miércoles, 30 de septiembre de 2009

viernes, 25 de septiembre de 2009

You Made me Cry


I've had enough of danger
And people on the streets
I'm looking out for angels
Just trying to find some peace
I think it's time
That you let me know
So if you love me
Say you love me
if you don'tm then just let me go...

'Cos teacher
There are things that I don't want to learn
the last one I had
Made me cry
So I don't want to learn to
Hold you, touch you
Think that you're mine

Because it ain't no joy
For an uptown boy
Whose teacher has told him goodbye, told him goodbye

When you were just a stranger
And I was at your feet
I didn't feel the danger

Now I feel the heat
That look in your eyes
Telling me no
So you think that you need me
that you'll never leave me
I wrote the song, I know it's wrong
Just let me go...

Cause teacher
There are things
That I still have to learn
But the one thing I have is my pride
Oh so I don't want to learn how to
Hold you, touch you
Think that you're mine
Because there ain't no joy

For an uptown boy
Who's just isn't willing to try

I'm so cold
Inside
I'm just not willing to try
Just one more try
I say maybe, just one more try
Is it gonna be different baby?
Just one more try
I'm so cold inside
But maybe, just one more try...

miércoles, 23 de septiembre de 2009

My Love Life

Pensaba en la compulsión a la repetición, esa interminable cadena de eventos que parecen fortuitos, pero que si los miramos detenidamente, están clara e irrefutablemente unidos por algo más que la coincidencia.

Pensaba en mi vida amorosa. Me detuve a meditar en las características de cada uno de los sujetos -y de mi mismo con cada uno de esos sujetos- que nos llevaron al fracaso. ¿Qué pasa cuando nos encontramos con que hemos cometido el mismo error una y otra vez?, y, peor aún, ¿qué pasa cuando nos damos cuenta que hemos establecido relaciones amorosas con sujetos de características similares?. Y no hablo del exterior, hablo de aquellas características que nos atraen y que parecieran destinar a priori la relación al fracaso. ¿Nos enredamos en amoríos destinados al fracaso por gusto?. Asombrosas coincidencias he encontrado pensando en mi historia sentimental, las llamo coincidencias porque esa palabra resulta un tanto más aceptable para mi disminuida capacidad de tolerancia conmigo mismo. Parece que no puedo evitar establecer el mismo patrón, sujeto inteligente, con alguna tranca amorosa que al principio parece irrelevante, cariñoso y de preferencia de otra región (no supero la distancia). La relación al principio son puros fuegos artificiales, atracción, amor, cariño, entrega total y, al poco tiempo, nos desinflamos como globo post-cumpleaños. ¿Qué pasa conmigo y la distancia?, ¿en qué radicará esa necesidad inconciente de establecer un vínculo marcado por los kilómetros?, ¿acaso todavía no entiendo que la distancia lo mata todo?. Y esta vez lo pensé, lo hice, me escudé en mil excusas, pero las cosas se dieron, fue inevitable... caí en mi propia trampa. ¿Acaso intentaba hacer totalmente lo opuesto a lo que mi boca decía?.

Entre el actual y el anterior, pasaron varios... sí, había decidido revivir esa vida de citas, dejarme querer, aprovechar de pasarlo bien y conocer gente nueva. Lo hice, funcionó, salí con varios, unas citas más agradables que otras, pero de alguna forma todos se interesaron en mi como para un segundo y tercer encuentro. Desde luego, como vi con terror la posibilidad de involucrarme más allá con alguien que podía estar presente en mi vida diariamente, me alejé, corrí lejos y lo más rápido que pude. No logro entender por qué, a pesar de todas mis resistencias, termino cayendo en la misma historia: tipos similares, antecedentes similares, distancias similares, términos de relación similares.... Siento que he pololeado una y otra vez con el mismo hombre. Y es que el único punto en común entre ellos soy yo, ¿quién está mal si no yo?. Temo que de alguna forma esté siempre buscando el fracaso amoroso, la relación imposible, todo con tal de protegerme de aquello que podría hacerme feliz. Corro y estoy cansado.

I give up.
Am I dating the same man over and over again?.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Bien Patriota

Como me "encantan" las fiestas patrias, pongo música típica de la época, la que he escuchado todo el día y la que hace que se me muevan solas las patitas.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Cansado

Me estoy aburriendo de la tonterita....

Segundo Aniversario

¡¡Estamos de cumpleaños!!.

Hoy "Hagamos Algo Vulgar" cumple dos años de vida. Agradezco a quienes pasan por aquí y, sobre todo, a aquellos que se toman el tiempo de dejar su marca.

Grandes satisfacciones me ha dado este blog, me ha permitido expresar aquello que a veces es difícil poner en palabras, con todas las consecuencias que eso me ha podido traer, buenos y malos ratos y, a pesar de que de pronto me he sentido lejano, este lugar permanecerá, no sólo para ustedes, si no que también para mi.

Espero que sigan ahí, leyendo, pensando y sintiendo mis escritos y me ayuden, como lo han hecho hasta ahora, a compartir alegrías y tristezas.

Después de dos años les digo nuevamente "Bienvenidos".

lunes, 14 de septiembre de 2009

A la Melancolía

Pareciera que hay algo de melancólico en mi, una parte que extraña algo perdido o algo que probablemente jamás tuve. No logro explicar la situación, pero se ha vuelto una compañera fiel, se hace presente cada vez que algo nuevo viene e intenta quedarse, y es que esta melancolía no se llena con nada y cada vez que intenta ser algo más que sí misma, vuelve a su lugar de vacío, cómoda, triste, añorante, pero de una extraña manera feliz. Es su comodidad la que me incomoda, me molesta que se sienta tan a gusto en mi, sobre todo ahora, que se remueve en su escondite luchando por salir, tratando de dañar aquello que podría hacerla desaparecer.

Divago en pensamientos sobre lo que podría perder, porque parece que el pasado que invoca esta melancolía fuera más fuerte que el presente... ¿se puede vivir sólo en el presente?. A ella le parece imposible, se alimenta de los fantasmas del pasado, de esas de pérdidas, rencores y del dolor acumulado y llevado silente en la memoria. Quiero preguntarle por qué, conocer el por qué de su necesidad de hacerme dudar, del placer que parece provocarle el hacerme tropezar y caer. Quizás sólo así puede cumplir el rol que ella siente como propio, el de hacerme caer para luego, en el mismo suelo, abrazarme y llenarme de su comodidad, esa infinita comodidad de la tristeza y la añoranza que me llena cuando su abrazo fuerte me envuelve y no me dejar ver nada más que su oscuridad.

A pesar de haberla tenido tan cerca durante tanto tiempo, nunca la he podido mirar a los ojos, nunca he podido saber si realmente está ahí o si es sólo un abrazo ficticio, uno que me invento porque no soy más que yo el que busca ese estado por el que tan descaradamente la culpo a ella. ¿Eres tú la que intenta abrazarme ahora o es mi propio abrazo el que detesto con tanta fuerza?.

Si pudiera tenerte ahora delante mío te diría que te largaras, que me dejaras disfrutar de lo que tengo, porque ya no quiero seguir pensando en ese algo que tú quieres que busque, ya te dije que no sé lo que es, y que no me interesa encontrarlo, sólo quiero que te vayas, que tus brazos apresen a otro, uno que pueda recibirte mejor de lo que yo te puedo recibir ahora, porque a pesar de nuestros años juntos, ya no te quiero. Eres una compañera cruel, una perra que sólo quiere lamer mis heridas para mantenerlas abiertas. Déjame ahora, te lo pido con la premura de saber que pronto intentarás hacerme caer de nuevo, pero te prometo que esta vez no te lo permitiré, no dejaré que tus fantasmas me vuelvan a invadir.

Corre lejos, busca a alguien más a quien secarle los sueños.

Decirte

Tengo mucho que decirte, pero son cosas que se secan al pasar a la palabra...

jueves, 10 de septiembre de 2009

Los Equinos También pueden Correr sin Jinete

Pareciera que las letras se me escapan por rumbos que no logro vislumbrar. No sé si será desgano o falta de interés, quizás es sólo que ya no siento la necesidad de plasmar en palabras aquellas reflexiones que dan vueltas por mi cabeza. Reconozco también que hay cosas que me mantienen ocupado, el job (ocupando un término de Alf que me permito hacer coincidir con el de mi práctica profesional), el seminario de investigación y una que otra cosa anexa, como tratar de tener vida, esa que involucra interacción corporal, esa que escapa a los circuitos y el código binario.

Reconozco que también he dejado de leer a aquellos que antes leía con pasión, y es que parece que ellos también están pasando por algo similar... la crisis del blogger nos ha llegado a todos y por más que he intentado encontrar.... a ver, no, lo que iba a escribir era una mentira, no he intentado encontrar otros blogs que puedan parecerme de interés, sólo algunos de los que pasan y dejan su marca y que reviso con algo de desgano y sin expectativas.

Creo que las sorpresas que tanto tiempo me brindó este espacio virtual se han desgastado, no agotado, porque no cierro la puerta a la posibilidad de que el reencanto con aquellos lugares vuelva a envolverme mis afanes literarios, pero sí me parece que ha llegado un momento en que todos a quienes leía (incluyéndome) hemos caído en la repetición. Falta novedad, faltan aires frescos que remuevan y movilicen; sobran ideas, pero faltan las ganas de plasmarlas.

El problema que mantengo radica en la difícil forma de separar lo público de lo privado, porque una vez que el domus ha sido invadido es difícil sacudirse la sensación de vulnerabilidad y escapar a esa posición defensiva en la que nos situamos cuando sentimos que hemos sido pasados a llevar en aquello más íntimo que podemos compartir: las ideas y reflexiones en y sobre nuestra vida. No hay que olvidar que el malentendido es parte esencial de la comunicación, creo que también es ese uno de sus encantos, pero además siento que ha llegado un momento en que el cuestionarse la necesidad de hacerlo ha sido fundamental. No pretendo bajo ningún punto de vista cerrar este espacio que tanto me ha dado, pero es innegable lo alejado que estoy, lo impersonal que está y lo vacío que lo siento... supongo que aquellos que me leían con frecuencia tendrán la misma sensación.

Estamos prontos a celebrar un nuevo año de "Hagamos Algo Vulgar", espero que la mística universal caiga sobre este espacio y permita que la renovación se vuelva a hacer parte y que volvamos a ser lo que alguna vez fuimos, aunque la añoranza del estado anterior siempre es signo de la su imposibilidad.

Bueno, ahí tienen un par de reflexiones cagonas para quien las quiera leer, porque ya ni de lectores me puedo jactar, a pesar de que los números avanzan aún en mi ausencia. Los equinos también pueden correr sin jinete y parece que es te blog corre igual sin mi, más lento, algo desgastado y vacío, pero corre tratando de alcanzar una quimera, mientras yo espero por mi epifanía creativa.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Cita

"Dicen que lo normal en el sexo es la mitad entre el sexo que quieres y lo que puedes conseguir. Pero ¿Es normal dormir con alguien en la misma cama y no tener sexo por días? ¿Es el sexo un barómetro de lo que sucede en una relación? No puedo evitar preguntarme… ¿Qué tan seguido es normal?"

Carrie Bradshaw - "Sex and the City"