viernes, 10 de julio de 2009

Penumbra

Me envuelve la penumbra de mi cuarto.

La oscuridad tiene algo acogedor que me es difícil explicar. Hubo un momento de mi vida en el que me reconcilié con las sombras, me dan una sensación de calidez, un abrazo oscuro que me toma y me tranquiliza, me mece y suaviza la rudeza de lo que la claridad nos muestra a pesar de nosotros mismos. Amo la paz de la noche, amo escribir en esta tranquilidad, en la que los ensordecedores sonidos del día han dado paso al silencio.

Al parecer es cierto que hay momentos en la vida en que se nos permite ver todo con otros ojos.

1 comentario:

alfredo dijo...

deseo aprender a ver con otros ojos