jueves, 19 de febrero de 2009

Consejos de Conejos II

El sexo oral es una forma de arte, de eso estoy seguro y, como bien dicen, la práctica hace al maestro. He dedicado varios años de mi vida a esta práctica y he sido catalogado por algunos de mis test subjects como un "maestro" (modestia aparte). Por esta razón me permito nuevamente recolectar algunos de los mejores consejos sobre sexo que he encontrado y enriquecerlos con experiencias propias, las cuales creo pueden proveer un visión "in situ" para aquellos que no lo hayan hecho o que simplemente les desagrade.

Como todos sabrán -a pesar de que no lo hayan experimentado- el sexo oral es el acto de llevar el genital de tu pareja a la boca... la nuestra claro, porque no hay muchos que puedan realizar el autofellatio, es decir, que pueden autochuparse la polla. Supondrán que mi fuerte es el sexo oral que se realiza a los genitales masculinos y que los femeninos son para mi un misterio más grande que la ubicación de la Atlántida y, sinceramente, el misterio del sexo oral en el órgano femenino es un misterio que espero no develar en el futuro cercano (ni lejano).
  • Lo primero que deben tener en cuenta es que los dientes no son invitados agradables. Éstos sólo deben ser utilizados cuando se tiene cierta práctica, pues de utilizarlos en un "mal momento" o de forma abrupta, pueden causar mucho dolor a nuestra pareja, la que más que pareja pasaría a ser "víctima", así que de principio, mantengan los dientes cubiertos por los labios en el momento en que realicen sexo oral.
  • Controlado esto, se debe lamer el largo entero del pene de arriba a abajo con la parte plana de tu lengua. Eso es muy importante, ya que no debemos concentrarnos sólo en el glande, el pene es un todo, no sólo una cabeza. Debe ser estimulado en toda su magnifica longitud, puesto que no sólo excita, sino que también lubrica.
  • Cuando su pene y tu lengua estén muy húmedos, desliza todo el pene dentro de tu garganta tanto como te sea posible. Cuando lo intentes debes ir lentamente, probando tu capacidad bucal para evitar las bochornosas arcadas. Algunos dirán: "¡pero me voy a ahogar!". No, no te ahogarás, la técnica para esto es respirar profunda y lentamente por la nariz, a medida que te vayas acostumbrando tu respiración se regulará y podrás respirar con la tranquilidad habitual, sólo aumentada por la excitación propia del momento.

  • Cuando ya hayas testeado tu capacidad bucal y hayas logrado controlar tu respiración, es hora de intentar introducir el pene completo aumentando la velocidad de la penetración. Esto emulará la penetración vaginal o anal, la idea es variar la velocidad, cuestión que puedes lograr en el momento en que tú y tu pareja consiguen algo así como un "ritmo".
  • Para lograr una mayor estimulación del órgano completo, una buena táctica es relajar la parte de atrás de la boca (el paladar blando), lo que ayuda a que el pene llegue a mayor profundidad, al mismo tiempo que evitas las náuseas y arcadas. Cuando haces esto, es aconsejable hacer presión con los labios mientras masajeas el cuerpo del pene y/o glande con la lengua.
  • También es importante pasar la punta de tu lengua desde la base hasta la cabeza del pene, luego en el mismo movimiento, muévela en círculos por debajo del reborde de la corona (debajo del glande del pene). Esta es una zona particularmente sensible, si no la conoces, practicalo. También una zona muy sensible se encuentra en la parte inferior del glande, son unas "crestas" que se encuentran en la parte del frenillo, zona que merece mucha atención cuando estés en pleno proceso de estimulación de esta parte del pene.

  • Chasquea la punta de tu lengua de atrás hacia adelante sobre su frenillo (la pequeña hendidura debajo del reborde de la corona del glande, así se da mayor estimulación en esa zona particularmente sensible.

  • Mientras tu boca se encuentra focalizada en lamer y chupar la cabeza, mueve tu mano de arriba a abajo el tronco de su pene para lograr la combinación de una paja y mamada. Mantén un ritmo parejo para llevarlo al orgasmo. Esto es muy relevante, ya que, si bien la boca puede realizar todo el trabajo, el "trabajo manual" es una gran ayuda para la estimulación del órgano completo, sobre todo si no logras introducir el pene completo en tu boca.

  • Sostén o masajea sus testículos con tu mano, o quita tu boca de su pene y lame sus testículos suavemente, y ponlos en tu boca. Eso se debe hacer con cuidado, ya que los testículos son una zona muy sensible. El masajeo de esta zona puede ser de forma circular o tirando levemente (o fuertemente, depende de lo que le guste a tu pareja) las bolas. Estos masajes pueden realizarse con la mano, con la boca o con la lengua.

  • Una técnica que he aprendido a utilizar con el tiempo, es el mamar el pene y lamer los testículos al mismo tiempo. Esto requiere de cierta práctica, pues no es fácil coordinar tanto movimiento "sin morir en el intento". Para llevar a cabo esto, la técnica es una combinación de las anteriores, siendo lo más importante mantener el paladar blando relajado, dejando que el pene llegue lo más adentro posible; de esta forma tendrás un espacio libre para sacar la lengua por debajo del pene para poder lamer los testículos (o por lo menos parte del escroto). Para lograrlo con mayor facilidad, lo ideal es inclinar la cabeza un poco y bajar lo más posible la mandíbula, así se creará un espacio para poder sacar la lengua. Como es lógico, esto no puede llevarse a cabo con todos, ya que un pene muy grande será un impedimento enorme al momento de intentarlo.
  • Aunque a algunos les resulte difícil de reconocer, el ano es un gran estimulador durante el sexo oral. Esto es porque el músculo que hace posible que el semen salga a presión (como chorro si se prefiere) está ubicado entre los testículos y el ano. Es por esto que generalmente el ano se contrae y dilata durante el sexo oral, pues es una forma de estimulación del músculo que luego favorecerá la eyaculación. Intenten estimular el ano de su pareja, si les dice que no porque "eso es de maricones", díganle lo que les acabo de explicar, porque les aseguro que la eyaculación con estimulación anal es mucho más placentera. Para estimular el ano se pueden realizar movimientos circulares alrededor de éste o, lo más práctico, penetrar con un dedo bien lubricado. (Mayores referencias en cómo estimular el ano en "Consejos de Conejos I").

  • Como dije más arriba, los dientes no son invitados gratos durante el sexo oral, excepto que se tenga cierta práctica. Para usarlos deben tener siempre en cuenta que el pene de nuestro compañero sexual es muy sensible (sobre todo el glande, que tiene alrededor de 6.000 terminales nerviosas), así que su utilización debe ser medida. Su uso puede estar dado por pequeños y leves mordiscos, preferentemente en el cuerpo del pene, utilizados como elemento de presión, no como cuchillo de carnicero. No los sobreutilicen porque terminará siendo desagradable.... a menos que sean caníbales o algo similar.
  • La succión también es un elemendo muy relevante. Succionen el pene preferentemente cuando estén concentrados "trabajando" en el glande, ya que esto estimulará el flujo sanguíneo a esta zona, haciéndolo más sensible a los demás estímulos que lleven a cabo. Mi recomendación es que succionen regularmente, pero cuidado, el pene tampoco es chupete y supongo que no quieren quedar como una versión ninfómana de Maggie.
  • Al momento de la eyaculación es muy importante saber qué hacer, ¿tragar o no tragar?, ese es el dilema, porque en ese momento tiempo para pensar no nos sobra. Si usted es de los que traga, pues ni se moleste leer este párrafo porque ya sabe lo que tiene que hacer y, me doy la licencia, MIS MAYORES FELICITACIONES, es usted un graduado. Para los demás, cuyos prejuicios y temores no han sido superados, les comento que el tragar el semen de tu pareja es un verdadero acto de amor (o calentura), ya que no se puede decir que siempre es cómodo, aunque pueden estar seguros que no mata ni provoca dolores estomacales como algunos profesan. Tienen que saber que la consistencia del semen puede variar, puede ser muy espeso o muy líquido, lo ideal es algo intermedio, pero sabemos que las situaciones ideales pocas veces se dan en esta vida. Si es líquido no tendrán mayores problemas; el dilema viene cuando aquella sustancia parece mousse. En esos casos, al intentar tragarlo, sentirán que no terminan nunca, pero no se preocupen, no hay mal que dure cien años; luego de un rato habrá pasado y su pareja seguirá viendo estrellitas.
  • Si usted NO quiere tragar el semen de su compañero sexual, existen varias técnicas. La primera y más conocida es la de poner la lengua de forma que tape la parte posterior de la boca, evitando así que el chorro de semen llegue a las profundidades de nuestra garganta. De esta manera, el semen se devolverá (por una simple cuestión de gravedad), dejará un caos, eso se los adelanto, pero por lo menos evitarán tragar dicho néctar. Otra técnica es la de recibir el semen en la boca y dejarlo ahí hasta que puedan botarlo, ya sea con un poco romántico escupo por alguna ventana (o al suelo, según el caso) o dárselas de sexy y mirar a tu pareja, abrir la boca y mostrarles vuestra boca llena de aquel elemento, como mostrando un premio que acaban de recibir, cuestión que excita a la mayoría de los hombres que conozco y he escuchado. Luego de enseñado el premio, pueden botarlo pseudo-sensualmente fuera de su boca, quedarán chorreados por todas partes, pero es parte del encanto del momento. También existe la técnica del "collar de perlas", es decir, que tu pareja acabe en tu cuello dejándote una linda pieza de la más fina joyería.
  • Si es a usted a quien le están realizando el "trabajito", por favor evite a toda costa empujar exageradamente la cabeza de su compañero sexual a su entrepierna. Eso resulta muy incómodo porque dificulta la respiración y el "acomodar" la boca para realizar un buen trabajo allá abajo. No digo que no lo haga, también es muy excitante sentir la mano de tu pareja en la cabeza, signo de excitación y de estar llevando a cabo un buen sexo oral, pero por favor, no se trata de ahogar a nadie. Tenga paciencia, su pareja se la chupará completa en algún momento, debe dejar tiempo y espacio... todos tenemos nuestros ritmos.
Espero que estos pequeños consejos sean de utilidad. Si tiene algo que quiera aportar o alguna duda que quiera resolver, estaré muy complacido de hacerlo, pues para algo que sirvan tantos años de circo.

9 comentarios:

konst dijo...

MENSAJE PRIVADO RAIG NAU

Verito dijo...

jajajjaja sabios consejos...

Andrea dijo...

mm, después de leer tu enorme alegato y dejando un poco de lado el contenido, solo saco una conclusión: escribes de puta madre, no dejes de hacerlo, un abrazo.

María de los angeles dijo...

aplausos... realmente aplausos XDD... notaaableee... estan re buenos los consejos ah... en aalgun momento los llevaré a la práctica jaj 8-)

Michelle dijo...

Very nice tips. Thanks for sharing!
Chupa Mi Pene

Michelle dijo...

Very nice tips. Thanks for sharing!
Chupa Mi Pene

Anónimo dijo...

un tip que ayudara a evitar la sensación de que no terminas de tragar el semen es la siguiente: cuanto tu pareja esté a punto de venirse trata de juntar un poco de tu saliva en tu boca, mientras esperas a que termine completamente; asi podrás pasarte el semen fácilmente junto con tu saliva y no te quedará ningún residuo de semen y aparte de esta manera no te concentras en el sabor que tiene el semen. saludos

Anónimo dijo...

Es lo más exitante y placentero para ambos, pero tomartelo los exita mas a ellos y dices te gané

Anónimo dijo...

Gracias q bueno ... Pero no me queda claro si eres hombre o mujer pero igual dicen que los maricas son los que mejor maman pollas ya me puse cachonda quiero tener un pene en mi boca ya!!!