sábado, 4 de octubre de 2008

La Quinceañera en Mi

Ya, mis viernes siempre suelen ser un poco extraños, es que eso de despertarse un día de semana a las tres de la tarde para ir a clases a las cinco, no es muy "cotidiano", sobre todo porque como vivo lejos de la U y los viernes la comunidad y yo acostumbramos carretear, no me devuelvo a mi casa, si no que voy a la sede principal y espero que la juerga sobrevenga y termine de matar mi particular día. Pues hoy no fue la excepción, me levanté a las tres de la tarde, vi un rato televisión y luego me duché para partir a la inútil, pero entretenida, clase de Mediación Familiar. Como siempre, la clase terminó a las 19:30, así que después de eso me fui a la casa de la Pau para comer y beber algo mientras llegaba la Ale. Comimos, después bebimos -pisco esta vez-, mientras la Ale llegaba para contarnos algunas cosas y hacer la hora alcoholizándonos.

Habíamos decidido cambiar de antro, salir, ver otras personas, cambiar de ambiente, ir a otros lugares, con otra música, con otros vicios y otras actitudes. La elección la había hecho yo, fui yo quien propuso ir al otro antro, similar al preferido, pero no igual. La elección no había sido casual, lo propuse porque cierto ente (aquel amo que me pone en posición deseante, como dije en un post anterior) me había dicho que iría para allá y quería que nos encontráramos, y yo, como buen ciervo deseante, no había hecho más que movilizar las piezas para que aquella posibilidad se diera. Pensé que algo se concretaría, no sabía cuan equivocada estaban mis fantasías y mi deseo... como siempre el amo había cumplido su cometido, había logrado que el sujeto de deseo en mí saliera a la superficie y aflorara por sobre mis resistencias para intentar concretar algo que hace mucho tiempo debió haber sido sepultado for good.

Llegamos a eso de las 12:55 am, había gente, poca, medio rancia, ambiente tan ambigüo que no sabría decir si era preferentemente hetero o gay... andrógenos e indecisos todos, pues pareciera que la adolescencia limítrofe era la característica esencial del cliente de aquel lugar... nadie parecía definido por nada, pero decidido a todo lo que apareciera.

Bailamos, bebimos, bailamos, bebimos, bailamos, bebimos, combinación hecha mil veces hasta que el alcohol provocó trances histérico/histriónicos, los cuales hirieron la sensibilidad deseante de la adolescente quinceañera que llevo por dentro, así que ante la falta, ante la inasistencia del amo, esa adolescente rebelde movilizó mi dedos, creó un mensaje y lo envió a aquel ente que un par de horas antes se había manifestado (gracias a otro mensaje de esta quincerañera que llevo dentro), diciendo que aún no sabía si iría, pues estaba en un cumpleaños. La quincierañera es paciente, pero no tanto, no olvidemos que uno de sus rasgos característicos de adolescente es el ser impaciente y deseosa, así que el segundo mensaje decía algo como:

"Que pena que no hayas venido, parece que los dos nunca podremos coincidir en un mismo lugar".

Dentro de todo la adolescente es digna, es que no se lo permitiría de otra manera, porque moriría de vergüenza si fuera de otra forma... como sea, el mensaje parece que no tuvo ningún efecto, porque hasta este momento -siendo ya las 7 am- no se ha manifestado ninguna respuesta. Pobrecita, siempre con ganas de conocer la verdad tras el deseo, es tan histérica ella, siempre deseosa y, por sobre todo, siempre escondida tras el obsesivo que soy yo, siempre resguardada tras las defensas que remiten el deseo al otro, no dándose cuenta que eso sólo le impide desplegar su anhelo... aunque no sé si la dejaría ser, es que a estas alturas del partido no le puedo permitir abrirse paso así como así en mi vida, bastante me ha costado mantenerla al margen como para ahora darle rienda suelta a sus necesidades neuróticas. Es verdad que a pesar de todo esta disociación histérico - obsesiva es bastante conveniente para la quinceañera esta, es que mis rasgos obsesivos le permiten mantener la insatisfacción, desear, pero siempre conservando la distancia con el goce, situación que perpetúa su histeria, cosa que intento reprimir con mis rasgos obsesivos. Sí, es una relación simbiótica, la necesito y me necesita, la disociación es necesaria, pero la unidad también.

Lo más extraño y frustrante, sobre todo para la quinceañera, es que extrañamente la tarjeta Sim de mi teléfono celular murió... sí, así de simple, no funcionó más, mi teléfono corona mi frustración con un "Inserte tarjeta Sim" y el otro teléfono (en el cual también probé dicha tarjeta) refuerza mi frustración planteándome un seco "Tarjeta Sim rechazada"... por lo menos mi teléfono "oficial" es más polite, me pide que le inserte algo, el otro simplemente me lo rechaza. Quizás mis teléfonos son como yo, uno histérico que me dice que quiere algo, pero diferente a lo que le doy; y el otro obsesivo, que simplemente lo rechaza porque no cumple con sus requerimientos. Es real, mis teléfonos móviles son un reflejo de lo que soy, un histérico con rasgos obsesivos... o un obsesivo con rasgos histéricos, ni siquiera de eso estoy seguro (cosa muy propia de dicha combinación).

El alcohol y la frustración inundan mis venas y mi borracha mañana... quizás sea hora de dormir, de remitir el deseo a la satisfacción onírica, pues en los sueños siempre concretamos aquello que nos frustra, aquello que concientemente no logramos, por eso los sueños son tan placenteros, siempre se remiten a la satisfacción de un deseo.

Quinceañera de mierda, puta adolescente que mañana despertará borracha, con el maquillaje corrido y con dolor de cabeza, dolor que palpitará en mi como una culpa insostenible, la cual provocará cuestionamientos innecesarios e inútiles, tales como "¿por qué mierda mandé ese mensaje?".

¿Por qué la gente no me quita los teléfonos cuando estoy borracho?, ¿es mucho pedir?, creo que no, es sólo una obra de caridad.

Patética quinceañera, P-A-T-E-T-I-C-A.

Ooooha
Whoa
Yeah yeah yeah yeah
Oh yeah
Aha

Now baby come one
Don't claim that love you never let me feel
I should have known
'Cause you brought nothing real
Come on be a man about it
You won't die
I ain't got no more tears to cry
And I can't take this no more
You know I gotta let it go
And you know

I'm outta love
Set me free
And let me out this misery
Just show me the way to get my life again
'Cause you can't handle me
(I said) I'm outta love
Can't you see
Baby that you gotta set me free
I'm outta love

Yeah

Said how many times
Have I tried to turn this love around?
But every time
You just let me down
Come on be a man about it
You'll survive
True that you can work it out all right
Tell me, yesterday
Did you know?
I'd be the one to let you go
And you know

I'm outta love
Set me free
(Set me free, yeah)
And let me out this misery
(Oh let me out this misery)
Just show me the way to get my life again
'Cause you can't handle me
(I said) I'm outta love
(I'm outta love)
Can't you see
Baby that you gotta set me free
I'm outta

Let me get over you
The way you've gotten over me too, yeah
Seems like my time has come
And now I'm moving on
I'll be stronger

I'm outta love
Set me free
(Set me free)
And let me out this misery
(Yeah yeah)
Show me the way to get my life again
(Show me the way, my life again)
You can't handle me
(No, no, no, no)
(I said) I'm outta love
(I'm outta love)
Set me free
(Set me free)
And let me out this misery
(Yeah yeah yeah yeah)
Show me the way to get my life again
You can't handle me
(I said) I'm outta love
Can't you see
(Can't you see)
Baby that you gotta set me free
I'm outta love
Yeah yeah yeah yeah

I'm outta love
Set me free
(No no no no no no)
And let me out this misery
Just show me the way to get my life again
You can't handle me
(No no nobody)
(I said) I'm outta love
(Oh yeah oh yeah)
Set me free
And let me out this misery

5 comentarios:

fag dijo...

joder que puta pena que no podamos vernos o ir a tomar algo, colega..
n serio...

por cierto, soy la reencarnación de spence

juju

besos!!

Anónimo dijo...

Aun borrachita?

puchis... toy mas sola!!!
keria copuSchar, jajajaja

María de los Angeles dijo...

poor quinceañera, al menos, además de la frustración, no tienes ke lidiar con espinillas, padres, la cuenta del telefono de casa, etc, etc. ajajaj. al mens eres una quinceañera libre, identificada por sus celulares ke te odian seguramente, por eso no se esconden cuando estas borracho O.o jaaj

cuidate :)

fag dijo...

que va que va, si de santiago he puesto poca cosa porque realmente vi muy poco.
un par de horas en coche y tal.
el barrio de Bellavista creo que es muy muy guapo, y a ver, todo lo de la plaza de armas, el palacio de la moneda y las calles peatonales de por ahí tb están bien.
lo que no me gustó es el trafico y las tías.
jaja

pero eso tampoco es problema ;)

saludossss

fag dijo...

que va tío.. mañana me largo a Santiago otra vez, hago noche y ya el martes hacia Isla de Pascua...
luego lo mismo, el viernes a Santiago y sábado a primera hora hacia BA.

nada, tendremos que esperar a que te vengas a españa
jaja

c ya!