buen rollo. Hacéis orgías? jeje

alfredo dijo...

esos encuentros se ven interesantes...
las mezclas y la improvisaxion, los canticos y las risas...

muy interesante jeje xD

ines dijo...

gracias :)
que lo pases increíble!!!
abrazos,
val