martes, 10 de febrero de 2009

Sueño y Controversia

Soñé que estaba en Italia, que estaba abrazado con un tipo y estábamos mirando el mar. De repente un sujeto que estaba cerca nuestro dice "No, no, no, no" y nos empieza a empujar. Acto seguido nos defendimos y empezamos a caminar. De repente nos encontramos frente a una vitrina donde había un afiche con la foto del Papa que decía:

"Está permitido golpear, separar o matar a cualquier gay que manifieste su sexualidad".

Cuando vi ese afiche, me di media vuelta y me fui.

Ahí desperté.
__

Creo que todo eso es una mezcla de muchas cosas, sobre todo de conversaciones que he tenido últimamente en relación al caso de la italiana cuya familia decidió dejar de alimentarla para dejarla morir después de haber estado 17 años en coma. Las autoridades locales, respaldadas por la fuerza e influencia eclesiástica propia del país que es centro de la religión con más adeptos del mundo, alzó su voz en contra argumentando que es un asesinato. Yo opino diferente.

Es un tema complejo y largo de tratar, espero ser breve y que no se malentienda mi punto de vista. Estoy a favor de la vida, pero de una vida con plenas capacidades para valerse por sí mismo y, en este sentido, me parece que estar postrado 17 años inconciente no puede definirse exactamente como una "vida plena".

Es difícil definir qué es la vida, creo que por lo mismo que escribía el otro día sobre la subjetividad y las miles de diferentes formas de comprender el mundo, por lo tanto desde mi punto de vista me parece más fácil definir lo que no considero vivir. No creo que el estar postrado sin signos de actividad cerebral y dependiendo de máquinas para poder sobrevivir sea vivir, ya que es sólo eso "sobrevivir"; es decir, mantener y extender forzadamente la actividad de los órganos.

Algunos podrán decir que ella seguía viva porque su alma todavía estaba en ella y que podría ocurrir un milagro, ahí está la pregunta del millón: ¿qué es y dónde está el alma?. ¿Está en un corazón que late?, ¿en unos pulmones que una máquina llena de aire?, ¿en un estómago que se llena de alimento por una sonda?. No lo sé, nadie puede responder eso con certeza, pero en estos casos me quedo con Platón, pensando que el alma es aquello que nos permite realizar actividades vitales; una verdad, una esencia a la que no se le puede hacer mejor bien que liberarla de las cadenas que la atan al cuerpo, en este caso el cuerpo de una mujer que estuvo postrada casi dos décadas y cuya familia tuvo la claridad y generosidad de dejar partir.

1 comentario:

María de los angeles dijo...

es algo asi como el aborto terapeutico... el cual estoy a favor. asi como desconectar a los dependendientes de maqinas.. mas aun si segun los familiares ella estaba de acuerdo. hay qe respetar su voluntad y pienso igual qe tu, estoy a favor de la vida, pero la vida plena, mientras se tenga o el corazón o el cerebro funcionando. qe almas ni qe weas.... jaj