miércoles, 30 de junio de 2010

Los No


Al parecer la cultura pop ha retratado al psicólogo de diversas formas, pero cada una de ellas comparte ciertos aspectos fundamentales, acá algunos:

  1. El psicólogo no debe tener opinión personal respecto a temas de actualidad, excepto aquellos que involucren temáticas de género, VIF, violación de derechos a menores y psicopatología en general. Opinar sobre cualquier otro tópico (política, libros, películas, etc.) disminuye nuestra credibilidad.
  2. El psicólogo no debe opinar sobre cosas de dominio público que sean "irrelevantes" y/o cotidianas, como farándula, libros, películas, programas de televisión, etc., claramente cualquier opinión en estos temas también disminuye nuestra credibilidad.
  3. El psicólogo no debe hablar sobre sexo, comida, alcohol, dormir, ni nada que tenga que ver con su vida personal. Esto podría afectar la creencia popular de que no dormimos, comemos, bebemos ni tenemos sexo, porque claramente los psicólogos no somos personas comunes y corrientes.
  4. Si llegase a hablar de algunos de los temas mencionados en el punto anterior, el psicólogo lo hace si y sólo si guarda relación con las excepciones expuestas en el punto número 1.
  5. El psicólogo no debe demostrar ningún tipo de malestar y/o sufrimiento de ningún tipo, porque si nos llegaran a pasar cosas tan mundanas, ¿cómo podríamos ser psicólogos?. Si llegara a suceder esto, caemos automáticamente en eso de "casa de herrero, cuchillo de palo".
  6. Si usted no es psicólogo clínico, no es psicólogo.
  7. El psicólogo debe encontrarse en perfecto control de su vida, saber exactamente lo que dice y hace y no cometer errores de ninguna clase.
  8. El psicólogo siempre responde apelando a la filosofía y diversas teorías psicológicas, sociológicas y antropológicas, nombrando diversos autores, preferentemente Foucault, Saussiere, Lacan, Freud, Skinner, Derrida, etc.
  9. En una conversación con una persona que no sea psicólogo (por lo tanto, con un humano común y corriente), el psicólogo que se respete como tal, nunca apelará a autores como Maslow, Pavlov, Bateson, Minuchin, etc., nadie los conoce... y a nadie le interesa.
  10. Por otro lado, si usted como psicólogo quiere poner fin a una conversación con un humano común y corriente, nombre a Maslow, Pavlov, Bateson, Minuchin, etc., considerando sus diferencias y semejanzas, tanto en la práctica como en la teoría.
  11. Usted como psicólogo, tiene diagnosticado a todos sus amigos, porque, aceptémoslo, usted no tiene amigos.
  12. El psicólogo debe aceptar gustoso que apelen continuamente a su condición de profesional de la salud mental, sonriendo cada vez que alguien se dirige a usted diciendo: "qué opinas tú como psicólogo sobre...", contestando de forma rápida y eficiente (debe considerar el punto número 8).

Finalmente, lo más importante de todo: por sobre todas las cosas el psicólogo debe ser siempre psicólogo, nunca deberá dejar su profesión de lado, sin excepción. Inclúyase en esto, fiestas, conversaciones con amigos, frases en medios sociales, etc. Todos estos aspectos deben ser tomados desde una perspectiva clínica, ya que de no ser así, ¿por qué eres psicólogo?.

RECUERDE, SI USTED ES PSICÓLOGO, NO ES PERSONA.