jueves, 18 de diciembre de 2008

Mono

Creo que no les había presentado al nuevo integrante. Este es el Mono.

Ahí con mi otra gata, juntos son como el Ying y el Yang.


Posando.


Mirando hacia el horizonte.
(Sí, mi cama estaba deshecha)


Mirando con curiosidad la cámara.


Jugando con mi pie, le encanta morderme los dedos (¿será el olor a queso? XD)


video
Jugando con la cámara. Si prestan oreja, de fondo podrán escuchar "4 Minutes", video con soundtrack y toda la parafernalia.

*o*

2 comentarios:

María de los angeles dijo...

i hate cats. he dicho xd

RICK TERROR dijo...

Mientras me trepan por los pantalones Maya y Sarah, de un mes, dos semanas y cuatro días de edad (nacieron al mismo tiempo, ergo, son hermanitas), dos plomitas Ruso Azul, aprovecho de advertirte que:
En 1977 se hizo posible, en los Estados Unidos de América, que una persona joven demandara a sus padres por el modo en que había sido criada. Podía llevarlos ante los tribunales y hacerles pagar dinero e incluso mandarlos a la cárcel por los serios errores
cometidos cuando el demandante no era más que una pobre criatura inocente. El procedimiento no sólo revelaba un esfuerzo por hacer justicia sino también por desanimar la reproducción, dado que ya no quedaba demasiado para comer. Los abortos eran gratuitos. En realidad, las mujeres que abortaban voluntariamente podían optar entre
recibir como premio una balanza para baño o una lámpara de mesa.
(Kurt Vonnegut)
PS: no se puede confiar en quienes no gustan de los gatos. Sorry, Mary.

¡ajj!!¡me mordiste la rodilla, gata culiá!