sábado, 11 de octubre de 2008

Sin Tetitas no hay Paraíso

Era un día para celebrar, porque como mi cumpleaños cae día lunes, la Ale propuso la idea de celebrarlo en dos fines de semana; este sería la despedida de los 24 y el próximo la bienvenida de los 25. Brillante idea -me permito agregar-, puesto que no hay nada mejor que tener pretextos para celebrar algo, sobre todo el cumpleaños.

En nuestro afán gozador, y como cada viernes, después de la Universidad partimos a la casa de la Mary, compramos algunas cosas, comimos algo que las niñas cocinaron -siempre me cocinan las niñas, son lo mejor (L)- y después nos pusimos a beber un dorado alcohol. Tal como lo hicimos la semana pasada, decidimos ir al nuevo antro, lo habíamos pasado bien el fin de semana anterior, por lo que no había por qué no probar de nuevo, así que después de varios tragos, un par de canciones mal cantadas y mucha conversación partimos.

Una vez en el antro conversamos, reímos y pedimos trago tras trago. A eso de la mitad de la noche me tocan el hombro, me doy vuelta y mis ojos ven a un tipo guapísimo, más alto que yo (cosa poco habitual porque mido 1,90, así que inmediatamente llamó mi atención) y con una voz profunda y sexy que me dice: "Hola". La impresión dió paso al deseo, mientras me hablaba sus labios rozaban mi oreja, sentía su tibio respirar en mi y, mientras escuchaba sus palabras, imaginaba las más indecorosas situaciones, lo que provocó que pareciera un poco ido, razón por la que supongo el sujeto en cuestión me dice: "bueno, disculpa por haberte molestado". No reaccioné, no supe qué decir, ¿cómo demostrar mi interés sin exponer el deseo?. En esos segundos no tuve capacidad de reacción, así que el tipo se alejó sin yo poder mover un sólo músculo para impedirlo. En eso la Pau se me acerca y me dice: "Weóooon, ¿qué te dijo?", ante lo cual pasé a describir brevemente la "ganosa" situación. Ella no entendía por qué yo no había reaccionado, por lo que me dice: "Si no te lo comes tú, me lo como yo" (no sabiendo cómo, pues, presumiblemente, el tipo era gay). Fue en ese momento en el que caí en cuenta de mi error, había dejado escapar al tipo más guapo de todo el antro; cómo mierda fui tan imbécil.

Al rato, después de buscar al desaparecido ente durante varios minutos, me dí por vencido, había perdido la oportunidad y no volvería a tenerla, por lo menos esa noche. No sabía cuan equivocado estaba. Rato después, la mismísima Pau es quien me dice, "Weooooonnn, el tipo está allá", al mismo tiempo que señalaba indiscretamente en dirección al lugar que ocupaba el sujeto. Como esta vez no podía, no debía y no dejaría pasar la oportunidad, empiezo a mirar en esa dirección, mientras el tipo miraba a cualquier parte, menos a mi. Poco rato después cruzamos miradas, no tan sutilmente le hago un gesto y el sujeto inmediatamente se dirige hacia donde estaba yo.

Cuando se paró delante mío me di cuenta que realmente era guapísimo, me pregunté en qué diablos estaba durante ese otro momento en el que pude haber hablado con él, pensé en cuanto tiempo había perdido, quien sabe en qué estaríamos ahora de yo haber aprovechado la primera oportunidad que había tenido con él.... pero ya nada de eso importaba, pues lo tenía delante mío, entregado a mi y yo dispuesto a entregarme a él en cualquier nivel que él quisiera que yo lo hiciera.

Empezamos a conversar, su voz nuevamente llegó a mi oído, dijo que yo le gustaba mientras sus labios tocaban gentilmente mi piel. Un escalofrío recorrió mi espalda y simplemente me dejé llevar. Entre la música, el alcohol y su voz, sentía que sería capaz de cualquier cosa, que en cualquier momento dejaría las apariencias de lado y lo haría callar con un apasionado beso. Entre mis fantasías, la conversación promedio tenía lugar en ese espacio que sentía mío; las formalidades iban y venían mientras en mi imaginación ya estaba en una etapa de bastante más confianza. En eso estaba mi cabeza cuando de pronto él dice:

- Sujeto: Oye...
- Yo: ¿Sí?
- Sujeto: Sabís' que el otro día llegué a mi casa y le chupé las tetitas a mi mami....

(silencio, mientras suponía que había escuchado mal)

- Yo: ¿Ah?
- Sujeto: Que el otro día le chupé las tetitas a mi mami y fue tan rico....
- Yo: (Creo que no hay ningún significante que pueda expresar la cara que tengo que haber puesto).

"Freud, Lacan, incesto, el real, la madre, el falo, el significante de la falta en el otro, Nombre del Padre, madre fálica..". Todas esas cosas me gritaba el Psicólogo en proceso que llevo dentro mientras el terror hacía de mi una víctima.

Pensé que era una broma, pero no, el sujeto seguía relatándome su experiencia incestuosa mientras yo, con horror, descubría las dimensiones psicóticas de aquel que tenía delante. Con el disimulo que la situación permitía, le pedí ayuda a las niñas, quienes, amablemente, habían retrocedido para dar pie a la situación que en teoría iba a ocurrir. Con tanto alcohol en el cuerpo, nadie entendió nada y, como buen neurótico ante la situación incestuosa, me vi forzado a recurrir a la represión... escapé, me fui a comprar un trago pensando que aquella breve caminata aclararía un poco mis ideas para dilucidar qué debía hacer. Claramente no fue así, mis ideas seguían revueltas, presas de la impresión y el pánico, ya que una cosa es ver a un psicótico como paciente y otra muy diferente es que el psicótico haya sido objeto de deseo.

Lo dejé, simplemente pedí ayuda explícitamente, me arrimé a las niñas, la Ale me sirvió de refugio mientras el psicótico bailaba sensualmente a mi lado tratando de llamar nuevamente mi atención. No, simplemente no, fue mucho hasta para mi abierta mente.

Como pude relaté la situación a la Ale, quien, horrorizada como yo, me ayudó a escapar de aquel sujeto, cosa bastante difícil, pues no cesaba en sus intentos por llamar mi atención. El resto de la noche pasó así, la Ale y yo tratando de hacer que el psicótico se fuera, que encontrara otro objeto de interés. Hasta que la luz mostró nuestros demacrados rostros, el sujeto seguía pendiente, dándose vueltas alrededor nuestro, no cediendo en su particular tarea. "Give it 2 Me", lanzaba sus últimos acordes, anunciando que la noche había terminado, ante lo cual salimos rápidamente de la pista para pedir nuestras pilchas guardadas en guardarropía y que provocó el interés de lo que parecía ser otro psicótico, ya que al pasar por la angosta puerta un sujeto no encontró nada mejor que mirar fijamente las tetas de la Pau y acercarse a ellas cual lactante para decirle "Hola rica". Esto era un chiste, parecía que todos los hospitales psiquiátricos habían abiertos sus puertas para dejar escapar a cuanto paciente tenían recluído.

Todo este movimiento tampoco nos permitió escapar del psicótico que me/nos acosaba. No nos dimos ni cuenta y el loquito se había instalado detrás nuestro, así que apurando el beber y el vestir escapamos como pudimos, llegamos a la calle y, entre risas y el olvido de un zapato por parte de la querida Mary, no pudimos entender qué mierda había pasado.

...Y ahora yo aquí sigo sin entender nada, pero por lo menos me doy la terapéutica tarea de relatar lo acontecido, porque si no lo llego a comprender, por lo menos tendré el beneficio de haberlo contado. Es que sólo a mi me pasan estas cosas.

"Tan Samantha que eres, en algún momento te iba a pasar algo así", me dijo la Pau ante esta experiencia. Puede ser, tanto sexo y tanta ciudad pueden hacer que finalmente la ciudad prevalezca sobre el sexo... el real por sobre el deseo y un psicótico sobre mi.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Por ahora no tengo palabras para ti... solo unos tantos porque? de lo que te dijo.
como diablos cuentas algo asi? (en referencia a lo que ese tipo te conto)
en que mierda pensaba su madre cuando lo dejo hacer aquello!
... y en que meirda de antro estabas metido? jajajaja

me mato!

María de los Angeles dijo...

me dan ganas de decir algo como CONCHESUMADRE LA MALA CUEA ! yo pensé ke dios me odiaba a mi nomas O.o y pienso iwal ke el coment de arriba, ke mierda estaba pensando pa contar algo asi? ke tu tenias tetas? kien chucha será su madre? weón weird, seguramente venia de rehab o algo así ahaha.

lo bueno (creo yo) ke a pesar de el alcohol en la sangre iwal no te poseyó y no te dejaste llevar por la situación o-o kizás ke se le hubiera ocurrido al freak ese D:

cuidateee y ojala lo pases mucho mejor ke anoche en el resto de la celebracion de tu cumple x)

Seba dijo...

Jajajjaa. Yo sinceramente creo que el tipo era psicótico, porque ese fue uno de los tantos comentarios freak que se mandó.

De todas maneras, fue muy entretenido, una experiencia única.

XD

Anónimo dijo...

Aun sin palabras... paloma no lo podia creer!...
Q bueno que a la larga sea un chiste, xq de lo contrario era pa entrar en depresion con la tremenda mala cuea', jajajajaja

Aysh keda solo un dia para tus veintisiempre primaversas, lo mejorsh!... eso si despues de estas primaveras la cuenta se estanka o vamos en retroceso, pero siempre dignas.

Besos Darling, jajajaja

alfredo dijo...

eso es mala suerte
un agresor sexual incestuoso...

alfredo dijo...

eso es mala suerte
un agresor sexual incestuoso...