martes, 3 de noviembre de 2009

Lo Mio es Patológico

Me siento de lo más patológico que hay.

Hoy tuve pacientes temprano, fui, y aunque llegué tarde, todo salió bien. Luego decidí venirme temprano a casa para descansar un poco y después ponerme a trabajar por fin en el seminario, arreglar un poco la entrega anterior y empezar a escribir para la nueva entrega oficial, que por lo demás es una de las últimas. Como mi queridísima madre estaba en Santiago por el día, pensé en ir a comprar algo listo para comer, fui por sushi, aprovechando un reciente descubrimiento, un local que está cerca de mi casa y que ha resultado ser uno de los mejores que he probado. Apretando los dientes heché mano de los últimos billetes que quedaban en mi billetera y salí a comprar.

A mi llegada no hice más que disfrutar de aquella exquisitez mientras me deleitaba con las repeticiones de antiguos capítulos de Friends. Una vez tragado todo -porque confieso no haber dejado ni la huella- decidí descansar un poco para luego ponerme a trabajar "con las pilas puestas", cuestión que suele ser una fantasía, pero que suponía que sería una realidad debido a lo atrasado que estoy con dicha cuestión. Puse un poco de música suave y a las 14:45 cerré mis ojos.

Cuando desperté estaba acelerado, no sabía qué hora era, pensaba que estaba atrasado para ir a la Consulta, no sabía qué día era, así que me levanté rápido no entendiendo por qué había dormido vestido y sobre la cama. Cuando me percaté de aquella incongruencia miré el reloj: OMG!, eran las 20:15!!!, había perdido toda la tarde durmiendo, más de 5 horas para ser exactos y del seminario, del escrito, de leer, nada!!. Ahí me empecé a preocupar, parece que lo mio sinceramente es patológico y que todas las circunstancias que me rodean -sobre todo las malas- han calado profundo en mi y han incrementado mis características procrastinadoras, porque cuando el procrastinar ya se vuelve un acto así de agudo, es porque hay problemas... y problemas serios.

No sé ni cómo empezar a explicar la culpa que sentí, me sentía enfermo y desgraciado, pensando que tal vez no logre terminar el segundo escrito a tiempo y que tal vez me vaya pésimo, etc, etc, etc; todas las llamadas "creencias irracionales" que vienen a la cabeza cuando te das cuenta que no has hecho más que perder el tiempo... y no sólo ahora, si no que hace mucho rato. Siento que vengo perdiendo el tiempo hace meses y que ahora, como me siento bajo presión, eso me hace sentir mal, pero tampoco hago nada por solucionarlo, realmente lo mío es patológico. Pero digo aquí y ahora que mañana, sea como sea, le dedicaré el día entero al seminario, sí, sí, sí; de alguna forma esto tiene que salir pronto del horno cerebral, porque esto de no plasmar las ideas me las está confundiendo.

Esta wea no puede ser, se me salió la U del teclado!!!, jajajajajajajaajajajjajaa. PLOP!. Qué hago ahora sin la tecla U!!! jajajaja, que risa, igual funciona pero me carga apretar algo parecido a una tetilla del computador... aunque es relativamente placentero al mismo tiempo, jajajajaja.

Esta wea no puede ser, mejor dejo de escribir.

1 comentario:

alfredo dijo...

que curioso que tengas "problemas" con trabajos de la universidad, y se salga la "U" del teclado... algo debe suceder.

es el mal de varios: estar trabajando bajo presion. Necesitamos descansar; lo que a mi me pasa es que siempre que tengo que hacer algo me daba sueño y dormia... o trataba de ver TV para "hacer tiempo" y siempre, pero siempre, encontraba algo que me gustaba. Hay coo una tendencia a postergar, postergar... si al final, con la presion encima, nos inspiramos.

y por lo que escribes, no creo que andes muy inspirado: cuando nos cae la mierda, hay que soportar no mas.

suerte en el seminario.

saludos