domingo, 8 de febrero de 2009

.-.

Estoy viendo "True Blood" y me he dado cuenta que me cuesta el doble entender el acento del sur de gringolandia. ¿Por qué hablarán como tarados?.

D=

Siempre he sentido cierta atracción por los vampiros, tal vez me gustaría ser uno... bueno, si existieran, aunque la definición de "existir" es relativa... como todo.

Uno de los males/beneficios de la filosofía contemporánea es la relatividad de todo lo que nos rodea, el considerar al sujeto como el único capaz de estructurar su propia existencia, lo que tiene como consecuencia la existencia de miles de millones de perspectivas únicas, entendiendo la subjetividad como la única forma de comprender el mundo que nos rodea, aunque por esta misma razón se nos hace inalcanzable. ¿Cómo podemos comprender a alguien si no podemos ser esa persona?. Quizás sea esa la riqueza de este periodo, la capacidad de darnos cuenta (o suponer) que todos somos únicos, siendo inevitable la soledad, esa de no poder comprendernos nunca, la imposibilidad de conocer a tus pares, incluso a los más cercanos.

A fin de cuentas llegamos al mundo solos, llorando y gritando y, generalmente, nos vamos igual. Parece que nuestro paso por esta tierra es como el de una burbuja (so cliché), aparece con el viento, flota un poco y luego revienta... deja de ser percibida, por lo tanto deja de existir.

1 comentario:

alfredo dijo...

mi me sirvio mucho entender la postura constructivista, eso de saber que no existen absolutos y que cada persona es un mundo propio, por lo que debemos comprender que todos tienen puntos de vista unicos y diversos frente a un mismo objeto. eso nos ayuda a ser mas tolerantes... si pensamos en que cada persona es unica, y a la mierda si nos gusta o no, es asi y punto.

solo nos queda la empatia... y aceptar.