martes, 21 de abril de 2009

Procrastinate Today!

Sé que no sólo a mi me pasa, pero no puedo evitar preocuparme por las cosas que planeo hacer y que finalmente no hago. Por ejemplo, tenía planeado levantarme temprano para hacer mil cosas, incluso pensé "el día no tiene tantas horas, pero como me voy a levantar temprano, lo lograré". Naranjas y peras chinas. Abrí un ojo a las 11:00, pensé en las cosas que tenía que hacer, pero que también tengo que aprovechar el oasis de los martes, el único día que no tengo clases y puedo levantarme más tarde. Mi "levantarme más tarde" fue extremadamente más tarde, a eso de las 15:00 (me pasé un poquito). Incluso en ese momento, sabiendo la cantidad de cosas que tenía que hacer, decidí tomarme mi tiempo, almorcé con calma, luego me conecté a msn y cuando me disponía a empezar mis deberes suena msn, mi querida amiga Marita me hablaba. "No puedo decirle que estoy ocupado, no la veo hace tanto tiempo y hablamos poquísimo" -pensé-, así que empezamos a conversar y, repentinamente, me invita a armar un rompecabezas con ella (juego al que nos hemos vuelto adictos). Acepté la invitación. Cuando ella se fue a dormir (vive en España, así que la diferencia horaria no nos favorece), dije "ahora sí que sí". "Tururún" -sonó MSN nuevamente avisádome que una nueva ventana de conversación aparecía-, la Pau me hablaba sobre la vida. Sin darme cuenta empecé a hablar con ella, a quejarme de las cosas que tenía que hacer mientras nos reíamos de cualquier tontera que se nos ocurría hablar. "Tururún" -sonó MSN nuevamente avisándome de una nueva ventana-, la Jess me hablaba. "No puedo llegar y decirle que estoy ocupado, o sea, por ella tengo computador ahora", empecé a conversar con las dos, mientras me puse en "No conectado" para evitar nuevas conversaciones y cortar algunas que tenía con otras personas. "¡Que buena idea para evitar la procrastinación!" -me felicité, como si esa idea fuera brillante-. Conversaba y conversaba, unos minutos después llega un mail de mi querida y hace varios años no vista amiga Wenche. Me enviaba unas fotos de sus vacaciones en una lejana y nevada montaña europea. Obligado era comentar las fotos con Jess, lo que involucraba otro rato de postergación.

Cuando el Pepe Grillo finalmente despertó, eran las 18:50 hrs. ¡HORROR!. Me puse de cabeza a revisar algunos controles. "Algunos", que bien suena, de hecho, pareciera que son un par, pero no, cuando fui a buscar los dichosos controles me di cuenta que eran montones y montones. Cuando los revisé me parecieron miles. No siendo suficiente aquello, sorpresivamente recuerdo que no sólo tengo que revisar esos controles, también tengo que revisar otro más, de igual cantidad y, lo peor, también para mañana. Aún más, debería ("debería", porque dudo que lo haga realmente) leer un par de textos para mi (sí, porque todo lo demás es a medias para mi y sobre todo para mis a veces no tan queribles alumnos)... Y sí, aquí estoy, procrastinando, perdiendo el tiempo, evadiendo la responsabilidad.

Todos mis días parten igual, con planes de hacer muchas cosas y terminan de la misma forma, haciendo todo apurado y muchas veces "no haciendo" muchas cosas más.

4 comentarios:

María de los angeles dijo...

así es como después sacrificamos nuestras qeridas horas de sueño y terminamos haciendo las cosas de noche. ajaj xd, pero el msn es un mal necesario... asi como la procrastinación xd

suerte para la proxima ajaj

alfredo dijo...

jajajajaja
que desgracia, pero es la vida que nos toca. para so estan "las ultimas horas" xD

LatitadeAlmendras dijo...

creo que procastinar es uno de los verbos que más practico en mi día a día. y mira que me jode!, pero no lo puedo evitar

Kitty Valerie dijo...

no tienes idea de cuánto te entiendo, ojalá la procastinación fuera una actividad lucrativa
sería millonaria :P
abrazos,
val