miércoles, 29 de octubre de 2008

La Memoria se me va por el Baño

Ayer teníamos nuestra tarde de café y análisis con la Mary, cosa que no pudimos realizar a cabalidad porque llegó la Ale y la Pau, pero no importó, ya que la buena compañía siempre es bienvenida.

Debido a diversas situaciones que no me corresponde relatar, era absolutamente necesaria la presencia de cerveza, así que después de almuerzo nos dedicamos a conversar y beber para ahogar las penas y dejar que el espumoso brebaje nos relajara la lengua y la cabeza. Una tras otra fueron apareciendo las botellas y, empezando a las tres de la tarde, ya a las siete la cosa estaba bien relajada.

Después de eso la Ale con la Pau se fueron, así que me quedé con la Mary y la Sole, quien llegó poco antes de que las niñas se fueran. Lógicamente queríamos seguir tomando (porque somos alcohólicos asumidos), así que la Mary sacó un poco de pisco que tenía guardado y las piscolas fluyeron libremente. No tomé tanto, sólo dos, considerando que eran recién las ocho, así que paré y me fui directo a la cocina, porque como con el trago nos habían bajado todas las ganas de salir, preferí afirmar un poco el debilitado estómago para luego no tener que sufrir los estragos que el alcohol provoca en un estómago vacío.

La salida fue bien improvisada, fuimos a la casa de un amigo y no se nos ocurrió nada mejor que tomar vodka. A eso de la una de la mañana la botella estaba vacía, por lo que pasamos a la segunda parte de la noche, ir a bailar.

Fuimos al antro de siempre... ¡¡hace cuánto que no íbamos!!. La música fue lo mejor, tantos recuerdos que Placebo, Morrissey y The Smiths me traen. Claro que la noche no estuvo libre de chascarros y pequeños accidentes, los cuales tampoco puedo relatar porque van más allá de lo que me permito contar publicamente... es que como no son sólo míos, por lo tanto prefiero omitirlos, pero dejo en claro que pasaron vaaaaarias cosas bastante singulares... e interesantes por lo demás.

Lo simpático es que en todo lo improvisado que fue esta juerga no consideramos un aspecto fundamental: el dinero. El papel moneda era escaso, así que tuvimos que recurrir a las más ingeniosas piruetas monetarias, dignas de admiración por parte de cualquier economista, porque si hay algo de lo cual no podemos dudar, es de que la necesidad agudiza el ingenio. Piruetas más, piruetas menos, el universo conspiró para que nos pudiéramos emborrachar como corresponde.

De todo lo que pasó anoche, me quedó una cosa clara: nunca, nunca, nunca más vuelvo a tomar cerveza, pisco, vodka y ron en una misma juerga. Mi borrachera fue extraña, mi cabeza estaba clara, pero el cuerpo no me respondía; tal como me pasaba antes, si mi cabeza decía izquierda, mi cuerpo iba a la derecha y así, siempre haciendo lo opuesto a lo que mi cerebro le demandaba. Parece que en algún punto sobrepasé el umbral de la borrachera normal y pasé a un estado de disociación, porque a pesar de sentirme completamente claro en aquel momento y recordar la mayor parte de la noche, hay cosas que escapan a mis capacidades mnémicas o las recuerdo como hechas por otra persona. Simplemente lo peor, aunque no deja de ser curioso.

Ahora estoy con el estómago "delicado" (por no decir que está hecho mierda... literalmente), voy al baño cada 10 minutos (disculpando la sinceridad) y pareciera que cada vez que cago me olvido de otra cosa, como si en la medida que mi estómago queda vacío mi disociada memoria se fuera por el mismo lugar que lo demás, aparte que no he podido comer como para intentar reparar la sensación fatigosa que tengo, también en un intento por reparar la memoria, asociación bastante ridícula por lo demás, pero asumo que debido a la cantidad de alcohol que todavía tengo en la sangre, se me podrá disculpar la ridiculez. Pero en realidad nada de eso importa, considero todo aquello como "heridas de guerra", como efectos secundarios -o daños colaterales- de una buena juerga. Mientras peor amanezco, significa que mejor lo pasé y, claramente, hoy desperté como las pelotas, así que puedo afirmar que anoche lo pasé particularmente bien.

2 comentarios:

Wenche dijo...

Hola!!!

He estado desaparecida...un funeral y miles de libros...después te cuento...
Anyway...pido paciencia con lo del ipod, pero tienes que saber que no está olvidado...promesas son promesas!!!

Ayer nevó....nevó!!!! un 29 de oct., sabes lo ridículo que es eso???!!!!! No estoy preparada para el invierno aún.... (nuestro auto tampoco, está con neumáticos de verano...ayer patinamos olímpicamente por la carretera...tiiirrrrriiiiibliiii)
Espero que se derrita pronto la nieve y volvamos a estar en otoño hasta fines de noviembre..como corresponde!!!! (calentamiento global...sí tu,cómo no..jajajajaaj)
Hablamos...

Vanity dijo...

somos alcohólicos asumidos. Buen relato cargado de sinceridad y preocupantes síntomas resacosos, que comparto contigo la mayoría de las veces.