lunes, 8 de septiembre de 2008

Casi un Lunes de Mierda

Que mierda de lunes.

...Bueno, en realidad no fue completamente malo, pero si hubo varias cosas que fueron desagradables. Llegué en la mañana a hacer la ayudantía y había problemas con las salas, para arriba y para abajo para saber dónde era, hasta que por fin supimos. Costó, pero salió. Después de eso supe que le secretario académico de pre-grado quería hablar conmigo por el horario de la otra ayudantía. Ok, eso claramente no iban a ser buenas noticias.

Cuando finalmente fui a hablar con él me dice que el problema que había ocurrido la semana anterior con los horarios y el problema de las salas era culpa mía (uh???????) y que era deber mío andar preguntando todos los días si existía una sala disponible para que yo pudiera hacer mi pega o no (uhhh????????? de nuevo). Hasta donde yo sé, si alguien acepta un trabajo es la institución la que te tiene que dar las herramientas básicas para hacerlo, ¿o no?. O sea, ¿cómo quieren que haga mi pega si ni siquiera tengo una sala donde hacerla?... ¿y yo tengo que andar persiguiéndolos para que me den las condiciones "laborales" básicas?. No creo que eso sea mi responsabilidad, sobre todo porque fue él quien me dijo que no me preocupara, porque él me iba a avisar en cuanto hubieran noticias sobre las salas y los horarios (cosa que no hizo, de ahí el problema). El punto central era que este sujeto quería que yo asumiera responsabilidad por sus errores, sobre todo cuando me dijo que yo tenía que ser "flexible y comprensivo" con las dificultades que ha tenido la Escuela de Psicología con los asuntos de las salas. Disculpa, pero creo que ya soy lo suficientemente "flexible y comprensivo" al ofrecerme a hacer una pega que me quita bastante tiempo por 1/3 del sueldo mínimo, ¿no les parece queridos lectores?.

No siendo lo anterior suficiente descaro, me dice que el horario de la ayudantía (que estaba programada para los jueves a las 8:30, cosa que me acomodaba bastante), tendría que ser cambiado y mis posibilidades eran martes, miércoles o jueves de las 5 de la tarde en adelante, mientras me recordaba que yo tenía que ser flexible y aceptar alguno de esos horarios. ¡¡Plop!!. Tenía unas ganas casi incontrolables de mandarlo a la mierda, aparte que él tiene un desplante de "Pepe Pato - Papa en la boca" que me enferma. Como no me quedó otra alternativa, tuve que aceptar el horario, así que ahora los miércoles tengo que estar absolutamente todo el día en la universidad. Odié el asuntillo.

Dentro de toda mi molestia y problema con esa ayudantía, todavía no tengo claro ni sala ni horario de la otra... de verdad este tipo es cero aporte, no hace nada bien. Que fácil debe recibir un cheque millonario por ir a calentar un asiento a una oficina. Lo detesto, lo envidio y me molesta enormemente.

Entre toda mi molestia, recuerdo con sorpresa y desagrado que el jueves tengo una prueba enorme, ENORME y me queda sólo mañana para estudiar, porque, como ya dije, el miércoles tengo que estar todo el día en la U... y que aparte de la prueba tengo que hacer las preguntas para la prueba del otro ramo en que hago ayudantía, porque la profe nos pide hacer preguntas a nosotros, eso significa que tengo que sacar miles de fotocopias, leerlas y hacer miles de preguntas. Lo peor de todo es que ahora esas fotocopias no las cubre la U y las voy a tener que pagar de mi bolsillo... que injusto, deberían pagarme más si quieren que saque de mi dinero para las cosas de la universidad. Cero condiciones laborales en esta wea de universidad.

Después de todo este ajetreo y noticias desagradables lo único que quería era llegar a mi casa a comer y dormir. Comí y dormí, de hecho dormí mucho, de 16:30 a 21:00... se me pasó un poquito la mano, pero de verdad necesitaba evadir la desagradable realidad, aparte que necesitaba descansar porque los próximos días se vienen muy largos y agotadores. Mientras dormía el teléfono sonó mil veces, no lo contesté nunca, no quería que el real invadiera mi mundo de sueños y descanso que tanto necesitaba. Desperté sólo cuando me llamó la Mary, me decía que quería que revisara la página de ticketmaster para saber si había resultado lo de la reserva de Madonna. Tenía pánico de que eso no hubiese resultado, porque esa sería la guinda de la torta, vendría a coronar un día de mierda y de verdad me hubiese tirado frente al próximo bus que pasara. Con lentitud hice todo, me metí a la página, ingresé los datos y cuando apareció la página empecé a leer...

...

...había resultado!!!!!, se me pasó en un instante todo el desagrado que había vivido durante el día, claro que la dicha completa sólo vendrá cuando tenga la entrada en la mano, hasta ese momento desconfío, pero por lo menos el hecho de saber que todo eso fue aprobado da cierto relajo.

Y bueno, ahora pasa mi noche, decidí mañana no ir a la U, no estoy dispuesto a ir especialmente a ver a pacientes que a veces van y a veces no van. Tan poco compromiso de parte de ellos ya me tiene molesto, porque es una pérdida tiempo, sin mencionar los cupos que ocupan que podrían estar siendo usados por personas que realmente quisieran ser atendidos. Entiendo las resistencias que pueden presentar y toda la mierda, pero hello!, supérenlo, si van acepten que tienen que ir siempre, no cuando se les antoja. Que complejo es cuando se presta un servicio social y las personas se sienten clientes, porque de más está decir que la atención del consultorio es gratis, sólo se les pide el compromiso y la asistencia... ni siquiera son capaces de cumplir con eso y somos los terapeutas los que nos llevamos los plantones. Es raro, porque es algo generalizado, es recurrente el asunto de las inasistencias sin justificación... en fin, eso es tema para otro post, lo central es que mañana me quiero concentrar en estudiar para la prueba y tratar de no perder el tiempo... y si llego a perder el tiempo lo haré descansado, no esperando.

No hay comentarios: