lunes, 30 de marzo de 2009

Falla

Cuando la inspiración se va y lo cotidiano llena los días, ¿queda algo sobre lo cual escribir?. ¿Cuándo es que nos damos cuenta si tenemos la capacidad o no de hacer las cosas que queremos hacer y no necesariamente las que se esperan de nosotros?.

Estos días han sido curiosos, siento que mi musa inspiradora ha desaparecido (tal vez para no volver) y mis días pasan dando vueltas en torno a mis resistencias; a lo que debo, pero no quiero hacer y alrededor de todo aquello que me aproblema. No es que mis circunstancias sean especialmente difíciles, pero sí creo que estoy ad portas de un cambio radical, el que -a pesar de haberlo conversado y escrito en un par de ocasiones- no me deja. Es que no me deja la preocupación y el temor a lo que vendrá, pero que conlleva un deseo inconmensurable de independencia, de cambio y renovación.

A veces las circunstancias no son favorables, muchos dicen que es ese en el momento donde la creatividad se agudiza; yo pienso que más que agudizarse tiende que echar mano a todos (no siendo muchos) los recursos con los que se cuentan para poder salir de alguna forma del paso. No es una forma necesariamente nueva, es sólo un recurso que no acostumbramos a usar, y eso porque la capacidad que tenemos los seres humanos de innovar (con todas sus letras) es escasa, sobre todo si se considera la incompatibilidad propia del ser humano de resolver (nuevamente con todas sus letras) un problema; más bien se da eso de "desvestir a un santo para vestir otro". Eso porque, nos guste o no, la dinámica "problema - solución" más parece ser "problema grande - problema chico", ya que creo firmemente que nuestras capacidades radican más en aminorar la carga que en sacársela de encima. Ahí es cuando la sabiduría popular cobra sentido y el "al mal tiempo, buena cara" se instaura como la frase que moviliza y nos lleva a aceptar (al menos en parte) nuestra discapacidad de resolver "como la gente" los males que nos acosan.

Lo nuevo, decía antes, es relativo y, si lo consideramos un hecho, escaso, ya que en la medida que nos convertimos en individuos se van cristalizando nuestras formas de hacer frente, nos rigidizamos, nos volvemos meras repeticiones de tácticas que creemos útiles al momento de encarar aquello que nos aqueja; de ahí que las adicciones -de la clase que sean (alcohol, cigarros, drogas, comprar, etc)- sean la muestra de nuestra incapacidad intrínseca de hacernos cargo de nuestra falta, de esa incapacidad estructural de resolver a cabalidad "eso" que nos hace sentir incompletos, inútiles o fracasados (según sea el caso), en suma, muestran nuestras fallas.

En mayor o menor medida todos optamos por alguna forma de desahogo voluntaria y distinta a la falla, la mia es escribir, otros pintan, algunos esculpen, otros cantan, lo importante es que esa forma "distinta" (no nueva) de hacer frente es lo que algunos pueden llamar "ingenio" o "redescubrimiento", otros lo llamamos sublimación.

jueves, 26 de marzo de 2009

Right, Wrong, Whatever...

Lo nuevo de Depeche, para aquellos que esperamos ansiosamente una visita de este grupo para fin de año.


Tan cierto, a veces sentimos que estuvimos, estamos y estaremos en el camino, lugar y tiempo equivocados y que eso sólo nos llevará a más error... aunque a veces los errores son lo mejor que te puede pasar, momentos para movilizar, para encaminar lo estancado, para romper con toda la mierda que se viene arrastrando desde hace tanto tiempo. Las crisis son siempre momentos privilegiados de oportunidad, esa oportunidad que se abre gracias a la inestabilidad, la búsqueda de lo nuevo que se emprende sin un norte claro, pero con esperanza de cambios concretos.

¿La habré cagado?... bleh, las pills no me dejan coordinar.

"I'm gonna fuck it up again, i'm gonna do it on purpose..."

...Mañana U, reunión, algunos trámites, casa de Mary, conocer gente nueva y nuevamente néctar.

martes, 24 de marzo de 2009

Heterosexual Alternativo

Ayer se dió el típico carrete improvisado de principios de semana, ese al que todos los invitados van para escapar de la rutina, las obligaciones y las sorpresas -no siempre agradables- que depara la semana que recién se inicia. Íbamos los de siempre, dos amigos, una amiga y yo, a beber nuestro brebaje de siempre y a tener las conversaciones, discusiones y risas que tanto nos ayudan a disfrutar del néctar y que, al mismo tiempo, el néctar nos hace disfrutar.

Varias conversaciones, risotadas y dos litros de ron después estábamos borrachos y cansados, con ganas de volver a la cama para tratar de recuperar el sueño que habíamos perdido entre los vasos llenos del dorado brebaje, pero (como siempre) uno de los comensales no estuvo dispuesto a abandonar la juerga. El sujeto en cuestión pidió mi compañía para terminar lo poco de néctar que quedaba, así que sin hacerme de rogar acepté la invitación; sobre todo porque -debo confesar- me siento extraña, superficial, pero inevitablemente atraído hacia él, siendo esto sólo una atracción irrealizable, puesto que él, a diferencia mía, es heterosexual.

Una de las razones por las que el néctar goza de mi admiración y devoción es por su capacidad de concretar hasta las más increíbles situaciones, siendo ésta una de sus principales virtudes, cuestión que no está demás decir, ya que no sólo en esta ocasión he sido bendecido con los favores que el alcohol puede proveer... sobre todo cuando la cantidad de elixir en la sangre es suficiente para eliminar cualquier inhibición y desatar los actos más impensables. Es de esta forma que mi acompañante y yo, sentados en la calle bebiendo las últimas gotas de brebaje, nos dejamos llevar por la libido y los placeres que el cuerpo puede entregar; así es que de pronto me vi con el miembro erecto de mi compañero (supuestamente heterosexual) en la mano y luego... bueno, dejemos el resto a la imaginación, no vaya a ser que nuevamente mis palabras cual cuchillos se lancen contra la sensibilidad de algunos de mis lectores, pero baste decir que la última cita lo explica de manera bastante gráfica.

Es así que, aunque parezca algo audaz, incómodo, vulgar e incluso irreal, terminé un día lunes en plena vía pública realizando los actos más impúdicos con un compañero "heterosexual".

¿Qué hay en la Caja?



¿Cuál es la idea?, ¿Qué mierda es la caja?.

domingo, 22 de marzo de 2009

Warning: Adult Content

Tengo un seguidor menos en el blog, me pregunto si a aquella persona (que no identifico quien es) le habrá molestado mi última "cita", la que a mi parecer es una memorable frase del Coke. Sea como sea, están en toda la libertad de seguir o no seguir lo que escribo, así como yo estoy en la libertad de escribir lo que me venga en gana. Perder seguidores es el precio por decir lo que quieres... como en la vida, se pierde gente cuando se es sincero y, para algunos, "desubicado" o "carente de filtro". De todas maneras (y como el título bien lo dice) esto es "Hagamos algo Vulgar", comprenderán que el nombre no fue elegido al azar y que figura en la parte superior de vuestras pantallas a modo de silenciosa advertencia de lo que pueden encontrar; lo explicito como forma de prevenirle a aquellos que seguirán apareciendo (y los que puedan aparecer) que pueden encontrar eso y cosas peores.... aunque a estas alturas (con más de un año de escritos útiles e inútiles) deberían (deberíamos) estar acostumbrados. De hecho, no tengo idea por qué escribo esto, probablemente porque la idea de tener seguidores es placentera y narcisa, así como el se vayan figura como una pérdida virtual, irrelevante, pero pérdida al fin y al cabo.

sábado, 21 de marzo de 2009

Cita


"Los maricones chupamos pico como actrices porno".

Coke.

Animal Planet

Anoche salimos con la Comunidad al antro nº2. Lo pasamos la raja, pero fue como ver un documental de "Animal Planet". Los ejemplares heterosexuales masculinos y su sexualidad discotequera es muy extraña, se paran en medio de la pista a observar a sus "presas", cuando ven a una que les gusta se lanzan (en grupo, porque de a uno no se la pueden, claramente) e intentan con todas las cursilerías existentes conquistar y seducir a la mujer en cuestión. Cuando a uno de ellos no le resulta, salta el siguiente y así sucesivamente, en un intento desesperado e inútil por "hacer valer" la salida. Si la "víctima" es lo suficientemente inteligente, rechazará las peticiones, ante lo cual el grupo de "machos alfa" se irá cabizbajo, le dará un par de vueltas a la pista de baile, parándose a ratos en medio (como forma de mostrarse y "tasar la mercancía") y si no encuentra una nueva presa, volverá (para mi asombro) a desplegar sus "talentos" con aquella que hace unos minutos lo había rechazado. Es sumamente extraño y digno de un estudio antropológico, sociológico y psicológico.

Hay algo seriamente mal con la heterosexualidad masculina, sinceramente es perturbadora.

viernes, 20 de marzo de 2009

Placeres, Alcohol y Recuerdos

Decidí no ir a la U. Está nublado, hace frío como hace mucho tiempo no hacía, así que decidí aprovecharlo para quedarme entre las sábanas todo el tiempo que quiera. He decidido que a pesar de todas las responsabilidades que tenga, cuando pueda me daré el tiempo que necesite para descansar, para no hacer más de lo que siento que debo hacer. Por lo menos eso pienso ahora, en un afán de justificar mi irresponsabilidad transitoria, aunque claro que no me estoy perdiendo de nada extremadamente relevante, pero me gusta pensar que al menos por un día no soy esclavo del deber y que puedo tomarme la libertad de la rebeldía.
__________________________________

Hace tiempo que no escribía, es que en realidad entre el hacer y el no hacer me he pasado estas últimas semanas, pensando que quizás lo que debo hacer no necesariamente se corresponde con lo que me gustaría, así que he dejado pasar los minutos, las horas y los días haciendo sólo lo urgente y vegetando en aquellos momentos donde me permito embriagarme de nada. Puede que a eso se circunscriba mis actuales libertades, a rebeldías momentaneas que me permiten salir de la rutina -aunque sea por un día- y hacer (o no hacer) cosas que me produzcan placer.

El placer, dulce elixir que todos buscamos, puede ser encontrado de diversas maneras, algunas de mis preferidas son el fumar, el beber y el reir descontroladamente mientras dejo que el alcohol, la irresponsabilidad y el ocio me llenen. La autodestrucción es algo que moviliza y satisface, no tengo claro por qué, es más, creo que lo central es hacerlo, no pensarlo ni racionalizarlo, como acostumbro hacer con todo lo demás.

Hablando de autodestrucción y alcoholismo: El miércoles tuvimos nuestra "Tarde de café y análisis" con la Mary. Fue bastante agradable retomar aquella estancada tradición... estancada por las vacaciones, no por decisión nuestra. Almorzamos, conversamos, jugamos cartas, tomamos café y luego (a media tarde) empezamos a emborracharnos. El vino fue nuestro compañero fiel, el que movilizó conversaciones, desahogos y risas, mientras nos acompañaban nuestros clásicos, esa música que acentúa los efectos desinhibidores que el alcohol promueve. Como Alf bien dice, el alcohol supone ser un inhibidor del SNC, pero extrañamente (tal vez ni tan extramente) a los alcohólicos nos activa, nos hace pensar con mayor claridad y libera la lengua para hacernos conversar de los mayores males y bienes de la vida, el mundo y todo lo que nos rodea.

Cuando se nos acabó el vino aprovechamos los restos que quedaban en botellas semivacías de ron y vodka, eso me dio una gran sensación de estar a lo "Live with Me" (¿será ese mi futuro?). Lo bueno de las borracheras -las que a mi juicio siempre deben ser compartidas para su mejor goce- es que se pueden hablar de cosas que generalmente no hablarías, o que por lo menos costaría más sacar a flote. Las amistades se convierten en hermandades, los odios se vuelven más difusos y los recuerdos aparecen como nostalgia de tiempos mejores. Eso nos pasó el miércoles, añorábamos nuestros viejos tiempos. Recordábamos aquello que hacíamos, las personas que conocíamos y todo lo que nos permitíamos en aquellas circunstancias y lugares que tanto tiempo nos acompañaron y que fueron testigos de nuestras más memorables borracheras, las que ahora recordamos con cariño y, a ratos, algo de vergüenza, pero ese tipo de vergüenza que no implica arrepentimiento. Pensábamos en cómo volver, cómo sentirnos igual, cómo revivir aquellas situaciones... pero sabemos que no podemos, porque intentar repetirlas sería arruinarlas y que nos quedaríamos con un intento fallido de algo que fue irrepetible en vez del recuerdo de aquello que hasta el día de hoy moviliza tantos recuerdos, nostalgia y risas.

El alcohol hace los recuerdos más vívidos -a pesar de que quien no haya probado ese estado podría pensar lo contrario- y presentes, más cercanos y añorados. Es como ver fotografías, cada paso, cada pasado, cada juerga, cada caída, cada vómito, cada baile, todo se conjuga -lo bueno y lo malo- en un pasado entrañable y que forjó una amistad que hasta el día de hoy se mantiene... tal vez la única que se mantiene viva.

Con todo esto también nos dimos cuenta que uno de nuestros males (o tal vez una de nuestras virtudes) es el querer volver a algo que ya fue, darnos cuenta que de una u otra forma nos gustaría revivir ese pasado que compartimos, en el cual nos destruímos y que vuelve más fuerte con cada borrachera... esa añoranza, esa nostalgia, ese deseo de estar ahí, de ser esos adolescentes que perdían la cabeza con cada trago que llevaban a su boca y forjaban así el recuerdo que después se instauraría como deseo de volver.

NOTA: Para los que parece que leen al revés, el OH es inhibidor del SNC, por eso es que sentimos más "libertad" y la lengua se nos afloja con mayor rapidez (efecto desinhibidor de la conducta). Ahora, cuando digo que a los alcohólicos nos produce el efecto contrario (activador) apelo a que todo adicto tiene una relación particular con la sustancia de su adicción, cuestión difícilmente entendible para aquellas personas sanas e inteligentes que no gustan de la autodestrucción, pero que sí gustan de comentar bajo la sombra del anonimato.

martes, 17 de marzo de 2009

Sobre el Derecho de Autor


NO SOY DELINCUENTE from NO SOY DELINCUENTE on Vimeo.

Detesto a los autodenominados "artistas" que se quejan sobre los derechos de autor. Por ejemplo la señora (o señorita) Denisse Malebrán, una de aquellas que no duda en apuntar con el dedo a aquellos que pensamos que compartir no es delinquir. Es de esperar que se legisle pronto sobre esto, cambie la ley y lleguemos a consenso... aunque siempre habrá más de alguno que no quedará satisfecho.

"Entre Paréntesis" - (Entre Comillas)

Para variar no tenía idea en qué sala era la clase (típico de mis principios de semestre). Fue en una sala chica (parece ser el mal de ser pocos en el curso), más encima a la profe (a la que nunca había visto) es de las que les gustan las "dinámicas de grupo" (el ramo es Clínica Relacional, se entenderá entonces la fascinación de la señora en cuestión por las dinámicas y esas mierditas). El punto es que a mi me carga "compartir", detesto el "preséntense" (es tan de 8º básico... y nosotros ya estamos en segundo año de magíster, o sea, superemos el "preséntese", por fa'), aunque lo novedoso esta vez fue que el resto te presentaba (¡¡que creativo!!). Cuando me tocó a mi, la Pau dice que me encanta leer y escribo cuentos y etcéteras (L) y, acto seguido y entre risas, dice que me gusta el ron, ante lo cual la "dinámica" profesora le pregunta si a ella le gusta también; "no, yo soy más piscolera" (responde la Pau); "ah, te gusta más el pisco" (dice la profe); ante lo cual la Pau contesta con un "sí" y (en un lapsus momentáneo, horroroso y políticamente incorrecto) yo digo "sí, es que ella es más barata"(Cueeeeck!!!). "Horror" (pensé). En eso la profe pregunta "Bueno, con tanto ambiente bohemio les gustará también el vino" (en un acertivo y algo ácido comentario); "Oooooobvio", contestamos la Ale, la Pau y yo al mismo tiempo (dejando más que en evidencia nuestro alcoholismo).

Es oficial, quedé como un alcohólico frente a la "Señora Dinamismo" (porque el resto de los huevones presentes ya lo sabe).

(Linda primera impresión).

sábado, 14 de marzo de 2009

Día Uno (segunda parte)

...

Ya no era una mala copia de la Dalloway, volvía a estar en mi primer día parado frente a la nueva secretaria de Psicología. "¿Cómo mierda se llama?", me pregunté en silencio en un inútil intento por coordinar un amable saludo personalizado, el cual claramente no me resultó. Desde luego que "la nueva" sabía menos que yo, así que tuve que revisar un montón de papeles donde aparece la distribución de salas. Ciento catorce -"uh?... ¿existe una sala 114?"- los ojos se me iban hacia un lado al mismo tiempo que hacía una mueca que expresaba mi desorientación mientras repasaba las salas que conocía, dentro de las cuales no figuraba ninguna con el número 114.

La famosa sala era algo similar a una mínima sala de reuniones (estilo caja de fósforos), claro que cabemos los que somos, nada más que seis pelagatos. Lamentablemente la Pau no figuraba dentro de esa lista, había quedado en otra sección, cuestión que la incomodó bastante porque con la profe de la 114 es con quien hemos tenido las supervisiones; la conocemos, le tenemos confianza y su forma de hacer clínica es la que a nosotros nos agrada como futuros psicólogos. "En fin, habrá que aguantar a un par de saco de pelotas que están conmigo", me consolaba mientras me sentaba incómodamente frente a ese dúo dinámico. La indiferencia que aparentamos nos ayudó a seguir sin mayores inconvenientes.

Después de clases el punto de reunión sería la casa de la Mary. Hace mucho tiempo que no nos juntábamos todos y no hacíamos esos almuerzos bien conversados. Llegué allá y ya había llegado la Ale (cuya inasistencia a clases fue causada por el insomnio), conversaba airadamente con la Pau tratando de desahogar el mal rato matutino provocado por tener que hacer ese ramo con otro profe, así que me uní a la conversación, las puteadas y todo cuanto necesitábamos sacar de la cabeza.

Mientras nos tomábamos el café post-almuerzo, se nos ocurrió que teníamos que tomar algo para celebrar el inicio del año universitario. Lo elegido fue vino blanco, algo relajado para seguir conversando sobre lo divino y lo mundano. Un par de horas después, con el brebaje ya en las manos, hablábamos relajadamente mientras la noche nos cobijaba en su placentera oscuridad. Decidimos dejar las luces apagadas y encender una vela, así crearíamos un ambiente new age/new wave/alternativo/bohemio-a-lo-Montmartre para embriagarnos y relajar aún más la lengua.

Cuando el vino ya nos había relajado, la conversación se transformó debido a una llamada, cuestión que desató los grados más inimaginables de histeria por parte de las niñas, conversando sobre las más extrañas tácticas de conquista y seducción, tema que había llegado a ser incomprensible para mi a pesar de mi desarrollado lado femenino. Es que al parecer las mujeres se complican exageradamente al momento de entrar en contacto con el sexo opuesto; intentan tener el control, pero al mismo tiempo mostrarse despreocupadas; intentan seducir, pero que no se note; tratan de mostrar interés, pero no demasiado; quieren acostarse con el sujeto en cuestión, pero que no se reduzca todo sólo a eso; etc, etc, etc. Los maricones somos más directos -por lo menos los que yo conozco- la cosa es o no es, y si bien hay tácticas de por medio (como todo en la vida), nada comparado con lo que las féminas hacen, porque llega un punto en el que ni ellas entienden lo que quieren.

Sin darnos cuenta ya nos habían dado las 00:30, tarde considerando que algunos de nosotros tenían cosas que hacer al otro día y que a cada minuto que pasaba estábamos más ebrios y más confundidos por la conversación sobre las técnicas de seducción femeninas, las que inevitablemente trajeron a mi memoria un episodio de "Friends", ese en el que Rachel quiere conquistar a un tipo del edificio y le comenta a Mónica sobre quien tiene el control de la pelota, que las pelotas van y vienen, pero que finalmente "there is no ball". No pude guardarme el comentario para hacerles notar lo confuso que era todo (insisto, ya ni ellas se entendían), cosa que sacó unas carcajadas y logró cambiar el tema... por lo menos unos minutos.

Confundido, cansado y ebrio me fui a mi casa, no teniendo claro if there is or isn't ball at all. Las mujeres son extrañas.

Los primeros 30 segundos son un moderado ejemplo del tipo de conversación de la que tuve que ser testigo.

jueves, 12 de marzo de 2009

Día Uno (primera parte)

El sonido del despertador llegó a mi y me hizo abrir un ojo a medias mientras mi almohada, levemente mojada por un hilillo de saliva que me caía de la boca (y que se sentía más blanda y cómoda que nunca) me gritaba y me rogaba que volviera a cerrar ese ojo inquieto y siguiera durmiendo como si nada hubiese pasado. "Mierda, me tengo que levantar quiera o no" -pensé- al mismo tiempo que el despertador volvía a sonar diez minutos después de mi primer asomo de conciencia del día que recién empezaba.

Me duchaba entre sueños, todavía pensando en lo agradable que era mi almohada, las sábanas y todo cuanto compone mi cama. Mientras llenaba de shampoo mi cabeza pensaba que la cama, para aquellos que tienen sueño, es como el agua para aquellos que tienen sed. Seguía idealizando el dormir mientras me enjuagaba el pelo; los ojos cerrados me trasladaban mágicamente a aquel lugar que tanto anhelaba; "Tan cerca, pero tan lejos", me decía algo dormida una voz, la que no supe identificar como sueño, masoquismo o primer brote de esquizofrenia.

Algo más despierto me vestí, tomé lo primero que encontré, agarré mi mochila y partí. Hacía frío, no tanto, pero lo agradecí de todas maneras, porque nunca es buen augurio que haga calor a las ocho de la mañana. "Quiero que sea invierno" -me dije mientras daba los primeros pasos-, es que el frío matutino tiene la capacidad de despertarme y, extrañamente, energizarme; efecto absolutamente contrario tiene el calor, me ahoga y quita todo impulso, sobre todo en las mañanas.

Llegué a la Universidad diez minutos antes de la clase, aproveché de comprar algo para refrescar la sequía esofágica matinal, agua mineral, no me gusta tomar algo muy dulce a tan temprana hora. "¿En qué sala tengo clases?, pfff, voy a tener que ir a preguntar" (el "ir a preguntar" significa un viaje al séptimo piso); "en fin, no tengo ganas de seguir quejándome, voy". Cuando iba de camino me encuentro con la profesora con la que tenía clases:

- Hola Seba, ¿sabes en qué sala tenemos la clase?.
- Hola Marcela, mmm, no, no sé, ahora iba a preguntar.
- Ah que bueno, ¿me podrías llamar para avisarme donde es?.
- Sí, en cuanto sepa te aviso.
- Ya, por favor.

Cuando subía por el ascensor, el soundtrack de "The Hours" hizo su aparición en mi iPod. Me acordé de la Woolf. "El Señor Seba dijo que él mismo se encargaría de preguntar en qué sala era la clase" -pensé- , una sonrisa escapó y se asomó en mi cara. Me dieron ganas de ser como la Señora Dalloway, algo ida, algo loca, algo frustrada, pero compuesta, siempre compuesta. Ella sonríe, como yo, aunque su cabeza le grite que su vida no tiene sentido. "Sólo una cáscara, sólo una cáscara", me decía cuando se abrieron las puertas del ascensor en el séptimo piso. Mi fantasía literaria inglesa terminó cuando me saqué los audífonos para preguntar en qué sala era la clase... y volví a ser cáscara.

...

martes, 10 de marzo de 2009

Q.E.P.D mis Vacaciones

Mis vacaciones murieron oficialmente, mañana es el primer día de clases y tengo que levantarme de alguna manera. Nunca he sido bueno para levantarme temprano, mis despertares al alba son producto del rigor y la culpa, es que el Pepe Grillo del obsesivo es difícil de silenciar.

El ocio llega a su fin entre mi relativa indiferencia y la ansiedad de la que hablé hace unos días. Sigo pensando constantemente en lo que significa este año y las responsabilidades asociadas, mayores a las de años anteriores y todo lo que significa "crecer" y asumir ciertos aspectos que se sentían tan lejanos hasta hace tan poco tiempo. Quizás sea por eso que he andado de mal humor, además de ciertas circunstancias que han rodeado mis días y que han provocado algunos malos ratos, los que se han exacerbado por mi estado ansioso... prácticamente premenstrual.

Más vale hacerse el ánimo para lo que comienza y hacerle frente a lo que viene como tantas otras veces, con la frente en alto y entusiasmo, fingido a ratos, pero entusiasmo al fin y al cabo. Además, siempre dicen que el último año es el mejor, espero que la cultura popular no me defraude.

Tendré que reacostumbrarme al sonido de mi despertador a las 6 am. Puro éxtasis.

lunes, 9 de marzo de 2009

Thank You, Now you're the Parasite

Si la vida te da la espalda... chúpale el hoyo.

Ando de un humorsh.... ufff, lo peor es que la gente que te rodea no siempre colabora en mejorar tu estado de ánimo. Yo pienso que si no quieres ser parte de la solución, quieres ser parte del problema, así que mejor dé media vuelta y métase su opinión en la raja... las soluciones ingeniosas no son lo tuyo, gordita querida.



Sappy pathetic little me
That was the girl I used to be
You had me on my knees
I'd trade you places any day
I'd never thought you could be that way
But you looked like me on Sunday
You came in with the breeze
On Sunday Morning
You sure have changed since yesterday
Without any warning

I thought I knew you
I thought I knew you
I thought I knew you well... so well

You're trying my shoes on for a change
They look so good but fit so strange
Out of fashion so I can complain

You came in with the breeze
On Sunday Morning
You sure have changed since yesterday
Without any warning

I thought I knew you
I thought I knew you
I thought I knew you well... so well

I know who I am, but who are you?
You're not looking like you used to
You're on the other side of the mirror
So nothing's looking quite as clear

Thank you, for turning on the light
Thank you, now you're the parasite
I didn't think you had it in you
And now, you're looking like I used to!

You came in with the breeze
On Sunday Morning
You sure have changed since yesterday
Without any warning
And you want me badly
You cannot have me

I thought I knew you
I've got a new view
I thought I knew you well...oh well

domingo, 8 de marzo de 2009

Mujer


Feliz día de la Mujer a todas mis queridas lectoras, amigas, madre y todas aquellas que pasen por aquí por gusto o casualidad.

(L)

"Las mujeres han servido todos estos siglos de espejos que poseían el poder mágico y delicioso de reflejar la figura de un hombre al doble de su tamaño natural"

Virginia Woolf.

El Efecto Farkas


En esta versión, Hitler tiene razón.


Detesto a Farkas y la vulgaridad inherente al acto de andar regalando dinero y anunciando cuánto dejó de propina a quien. Con los actos de los que hemos tenido que ser testigos queda demostrado que el dinero no equivale a educación o cultura... me refiero a la formación valórica familiar y personal, no a la instrucción impartida en las aulas.

¿Se dará cuenta este caballero cómo mueve a las masas de personas necesitadas hacia una esperanza inútil fomentada por la promesa tácita de ayuda que instaura al momento de regalar dinero en las calles?. Porque cual Guasón en Batman, el señor Farkas se ha dedicado a eso, a lanzar billetes a las calles atestadas de personas, las cuales movidas por la necesidad y/o la codicia, adoran a este caballero como a un Mesias, convirtiéndose así en simples putas compradas por un par de billetes, esos azules que tienen la cara de Arturo Prat plasmada en uno de sus extremos. El pueblo tiene precio y al parecer está en oferta; se entregan y lo siguen como un séquito de putas compradas, pero no usadas que inquietas y expectantes siguen a su "Salvador".

viernes, 6 de marzo de 2009

Última Primera Vez

Hoy fue el inicio no-oficial de mi último año de universidad. Tuve que ir a tomar unos ramos que el sistema no me dejó tomar por internet. Vi a las niñas, hace tiempo no nos juntábamos y fue agradable tener un rato de conversación, aunque ésta fuera interrumpida por el alto volumen de la música que un Dj ponía en el patio central... ¿por qué un Dj?, la respuesta escapa a mi conocimiento.

Se sentía extraño, hay algo sobre los últimos años que hacen que los nervios sean más agudos y que la ansiedad sea mayor. Estar a un paso del "mundo real" es atemorizante, no sólo por lo que significa en términos de responsabilidad, sino porque también conlleva una serie de cambios, sobre todo por la pérdida de la rutina que durante tantos años nos abrazó fuerte, como una madre a la que a ratos detestas.

Había un sentimiento compartido, nos sentíamos ajenos, parecía otra universidad llena de gente desconocida, tal vez era porque esta sería la última vez que la veríamos por primera vez. Esa primera vez que cada año llegaba y anunciaba el término del ocio estival y el inicio de las responsabilidades. Algo de nostalgia había en nosotros, nuestra última primera vez estaba cargada de emociones cuya agudeza nos era desconocida para una situación tantas veces vivida. ¿Será que ya sentimos el peso de la realidad sobre nosotros?.

Alf acostumbra hablar sobre lo que significa crecer y asumir ciertas responsabilidades y creo que esta es la primera vez que siento que el hacerle frente a esas responsabilidades significa una pérdida. Cuando llegaban las responsabilidades que la cercanía al título acarreaba, me sentía orgulloso y ansioso, como cuando manejas un auto por primera vez, o la primera vez que tiene sexo... esas responsabilidades siempre habían significado una ganancia, un paso más cerca de lo que tanto has deseado y por lo que tanto has trabajado, cuando el "crecer" es motivo de sueños y planes, un mundo lleno de posibilidades. No es que ahora no sienta eso, lo que sucede es que también me doy cuenta de que el crecer y avanzar también significan perder y dejar atrás, asumiendo también que las posibilidades existen, pero son bastante más escasas y estrechas de lo que alguna vez pensaste, lo que a la vez significa que hay que renunciar a ciertos sueños, esos que ahora parecen infantiles e irrealizables. Tal vez darse cuenta de eso también sea parte del proceso, un paso más en este camino... todo crecimiento involucra un sacrificio.

Este último año tiene un sabor diferente a todos los últimos años anteriores, porque de una u otra forma al salir del colegio sabías que aún te quedaban por lo menos cinco años más de estudios, nuevas amistades, nuevas experiencias y nuevas lecciones que aprender, pero a la larga, es un poco más de lo mismo. Ahora no, sabes que lo que viene es diferente, es aprender a valerse por sí mismo, es por fin dejar la rutina de toda tu vida para empezar una nueva, completamente diferente y que no habrá nadie más que tú para resolver los problemas que la adultez y el mundo real traerán.

Tiene algo de nostalgia mi última primera vez, pero es parte de la vida y de crecer, ¿no?.

jueves, 5 de marzo de 2009

Relleno

Última semana de vacaciones y no sé si lo que queda se me hace poco o mucho. A veces siento que a pesar de que el ocio me hace sentir inútil y algo tarado, es un estado que anhelo, algo así como estar borracho, pero esta borrachera es de nada... quizás sea eso lo que más marea, la nada.

Paso llenando los últimos días de ocio con música y letras; letras de otros que hago mías, pues las mías están algo trabadas. Nada mejor que la música para llenar el silencio de las ideas propias y así llenarse e identificarse con las ajenas, ¿no creen?.

i feel like i wanna be inside you,
when the sun goes down yeah
all my heart,
taking in back the blue.
i'm falling into my own senses.
another night, another day.
it's better this way, let the music play

all my heart,
only you can know how i feel,
every day is an odd deal to get by,
melancholy have song,
broken skin, look here when i say.

i feel like i wanna be inside you,
when the sun goes down.
i feel like i wanna be inside you,
when the sun goes down yeah.

all my heart,
there's movement across the tracks,
I hope to play it all back, alright
lucky me, lucky you,
they've given us, too many warnings.

all my heart,
changing the way i kill, by changing the way I feel,
step forward.
everybody, around the world understands,
what makes a child a man, yes I

i feel like i wanna be inside you,
when the sun goes down.
i feel like i wanna be inside you,
when the sun goes down yeah

i feel like i wanna be inside you,
when the sun goes down.
as long as i'm gonna be around you,
when the sun goes down yeah

i feel like i wanna be, you more than i
get around, come around yeah yeah.
see you every night, hear the crowd.
sound of violence, check it out.

i feel like i wanna be inside you

let it out, gonna let it all out
let it out when the sun goes down

you'll be coming out, let it all out
gonna let it out when the sun goes down

let it out, gonna let it all out
let it out when the sun goes down

you'll be coming out, let it all out
gonna let it out when the sun goes down on me...
on me...
when the sun goes down on me...
on yeah...

lunes, 2 de marzo de 2009

Néctar

Hay algo en ese líquido que me llama, no lo puedo dejar, me deja preso, aunque en un cárcel sin paredes ni barrotes... me gusta. Es algo que sólo algunos entendemos, sólo algunos sabemos disfrutar del néctar -como dice Alf- y tiene algo que nos deja en un estado más allá, inalcanzanbles, "up high", que no podemos alcanzar con la sobriedad.

El alcohol tiene algo deliciosamente decadente, cualidad de las que pocas drogan se pueden jactar, es una fuente de inspiración, te llena de sentimientos, así como puede disiparlos. Sus cualidades son extensas y cada uno las aprovecha según su momento: un momento de olvido, un momento para expresar todo lo que la sobriedad reprime, un momento de identidad que escapa a las ataduras, convenciones y conveniencias del resto, eres todo lo que quieres ser, al mismo tiempo que no eres más que un ebrio decadente. La magia del disfraz que el néctar brinda; o, en su defecto, la magia de la verdad que el néctar descubre, es lo que lo hace tan apasionante y adictivo.

Esa ebriedad elitista, la que nos convierte en poetas, amantes apasionados y pseudointelectuales, la que abre las puertas de lo que suponemos prohibido, dejándolo todo en un vaso que será llenado las veces que sean necesarias. Llenar los vasos para vaciar la mente y el corazón, vasos que nos guían por las calles moviéndonos como en un baile, danzando con la ebriedad, movidos como por el viento, mientras que en nuestros oídos resuenan todavía los últimos acordes de la música, las risas y las conversaciones de la noche, las coherentes y la incoherentes, las que nos provocan carcajadas y las que abren debates interminables.

Brindo por la ebriedad y por todo aquello que la sobriedad prohibe.

_____________________

Sober
. (?)

I don't wanna be the girl who laughs the loudest
Or the girl who never wants to be alone
I don't wanna be that call at 4 o'clock in the morning
'Cos I'm the only one you know in the world that won't be home

Ah the sun is blinding
I stayed up again
Oh, I am finding
That's not the way I want my story to end

I'm safe
Up high
Nothing can touch me
But why do I feel this party's over?
No pain
Inside
You're like protection
How do I feel this good sober?

I don't wanna be the girl who has to fill the silence
The quiet scares me 'cause it screams the truth
Please don't tell me that we had that conversation
I won't remember, save your breath, 'cos what's the use?

Ah, the night is calling?
And it whispers to me softly come and play
Ah, I am falling
And If I let myself go I'm the only one to blame

I'm safe
Up high
Nothing can touch me
But why do I feel this party's over?
No pain
Inside
You're like perfection
How do I feel this good sober?

I'm coming down, coming down, coming down
Spinning 'round, spinning 'round, spinning 'round
Looking for myself - SOBER [x2]

When it's good, then it's good, it's so good till it goes bad
Till you're trying to find the you that you once had
I have heard myself cry, never again
Broken down in agony just tryna find a friend

Oh Oh

I'm safe
Up high
Nothing can touch me
But why do I feel this party's over?
No pain
Inside
You're like perfection
How do I feel this good sober

Oh Oh

No Pain
Inside
Nothing can touch me
But why do I feel this party's over?
No pain
Inside
You're like perfection
How do I feel this good sober?

Will I ever feel this good sober?
Tell me, No no no no no pain
How do i feel this good sober?

Twitter y sus Mierdas II


Really?.

Parece que twitter no es una platarforma muy estable.

Lo que no entiendo es si el extraterrestre mató a un cangrejo porque se quería comer al pájaro; o si el pájaro mató al cangrejo porque se quería comer al extraterrestre... ahh no, parece que el pájaro le cortó la mano al extraterrestre y que la mano es como de cangrejo (es que los extraterrestres son raros ashí), pero no había un cangrejo propiamente tal.

Si alguna lección nos deja esto, es que el pico es muy poderoso.... del pájaro, claro.